Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Equilibrado programa de un solo compositor

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 17 de julio de 2013
0

Orquesta Sinfónica Nacional / Dirección: José María Sciutto/ Programa: obras instrumentales y vocales de Luis Bacalov/ Intérpretes: Coro Polifónico Nacional (director: Roberto Luvini) y Paula Almerares y Susana Caligaris (sopranos), Alejandro Meerapfel (barítono), Pablo Mainetti (bandoneón), Luis Bacalov (piano)/ Sala: Auditorio de Belgrano.Nuestra opinión: muy bueno

Resultó interesante el programa musical ofrecido por los dos principales organismos de la Secretaría de Cultura de la Nación -su orquesta Sinfónica Nacional y su Coro Polifónico-, dedicado íntegramente a composiciones de Luis Bacalov, con la dirección de José María Schiutto. A esto se sumó el atractivo de que el autor de la música ejecutara el piano, ensamblándose con tino al sonido del bandoneón, hoy en día tan identificatorio de la atmósfera del tango porteño, expresado por el excelente bandoneonista Pablo Mainetti. Asimismo, las voces de los cantantes Paula Almerares, Susana Caligaris y Alejandro Meerapfel destacaron musicalidad para resolver pasajes por cierto nada sencillos.

El tema de Bacalov para el film El cartero, como composición inicial del programa, se escuchó con agrado, en especial por el sugerente fraseo del bandoneón solista, cuyas voces se percibieron nítidamente en la gran sala, gracias a una muy bien dosificada amplificación. Y una vez más quedó certificada la importancia que conlleva para el desarrollo cultural de la población alejada del centro de Buenos Aires, el contar con un lugar dedicado a las más altas expresiones de la música, ese arte intangible que sólo existe en la duración del sonido.

Paula Almerares y el director José María Sciutto
Paula Almerares y el director José María Sciutto. Foto: LA NACION

Primera audición

Pero la composición acaso más valiosa e inspirada y en primera audición para Buenos Aires fue el Triple concierto para soprano, piano, bandoneón y orquesta, que Bacalov subdividió en cuatro partes o movimientos: Allegro moderato con combinaciones de sonidos delicados; un Andante calmo, bautizado "Canta canta"; un Allegro más vivaz y un Allegro giusto, en cuyo desarrollo la voz de Almerares se amalgamó en equilibrio con el bandoneón y las cuerdas, aunque debería buscar una articulación de las palabras mucho más clara y distendida.

En la obra se escucharon algunos recursos técnicos provenientes del minimalismo y que ha quedado reducido sólo a un intento de originalidad aplicando una receta de notas tenidas para lograr un efecto novedoso en cuanto a la coloración de los sonidos, pero francamente ideal para una relajación y un sueño reparador. El público tributó un generoso aplauso.

Después de un breve intervalo, ingresó el Coro Polifónico Nacional, que en esta ocasión, y en señal de disgusto, lo hizo sin su vestimenta uniformada habitual, como una forma de protesta que estará vinculada al parecer con el no reconocimiento de la validez de títulos otorgados por el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón a cantantes que ingresaron al organismo y que en muchos casos se presentan como artistas líricos en espectáculos del teatro musical, incluso organizado por entidades privadas.

Sin embargo, más allá de esta situación que debiera ser resuelta con tino, la Misa tango de Bacalov, subdividida en Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus y Agnus dei, de la cristiandad, el denominado y más sencillo esquema del Ordinarium Missae, que se introdujo en la Edad Media, se escuchó en una muy buena versión de los cantantes solistas, Susana Caligaris (soprano) y Alejandro Meerapfel (barítono), ambos distendidos para ensamblarse con los sonidos del diminuto órgano portátil que es el bandoneón, sobriamente utilizado por Pablo Mainetti.

Como la batuta de José María Sciutto fue prolija, meticulosa en las marcas y exitosa para mantener el equilibrio del numeroso conjunto, el resultado musical y sonoro de la propuesta con solo obras de Luis Bacalov fue retribuido con generosidad por el público, tanta que al gran protagonista de la noche se lo vio profundamente agradecido.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas