Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Para preparar a los jóvenes para un mundo más competitivo, nuestras escuelas deben ser menos competitivas"

Pasi Sahlberg, uno de los protagonistas del cambio educativo finlandés acaba de recibir el Premio Nacional de Educación de su país y el Premio Grawemeyer en los Estados Unidos con fórmulas que desafían todos los preconceptos

SEGUIR
LA NACION
Martes 16 de julio de 2013
0

Pasi Sahlberg , uno de los protagonistas fundamentales de la transformación en la educación finlandesa, desarrolla algunas fórmulas que desafían todos los preconceptos. Una de ellas es "Los verdaderos ganadores no compiten".

Ayer interrumpió sus vacaciones para contestar algunas preguntas de LA NACION.

–Profesor Sahlberg, ¿cuándo y cómo tomaron la decisión de reformar la educación en su país?

Pasi Sahlberg, uno de los máximos exponentes de la transformación educativa finlandesa
Pasi Sahlberg, uno de los máximos exponentes de la transformación educativa finlandesa. Foto: Pasi Sahlberg

–Básicamente, la decisión se tomó después de la Segunda Guerra Mundial y cristalizó durante los años sesenta, cuando la idea del Estado de bienestar se hizo realidad en los países del norte de Europa. Necesitábamos una mejor educación y sólo un sistema escolar sin selección, que siguiera a cada alumno y lo orientara según sus capacidades podía hacerlo. Aprender por lo menos un idioma extranjero adicional fue una de las condiciones.

–¿Cómo diseñaron este modelo y quién lo hizo?

–El Parlamento decidió hace 50 años que ésta sería la dirección para el futuro. El Consejo Nacional de Educación fue el encargado de diseñar el nuevo programa para las escuelas y de implementar la reforma desde comienzos de los años setenta. Finlandia tenía un sistema centralizado de gobierno y eso hizo que llevar adelante la reforma fuera más sencillo.

–¿Cómo es un día típico en una escuela finlandesa?

–Los días escolares son algo más cortos y más livianos que en otros países. Los chicos de la escuela primaria normalmente están en el colegio entre las nueve de la mañana y las dos de la tarde, y en la secundaria tienen una hora más de clase. Por ley, por cada 60 minutos de lecciones, deben tener 15 minutos de receso. Por lo tanto, las clases están normalmente separadas por recreos de 15 minutos que los chicos pasan al exterior. Los maestros tienen espacios muy lindos para sus recreos y también tienen menos horas de clase que otros. Los días escolares son relajados y discurren a un ritmo lento.

""Los verdaderos ganadores no compiten", afirma Sahlberg"
Compartilo

–¿Qué porcentaje del Producto Bruto Interno invierten en educación?

–En 2011, alcanzó alrededor del 6,5% en todos los niveles. De la inversión total, alrededor del 2,5% proviene de fuentes privadas.

–¿Erradicaron el analfabetismo? ¿Qué porcentaje de los estudiantes termina la escuela secundaria y cuántos egresan de la universidad?

–El ciento por ciento de los finlandeses están alfabetizados desde hace ya mucho tiempo. Alrededor del 92% de los adultos de entre 25 y 64 años tienen por lo menos un grado secundario y alrededor del 40% tienen un grado universitario.

–¿Cómo explica los excelentes resultados de las evaluaciones PISA? ¿Cuál es el secreto del "milagro finlandés"?

–Creo que no hay secretos para el éxito educativo de Finlandia. Este buen rendimiento es resultado de reformas sostenidas y sistemáticas que prestaron una atención particular a mejorar la equidad en la educación. Pero tal vez lo más importante es que todas las demás políticas públicas también se enfoca en el bienestar y la salud de todos los chicos, madres y familias. Nunca quisimos ser los mejores del mundo, sino tener una buena escuela para todos los chicos del país.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas