Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Más demanda

Las empresas energéticas son las principales deudoras del sistema bancario

Economía

A diferencia de los últimos años, cinco de las 10 primeras tomadoras de crédito son fideicomisos o firmas del sector; el Banco Nación, principal financista

Por   | LA NACION

La crisis energética no sólo está aspirando millones de pesos en subsidios del Tesoro, sino que también está absorbiendo cada vez más fondos del sistema financiero. Según se desprende de los últimos datos disponibles en el Banco Central (BCRA) a marzo pasado, de los diez principales deudores del sistema, cinco eran empresas del rubro energético o fideicomisos del sector con préstamos por un total de $ 17.103 millones.

La presencia de las empresas energéticas -muchas estatales- en el balance del sistema bancario viene creciendo fuerte desde 2006, año en el que ya comenzaban a vislumbrarse los problemas de abastecimiento e infraestructura. En el pasado, el top ten de deudores del sistema bancario solía estar dominado por grandes empresas privadas como Aluar, Molinos, Petrobras o Quilmes. Pero, además, la deuda solía estar atomizada entre varios bancos privados y públicos, mientras que ahora sólo el Banco Nación se encarga de financiar casi en forma exclusiva a los principales cuatro deudores del sistema.

"Están acudiendo al financiamiento bancario por el problema energético", dice Andrés Méndez, director de la consultora AMF Economía. "Antes las grandes empresas sólo marginalmente se financiaban con los bancos, la mayoría se financiaba con obligaciones negociables en el mercado de capitales", agrega.

Entre los principales deudores hay varios fideicomisos, todos ellos financiados en un 100% por el Banco Nación, que en los casos de obras de gas natural recibe para ello avales del Tesoro nacional. Tales son los casos del Fideicomiso de Administración de Importación de Gas Natural, que se lleva $ 5049,8 millones y encabeza el top ten de deudores del sistema; el de Gas II, por otros $ 4369,3 millones, y el de Financiamiento a Cammesa (la compañía administradora del mercado eléctrico), por $ 3967,9 millones. También el Banco Nación financia en forma exclusiva, con $ 1675,2 millones, a Enarsa, la empresa estatal de energía que se encarga de parte de las importaciones de combustible, realiza obras de infraestructura y se convirtió en el brazo operativo para enfrentar la crisis energética.

"Es conocido que en la Argentina los recursos financieros son menores que en economías similares", opina, por su parte, el economista Daniel Marx, de la consultora Quantum Finanzas. "El sistema financiero está pareciendo atender urgencias que no tuvieron solucionada su viabilidad económica. No sólo [estas empresas] absorbieron una parte de los recursos, sino que hay que hacer algo para que no terminen siendo una pérdida para los propios bancos públicos", advirtió.

En el Nación, de acuerdo con los datos publicados por el BCRA a marzo pasado, los diez deudores más grandes se llevan el equivalente al 45% de toda la cartera de préstamos, mientras que en los bancos privados los grandes deudores pueden concentrar entre el 6 y el 12% de la cartera total de activos según la entidad.

"Hay cuestiones que requieren financiación de más largo plazo que a los bancos privados les cuesta asumir, porque tienen depósitos muy cortos. También hay un tema de percepción de riesgo de crédito", dice Marx, para quien, por otro lado, las tasas de interés que ofrecen en muchos casos los bancos públicos para proyectos de largo plazo suelen ser más atractivas que las de los privados.

Además de las empresas de energía, en el podio de deudores también está la estatizada Austral Líneas Aéreas (del grupo Aerolíneas Argentinas), con créditos otorgados por el Banco Nación por $ 4104,4 millones, e YPF, con fondos aportados por más de una veintena de bancos, por un total de $ 2069,3 millones.

Las compañías cerealeras -Molinos, Bunge y Cargill- completan el ranking de grandes deudores del sistema. En estos casos, según coinciden los especialistas, su participación no sólo refleja el crecimiento que tuvo la actividad en los últimos años en términos de volumen y de precios, sino también el hecho de que, con el cepo cambiario, tuvieron que reemplazar con líneas de créditos en pesos las prefinanciaciones que antes solventaban con líneas en dólares y del exterior..

TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini