Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Vaticano

En una señal de unión, el Papa canonizará juntos a Juan XXIII y a Juan Pablo II

El Mundo

Sería en una única ceremonia en diciembre; el Pontífice reconoció un segundo milagro de Karol Wojtyla

Por   | LA NACION

ROMA.- Ayer, fue el día de los dos papas en varios sentidos. Al margen del inesperado y afectuoso encuentro por la mañana de Benedicto XVI y Francisco en la ceremonia de inauguración de una estatua y del lanzamiento de la encíclica a "cuatro manos", se anunció también la canonización de dos papas inmensamente queridos del último medio siglo: Juan Pablo II (1978-2005), el papa viajero, y Juan XXIII (1958-1963), el papa bueno.

Se espera que ambos sean proclamados santos antes de fin de año, dijo el vocero de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, que adelantó que el Papa decidirá más adelante la fecha en un consistorio. Se especula con que Juan Pablo II y Juan XXIII sean declarados santos, en una misma ceremonia, el próximo domingo 8 de diciembre.

Para la canonización del papa polaco -que fue beatificado el 1° de mayo de 2011 y será santo en tiempo récord-, Francisco reconoció un segundo milagro por su intercesión. Se trata del caso de Floribeth Mora Díaz, una costarricense que, justo la mañana siguiente de la beatificación de Karol Wojtyla, se curó inexplicablemente de un aneurisma cerebral.

La mujer de 50 años recordó ayer que tras el diagnóstico, sin esperanzas de vida, la noche del 30 de abril de 2011 vio la ceremonia de beatificación de Juan Pablo II postrada en su casa de la capital costarricense.

"A las 8 del día siguiente [1° de mayo] me desperté, cuando escucho una voz que me dice: «Levántate, no tengas miedo», y yo estaba sola en mi cuarto", expresó Mora.

Luego se practicó exámenes de seguimiento de su enfermedad y los médicos determinaron que el aneurisma había desaparecido sin explicación científica.

La gran novedad de ayer -considerada una nueva señal de parte de Jorge Bergoglio- fue el anuncio de que Francisco decidió canonizar a Juan XXIII (Angelo Roncalli), que murió hace 50 años y cuya causa se encontraba semicongelada, sin la existencia de un segundo milagro por su intercesión.

"Hay una voluntad presentada por la Congregación de las Causas de los Santos, aceptada por el Papa, de llegar a la canonización también sin un segundo milagro, un proceso simplificado que llega a buen puerto según la voluntad del Papa", explicó Lombardi.

"Conocemos todas las virtudes del papa Roncalli, no hace falta explicar los motivos de su santidad", agregó el vocero, que puntualizó que esta excepción no significa que, de ahora en más, "todos los beatos se conviertan en santos sin un segundo milagro".

Comparación

Juan XXIII, el papa campesino, que muchos ahora comparan con Francisco por su cercanía a la gente, pese a haber sido elegido como "papa de transición", revolucionó a la Iglesia al convocar el Concilio Vaticano II (1962-65).

Roncalli fue beatificado en 2000, durante el año del Jubileo, por Juan Pablo II. En una decisión similar a la de Francisco, Wojtyla unió en la misma celebración la beatificación de Pío IX, el último papa rey. Entonces, había llevado a Roncalli al primer escalón de los altares la curación milagrosa, ocurrida en 1966, de sor Caterina Capitani.

Según expertos, la decisión reflejaría las prioridades del papa argentino, decidido a revitalizar el espíritu de diálogo y apertura al mundo que caracterizó el Concilio Vaticano II, querido por Juan XXIII.

Además, se cree que canonizar a dos papas juntos crearía un evento unificador para la Iglesia Católica. También, alejaría las críticas a la canonización en tiempo récord de Juan Pablo II, quien para ciertos sectores fue en parte responsable de no haber hecho lo suficiente contra los escándalos de pedofilia en el clero.

Cuando Juan Pablo II murió, el 2 de abril de 2005, luego de una larga agonía, el clamor popular para que fuera declarado "santo subito" (santo enseguida) hizo que su sucesor, Benedicto XVI, decidiera saltearse las reglas.

Éstas indican que deben pasar cinco años para que empiece un proceso de beatificación. Entre los cientos de casos de curaciones milagrosas por intercesión de Juan Pablo II, para su beatificación fue aprobado el de una monja francesa que padecía el mal de Parkinson, la misma enfermedad que sufrió el papa polaco en los últimos años de pontificado.

Proponen al Pontífice para el Nobel de la Paz

  • Familiares y amigos de víctimas del atentado a la AMIA propusieron como candidato al Premio Nobel de la Paz al papa Francisco. La idea fue planteada ayer en el encuentro que mantuvieron con el Pontífice durante una hora y media en la Casa Santa Marta, en audiencia privada.
  • De la reunión, que duró más de media hora, participaron Sergio Burstein, Rosa Barreiro, Olga Degtiar, Graciela Linial de Furman y Daniel Komarovsky, acompañados de sus abogados en derechos humanos e internacionales Alicia Oliveira y Eduardo Valdés.
  • Luego de expresar su agradecimiento al Papa por la reunión, Burstein le manifestó que con ella se universaliza el pedido de justicia. "Cuántas vidas humanas se han perdido por obra de los fundamentalismos. Este diálogo es la mayor expresión de paz y acorta distancias", expresó Burstein.
  • Francisco manifestó que no acostumbra recibir premios honoris causa u otras distinciones, pero que al tratarse de una iniciativa de un grupo de familiares de víctimas de la mutual judía, no podía oponerse.
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico