Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Rumbo a octubre / El oficialismo bonaerense

El sciolismo mostró que su proyecto sigue intacto

Política

Alberto Pérez convocó a 600 dirigentes para exhibir lealtad con el Gobierno, pero no mencionó a Cristina ni a Insaurralde

Por   | LA NACION

Sin la presencia de Daniel Scioli, que viajó al Vaticano para entrevistarse con el Papa, el jefe de gabinete bonaerense, Alberto Pérez, reunió a 600 dirigentes de las agrupaciones que responden al gobernador.

El objetivo -anunciado- del encuentro era alinear y mostrar a t odo el sciolismo detrás del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, el elegido de la Presidenta para encabezar la lista del Frente para la Victoria. Pero Pérez se olvidó de ambos en su discurso, en el que tampoco aludió a expresiones como "proyecto nacional y popular" ni hizo referencias al kirchnerismo. Sólo habló de Scioli y el futuro.

De hecho, el discurso del principal operador del gobernador, al que accedió LA NACION pese a que fue hecho a puertas cerradas, giró en torno de cuatro ejes: que luego de las elecciones de octubre se inicia "el futuro" del sciolismo; que los militantes del gobernador deben empezar a "defender" públicamente la gestión; que el eje de su construcción política es el "peronismo" y no otra cosa, y que la decisión de Scioli de encolumnarse detrás de la Presidenta fue un acto de "lealtad", pero también de defensa de la "institucionalidad", que, al inicio del discurso, emparentó con la crisis de 2001.

Como anticipó LA NACION, a la reunión concurrieron los referentes de La Juan Domingo, la agrupación que se apartó en mayo del kirchnerismo y selló un acuerdo con el diputado Francisco de Narváez, que terminó cayéndose el día de la presentación de candidatos. Uno de sus líderes, el senador provincial Baldomero Álvarez, se retiró del asado antes del cierre, enojado porque le negaron la posibilidad de hablar.

Lo que quería decir no era poco: su agrupación no mandará a sus militantes a votar por Insaurralde. "Cada compañero de La Juan Domingo es libre de votar en las primarias al peronista que quiera", dijo "Cacho" Álvarez, más tarde, a este diario.

Del encuentro, que se realizó en el predio platense del gremio de UPCN, participaron las agrupaciones Peronismo Sin Fronteras, Peronismo 2020, Grupo Descartes y La DOS, entre otras. Pero la sorpresa fue la llegada del kirchnerista Movimiento Evita, liderados por Javier "Negro" Ruiz, subsecretario de Política Territorial de la provincia. Cuando Pérez mencionó esa presencia fue la única vez que utilizó las palabras "gobierno nacional". Nunca más.

"Sabemos que después de octubre seguimos siendo lo que ha definido nuestro gobernador: un proyecto con futuro. Militemos más que nunca. Lo que hemos hecho nos da legitimidad para hablar de futuro", fue el mensaje que Pérez recalcó para cerrar su discurso.

El inicio había sido más sombrío. El jefe de gabinete recordó la responsabilidad de Scioli y de su secretario general, Eduardo Camaño (ocupó la Presidencia), durante la crisis de 2001. "Cuando la institucionalidad tambaleaba", resumió, para seguir: "Hoy el gobernador ha elegido nuevamente la responsabilidad, la defensa de la gobernabilidad, de la institucionalidad y, sobre todo, el supremo valor de los justicialistas: la lealtad. Daniel Scioli es leal a los hombres y las mujeres, pero sobre todo al país y el peronismo".

Con esas palabras, Pérez describió el alineamiento de Scioli a la Casa Rosada luego de que Cristina Kirchner no incluyera a ningún sciolista entre los candidatos a diputados nacionales y provinciales. No nombró a la Presidenta ni a Insaurralde durante los 16 minutos de un discurso que pareció destinado, en todo caso, a insuflar ánimo y cohesión en la tropa sciolista, recordándoles que pese al traspié de 2013, su objetivo sigue siendo el mismo: 2015.

"Tenemos que estar orgullosos y defender lo que se ha hecho", arengó Pérez, quien definió a los funcionarios presentes como "la esencia del proyecto que encabeza el gobernador". Luego les pidió que "muestren" a la ciudadanía lo mucho que tiene el sciolismo para dar y que ese iba a ser el mejor aporte "para tener un resultado positivo en agosto y octubre". Fue lo único que dijo sobre las próximas elecciones.

"Scioli tiene la camiseta de la Argentina y el peronismo", agregó, para subrayar las pertenencias del gobernador. "El acto sirvió para dejar en claro que todas las agrupaciones avalan la decisión de Scioli", explicó un alto funcionario cuando LA NACION lo consultó por los "olvidos" de Pérez. "Y hablamos de peronismo por que somos peronistas. No somos Unidos y Organizados", aclaró.

Scioli lo perdonó y Laso volverá a a ser funcionario

Entre los asistentes al asado que organizó ayer el sciolismo se pudo ver a Isidoro Laso, el miembro de La Juan Domingo que renunció a la Secretaría de Reforma Política bonaerense cuando su agrupación rompió con el kirchnerismo y se pasó al denarvaísmo. De hecho, para limitar los rumores sobre un pacto secreto entre Scioli y De Narváez, desde La Plata se afirmó que Laso había sido echado por el gobernador. Ayer, cerca de Scioli anticiparon que no aceptarán la renuncia de Laso, ahora que "volvió" al sciolismo.



TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015