Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hacer malabares para sobrevivir a pulmón

El retraso por parte del gobierno bonaerense en el pago de las becas afecta a más de 600 hogares de niños y centros de día. Algunas deudas son desde principio de año, lo que pone a muchas ONG en riesgo de cerrar sus puertas

Sábado 06 de julio de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

Tienen a su cargo una de la tareas más necesarias, difíciles y delicadas que puede encarar una ONG o asociación civil. A todo pulmón, rebuscándoselas para subsistir en condiciones que distan de ser las ideales, se dedican de lleno a recomponer, con las herramientas que tienen a su alcance, la historia de cientos de niños y niñas cuyos derechos han sido ferozmente avasallados dentro de su propio núcleo familiar. Dispersos a lo largo y ancho de la provincia de Buenos Aires, estos hogares convivenciales y centros de día -que suman más de 600 instituciones-, reciben a chicos que provienen de aquellos sitios donde la pobreza y la marginalidad golpean más fuerte, cargándose al hombro la ardua labor de acogerlos hasta poder revincularlos con sus familias, o, en otros casos, hasta que encuentren una nueva.

Mientras que los hogares se ocupan de implementar las llamadas "medidas de abrigo" una vez que, tras graves violaciones a sus derechos, un juez dispone que los niños deben ser apartados de sus entornos familiares; en los centros de día los chicos reciben contención, talleres y apoyo de todo tipo (desde escolar a psicológico) a contraturno escolar. Sin embargo, estas instituciones de asistencia bonaerenses llevan meses sin percibir las becas bimestrales (de $ 2600 por chico, en el caso de los hogares, y $ 1200 de los centros de día), que al gobierno de la provincia le corresponde pagarles, a partir de los convenios firmados con las ONG en virtud de la ley 13298 (de la promoción y protección integral de los derechos de los niños).

Según los representantes de estas ONG y asociaciones, los retrasos en los pagos son sistemáticos desde hace años, y hasta el mismo subsecretario de Promoción y Protección de Derechos de Niñez y Adolescencia de la provincia de Buenos Aires, Sebastián Gastelu, admite que estas dilaciones se han convertido "casi en una práctica". Además, Gastelu sostiene que "en general, las organizaciones están acostumbradas" a dicha situación. Más allá de estas afirmaciones, la realidad es que muchas de ellas se encuentran en una situación crítica; y, otras tantas, han tenido que cerrar sus puertas.

Gustavo García es director del Hogar Don Bosco de La Plata y coordinador de RedBA, una red que integran aproximadamente 85 hogares y centros de día de la provincia de Buenos Aires. "Nos agrupamos porque el gobierno de la provincia venía fallando con los pagos de las becas", cuenta García.

Silvia Casas, junto a algunos de los niños de Casa MANU.
Silvia Casas, junto a algunos de los niños de Casa MANU.. Foto: Laura Cano

En lo que va de 2013, los hogares convivenciales sólo han cobrado las becas correspondientes al primer bimestre (adeudándoseles los dos siguientes), mientras que los centros de día ni siquiera eso (es decir, se les debe todo lo que va del año). Según García: "La provincia de Buenos Aires está en crisis económica y los que pagan la consecuencia son los pibes que viven en hogares o asisten a los centros de día. En la actualidad, los centros de día atienden a unos 8000 pibes. En los hogares estaríamos hablando, según la Secretaría de Niñez y Adolescencia, de 3600 chicos. Sin embargo, creemos que por esta crisis han cerrado cerca de 30 instituciones y, por ende, el número de chicos se redujo".

Acerca del significado que tienen las becas para la subsistencia y funcionamiento de las entidades, el coordinador de RedBA, afirma que "cuando se arma el proyecto de un hogar o centro de día, se proyectan varias cuestiones. En el caso de los hogares, los chicos que vienen son víctimas de violencia, abuso sexual, o han vivido en situación de calle durante mucho tiempo: cuando llegan, son nenes totalmente destruidos". Por ese motivo, García subraya lo imprescindible de contar con un equipo de profesionales (como trabajadores sociales, psicólogos y psiquiatras), "para reconstruir la historia" de los niños.

Respecto a los montos que se perciben bimestralmente por chico, García explica: "Son $ 2600 por bimestre, es decir, $ 1300 por mes. Si lo dividís por 30 días, te da aproximadamente $ 40 por chico, o sea, $ 10 por comida. Sólo por comida. Sin pagar la recreación, los profesionales que los atienden, la ropa adecuada y útiles para la escuela".

¿Cómo se las arreglan para subsistir ante la situación de permanentes retrasos? "Mi mamá tiene la jubilación de ama de casa y es la única que puede sacar créditos. Vivimos sacando créditos y pidiendo plata. Para pagar la luz, nos ayuda el carnicero del barrio, que además nos fía la carne", describe García.

El Hogar Don Bosco que dirige, se fundó en La Plata en 1988 y, este año, cumple 25 de vida funcionando en el barrio de San Carlos. "Hoy asistimos a 15 chicos y chicas, de entre cinco y 16 años. Teníamos un hogar de adolescentes que no lo pudimos sostener porque era muchísima la deuda".

Sobre la implementación de los convenios firmados, Gastelu sostiene: "Lo primero que hay que decir es que sí, es cierto, hay una demora en el pago que se debió a la renovación de estos 600 convenios: los mismos son bianuales y este año, de enero hasta esta parte, estamos en el proceso de su aprobación. Esto ha demorado un poco". Sin embargo, admite: "La provincia siempre ha venido pagando con cierto atraso en términos de la letra del convenio. Por lo cual, al ser esto casi una práctica, de usos y costumbres, en general las organizaciones están acostumbradas. Los circuitos administrativos y la burocracia en la provincia tienen estos retrasos, no es nada nuevo".

En respuesta a este argumento, García sostiene: "Los convenios los firmamos todos los hogares y centros de día entre octubre y diciembre del año pasado". Además, cuenta que "en 2012 no hubo firma de convenios y fue terrible: llegamos a tener cinco meses de atraso". Sobre los argumentos dados por parte del gobierno, recuerda: "Nos decían que era por una cuestión de cambio de rango: el paso de Subsecretaría a Secretaría de Niñez y Adolescencia. Este año, estando supuestamente aceitado el circuito administrativo, aducen que se debe a la crisis económica".

Con respecto a la situación crítica que viven muchas ONG y acerca de aquellas que han tenido que cerrar sus puertas, el subsecretario aduce: "Desde la provincia asumimos este atraso (en los pagos) como una falta. Pero en ningún momento faltó el financiamiento: no ha habido, en general, corte en la cadena de pago. Salvo a principio de año con el tema de los convenios, en general, si bien se paga atrasado, se va pagando continuamente".

Para contrarrestar este argumento, García sostiene que "lo que no quiere entender la provincia es que ellos son los responsables de los chicos que están dentro de los hogares. Nosotros somos quienes colaboramos con la provincia. Somos la mano barata del gobierno".

Cuando la plata no alcanza

Mensajeros de la Paz es una asociación civil que fundada hace 50 años por el sacerdote español Ángel García Rodríguez, y que hace 11 está en la Argentina. "En la provincia de Buenos Aires tenemos un hogar convivencia de niñas y un mal llamado centro de día - porque sólo hay dos modalidades de convenio con la provincia- , que en verdad un proyecto de fortalecimiento y acompañamiento familiar", cuenta Darío Pompilio, su coordinador general. Ambos, funcionan en la localidad de Longchamps, partido de Almirante Brown.

"El atrasado de la provincia de Buenos Aires es cada vez más notorio", sostiene Pompilio. Y agrega: "Hoy, sostener un chico con todo lo que necesitaría en un hogar, tiene un costo superior a los $ 5000 por mes, y lo que da la provincia son $ 1300".

Pompilio compara el dinero de las becas otorgadas por parte del gobierno provincial con las asignadas por el porteño: "Nosotros tenemos también convenio con el gobierno de la Ciudad y esas becas las estamos percibiendo sin retraso. En Ciudad, la becas por chico son de $3000 por mes, más del doble de lo que da la provincia".

Sobre la situación de Mensajeros de la Paz, sostiene: "Tuvimos que juntar dos hogares en uno a fines del año pasado. Hoy, en vez de poder atender 70 chicos, como podíamos en ese entonces, estamos limitados a 45".

A no bajar los brazos

Rubén Mohr es diácono de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, y forma parte de la Congregación Evangélica Alemana en Buenos Aires. La Congregación, que está en Argentina desde 1843, tiene tres centros de día: uno en la localidad de Baradero, que asiste a 30 chicos; otro en San Justo, que trabaja desde hace 26 años y atiende 60 niños; y el centro de día en el cual trabaja Mohr actualmente, Arcángel Gabriel. "Estamos en Los Polvorines y trabajamos con 40 pibes del barrio, más otros 40 chicos que son atendidos en psicología tras ser derivados por las escuelas de la zona", explica Mohr.

Respecto a las asignaciones que se deberían percibir bimensualmente por parte del gobierno bonaerense, Mohr sostiene: "No hemos recibido ningún aporte de lo que va de este año para ninguno de los tres centros. Sólo por Arcángel Gabriel, la provincia está debiendo $108 mil correspondientes a los tres primeros bimestres". En cuanto a la situación financiera del centro que coordina, Mohr explica: "En nuestro caso, el ejercicio contable cierra el 30 de junio y será sin ningún aporte del gobierno en lo que va de este semestre. Con un agravante: estamos debiendo la carga social de los empleados".

Sobre los recortes en los gastos que se han vistos forzados a implementar, Mohr dice: "Al no tener los recursos que estaríamos necesitando, suspendimos las salidas recreativas, que son muy importantes. Además, se recortaron gastos en material escolar y para los talleres. Lo que tratamos de hacer es que no se recorte en alimentos, porque lo que más necesitan los chicos son comidas nutritivas que en su casa no pueden recibir".

Peter Rochon tiene 40 años, es pastor y, al igual que Mohr, forma parte de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata. "Tenemos cuatro centros de día que pertenecen a ésta iglesia: La Casona, en Florencio Varela; ASE (Acción Social Ecuménica), en San Fernando; Casa San Pablo, en San Miguel y El Sembrador en Ezeiza - cuenta Rochon-. A éste último, la provincia de Buenos Aires le debe las becas correspondientes a todo el año 2011 y las de 2012 salvo el sexto bimestre. Además, con respecto a 2013, no hemos cobrado nada en ninguno de los cuatro centros".

En la actualidad, Rochon trabaja en el centro de Florencio Varela, donde hay más de 90 chicos inscriptos.

Respecto al retraso percibido en el pago de las becas, Rochon dice: "Tenemos otras fuentes de financiación (como aportes de donantes locales y del extranjero) para mantener en pie la institución, pero eso no permitiría mantener el trabajo con los chicos".

Capitalizar el dolor y ayudar a los demás

Ubicado en Monte Grande, ciudad cabecera del partido de Esteban Echeverría, Casa MANU es un hogar convivencia dedicado a albergar a bebes y niños con VIH. Su directora y fundadora, Silvia Casas explica que es el único hogar dentro de la provincia de Buenos Aires que se dedica exclusivamente a VIH. En la actualidad, alberga a 18 niños y niñas.

Además del trabajo que realizan con los niños del hogar, Casa MANU da talleres de prevención y brinda un servicio de consejería gratuito a los familiares de personas y niños con VIH, y asiste a aquellos que, tras un test positivo, no saben a dónde recurrir. "La tarea de Casa MANU es amplia, son actividades vinculadas hacia la prevención, capacitación y erradicación de las conductas discriminatorias que todavía existen en la sociedad con respecto a las personas y el niño que tiene VIH", dice Casas.

Con respecto a los retrasos que se perciben en el pago de las becas, afirma: "Todos los años estamos frente a la misma situación: de deuda y de atraso: el gobierno de la provincia nunca se pone al día. Este año, lo vamos a terminar exactamente como 2011 y 2012, donde fue trágico el atraso. Nunca terminamos el año con el compromiso de la provincia de que nos paguen en tiempo y forma".

Para seguir adelante, Casa MANU se las rebusca como puede; por ejemplo, mediante una feria americana en la que, mensualmente, se venden donaciones de colaboradores. "La búsqueda de recursos económicos a través de la imaginación es incesante: hay que mantener la calidad de vida de los niños. Es la vida de una familia argentina con 18 chicos".

"Cuando llamamos desesperados a la Secretaría de Niñez en La Plata, una vez que logramos que alguien atienda el teléfono, siempre hay excusas. A mí este año, me llegaron a decir «con el lío que tiene el gobernador con los docentes, seguro que primero va a resolver ese tema». Yo me pregunto: la niñez vulnerable y abandonada, ¿en qué prioridad está para el gobernador y sus asesores?".

Cómo colaborar

Casa MANUwww.casamanu.org.ar

Hogar Don Boscohogardonbosco-lp.com.ar.ar

Mensajeros de la Pazwww.mensajerosdelapaz.org.ar

Congregación Evangélica Alemanawww.ceaba.org.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas