Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Acorralado

Caso Ángeles: sospechan que Mangeri habría intentado huir

Seguridad

Habría cambiado de idea cuando el primo de su mujer, un policía, le dijo que lo metía preso si había cometido el asesinato

Por   | LA NACION

 
 

Los investigadores del homicidio de Ángeles Rawson sospechan que el único acusado por el asesinato de la adolescente de 16 años, Jorge Mangeri, habría planeado huir cuando se reunió con un primo de su mujer, que es policía, horas antes de ser detenido.

Según fuentes policiales, esa presunción habría quedado al descubierto en la declaración testimonial del pariente político del imputado.

"Mangeri me dijo que se quería morir, que quería meterse en el monte, en Chaco o en Corrientes", expresó Cecilio Saettone en su exposición ante el juez de Instrucción Javier Ríos; la fiscal María Paula Asaro; el abogado Pablo Lanusse, quien representa a Franklin Rawson, el padre de la adolescente asesinada, y el letrado Marcelo Biondi, defensor del encargado del edificio de Ravignani 2360 , donde vivía la víctima.

Además del detalle de Chaco y Corrientes, destinos a los que sería fácil llegar desde la terminal de ómnibus situada a un costado de la Panamericana, en Pacheco, el lugar donde Mangeri se reunió con el pariente policía, llamó la atención de los investigadores que el testigo recordó que Mangeri fue a verlo sin la tarjeta SUBE, a pesar de que viajó en colectivo, que no utilizó su automóvil y que no llevó su celular.

"Parecería que el imputado fue a evaluar qué le decía el primo de su esposa , pero al no encontrar una respuesta favorable al pedido de ayuda, no le quedó otra alternativa que regresar a Palermo. Pero esa tarde no volvió a su casa, sino que buscó refugio en la casa de un colega portero, en Marcelo T. de Alvear y Carlos Pellegrini", dijo a LA NACION uno de los investigadores.

Si bien el testigo admitió en su declaración que la llamada de Mangeri lo sorprendió porque hacía cuatro años que no lo veía, accedió a encontrarse con el portero.

"Me van a engrillar"

La reunión se concretó el 14 de junio pasado, a las 15, en una estación de servicio situada cerca del cruce de la ruta 197 y Panamericana, en Pacheco. Mangeri se negó a ingresar en el bar, entonces abordaron la camioneta de Saettone y comenzaron a dar vueltas por la zona.



En un momento de la charla, el testigo recordó que Mangeri le dijo que era el portero de Ravignani 2360, donde vivía Ángeles, la chica que habían matado.

Entonces, según Saettone, el encargado manifestó: "Yo no fui. Pero suponé que hubiera sido yo. Vos ¿qué harías?". A lo que el suboficial de la policía bonaerense respondió: "Te meto preso".

Ante semejante pregunta, el primo de la esposa del imputado siguió interrogando, hasta que en un momento, Mangeri expresó: "Me van a engrillar porque soy un perejil".

Después de la charla de no más de veinte minutos, Mangeri descendió de la camioneta, tomó el colectivo de regreso a Palermo y, en lugar de volver a su casa, se dirigió a la casa de un portero amigo. Allí lo fue a buscar la policía para que declarara como testigo. Lo llevaron por la fuerza pública porque no había respondido las citaciones anteriores. Durante la madrugada del 15 de junio pasado, y luego de una serie de contradicciones en su declaración, la fiscal Asaro pidió su detención.

Ayer, Mangeri fue visitado en la cárcel de Ezeiza por su abogado y los peritos de la defensa. "Quiero aclarar que no tenemos avizorado ningún móvil sexual ni ninguna intención de pedir una segunda autopsia", anunció el letrado.

Biondi no quiso detallar qué fue lo que vieron sus forenses en las grabaciones de la autopsia, pero comentó: "Se han centrado en una cuestión que están trabajando ellos como hipótesis. Cuando la informen, en caso de que con el doctor Miguel Ángel Pierri consideremos que sea viable y que beneficie a Mangeri, la presentaremos, y si no lo es, la dejaremos a un lado".

Restos de sangre que no tienen nombre

  • Cuando, hace una semana, los peritos de la Dirección de Policía Científica revisaron el departamento del portero Jorge Mangeri, hallaron restos de sangre. La muestra fue enviada al laboratorio de la Corte Suprema.
  • Debido a que los restos de sangre habían sido lavados y a que la cantidad de tejido hemático era mínima, los peritos judiciales no eran optimistas respecto a la posibilidad de que pudieran obtener un perfil genético para determinar si correspondía a la víctima, al portero o a otra persona.



TEMAS DE HOYYPF estatalInseguridadElecciones 2015Cristina Kirchner