Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rock hecho ficción

Con testimonios imaginarios sobre individuos reales, Michele Mari escribió una biografía novelada de Pink Floyd

Viernes 12 de julio de 2013
SEGUIR
PARA LA NACION

Se podría definir a Rojo Floyd como una biografía novelada sobre Pink Floyd. Michele Mari organizó el material de modo fragmentario, a través de más de un centenar de testimonios ficticios (algunos de ellos "ultramundanos") que componen una visión calidoscópica. El autor italiano señala que su libro debe ser entendido "en todas sus partes como obra de la fantasía" y que "no pretende tener valor documental alguno". Sin embargo, los hechos esenciales son los verdaderos y no contradicen la bibliografía conocida sobre la banda de rock.

Entre el coro de voces que van contando la historia figuran las del guitarrista David Gilmour, el baterista Nick Mason y el tecladista Rick Wright. El bajista Roger Waters, el líder durante la segunda etapa del conjunto, asume apariciones más espaciadas. Los comentarios de sus colegas le atribuyen -sin sorpresa- una personalidad autoritaria, obsesiva y egomaníaca. Lejos de lo solemne y lo grandilocuente, Mari le imprime a su libro un tono sarcástico que no disminuye su admiración artística por Pink Floyd. Con ironía, el único testimonio ausente es el de Syd Barrett, el cerebro creativo de la primera y breve etapa del grupo, que en 1967 editó esa obra maestra de la psicodelia llamadaThe Piper at the Gates of Dawn. Poco después se produjo el anunciado derrumbe psíquico de Barrett, cuya inestabilidad mental se agravó debido al abuso de LSD. Fue reemplazado por Gilmour, que era su amigo de la infancia.

Rojo Floyd sugiere que Gilmour, Mason, Wright y Waters nunca consiguieron liberarse del todo del fantasma alucinado de Syd. A lo largo de su carrera posterior se rastrean continuas referencias a su ex compañero, especialmente en los discos The Dark Side of the Moon , Wish You Were Here y en la película Pink Floyd. The Wall . La estructura del libro refleja este punto de vista y conforma una suerte de sistema planetario en el que las anécdotas y opiniones de los distintos "personajes" giran eternamente alrededor del centro estelar de Barrett, muerto en 2006. En algunos pasajes, quienes hablan de él le otorgan a su influencia matices que rondan lo sobrenatural y lo maligno. Gilmour, muy fastidiado, se queja: "¡Todavía hay gente que nos rompe las pelotas con ese desgraciado! [...] ¡La leyenda de Syd! ¡Al carajo esa leyenda, la leyenda somos nosotros!". Por eso un crítico postula la existencia de dos "grandes bloques contrapuestos, la escuela de los que piensan que con la separación de Barrett se terminó el verdadero Pink Floyd, y la de los que piensan que existe sólo gracias a esa separación". En cambio, el hermano de Waters, cuando escucha el deseo de Roger de que sean recordados como "los músicos del subconsciente", le pregunta si "también los Abba son tan buenos porque bajan al subconsciente".

La lista de testimonios incluye, entre otros, a músicos que participaron de la etapa formativa del conjunto, a distintos representantes, al director de un sitio web dedicado a Barrett; la hermana y el cuñado de Syd; Alan Parsons, el ingeniero de sonido de The Dark Side of the Moon ; los directores cinematográficos Michelangelo Antonioni y Alan Parker; David Bowie, Eric Clapton. Mari parece haber escrito el libro antes de la muerte de Wright, ocurrida en2008. Sin duda los fans floydianos valorarán su original manera de enfocar la historia de la banda y su invitación al debate. En lo estrictamente literario,Rojo Floyd puede perder su encanto con lectores ajenos a la música del grupo y al rock en general.

Rojo FloydMichele MariLa Bestia EquiláteraTrad.: Eugenia Leva247 páginas$ 129

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.