Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Los cambios en la Iglesia / En busca de más transparencia

Ofensiva del Papa para poner fin a los derroches del Vaticano

El Mundo

Designó una comisión para reformar la administración, ordenar los gastos y reducir la corrupción en la Santa Sede

ROMA.- El Vaticano deberá moverse al ritmo austero de Francisco. En una de las decisiones más importantes como máxima autoridad de la Iglesia, designó una comisión para hacer más eficiente y transparente la administración de la Santa Sede. Dicho a la inversa, se trata de una reforma que apunta directamente contra el derroche y la corrupción, y a bajar costos.

Estos objetivos figuran en un documento difundido ayer y escrito de puño y letra de Francisco, llamado "Quirógrafo" en la jerga vaticana, en el que precisa que la comisión empezará a trabajar en menos de dos semanas, apenas él regrese de la Jornada Mundial de la Juventud, en Río de Janeiro, del 22 al 28 de julio.

Con esta racionalización, el Papa pretende "soluciones estratégicas de mejoras, necesarias para evitar el dispendio de recursos económicos, favorecer la transparencia en la adquisición de bienes y servicios, y perfeccionar la administración del patrimonio mobiliario e inmobiliario", señala el texto.

Además se busca operar "cada vez con mayor prudencia en el sector financiero, para garantizar la correcta aplicación de los criterios contables y garantizar asistencia sanitaria y seguridad social a todos los que tienen derecho".

Quienes deberán cumplir con los mandatos de esta nueva tabla de la ley son los ocho miembros de la comisión -siete expertos internacionales laicos y un clérigo- que tendrán derecho a examinar cualquier documento en papel o digital en el Vaticano. Las propuestas serán presentadas directamente al Papa.

Los miembros del grupo son expertos en economía, finanzas, administración y derecho, y provienen de España, Alemania, Italia, Singapur, Malta y Francia. Son además ex consultores o revisores de instituciones económicas vaticanas o eclesiásticas. Incluso, hay quienes provienen del sector empresarial.

El único clérigo, el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda, será el secretario de la comitiva y su tarea será "elaborar soluciones estratégicas". Vallejo Balda es el número dos de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, y suele coordinar y revisar los balances de cientos de entidades independientes.

La comisión redactará un borrador de reformas de las instituciones de la Santa Sede para simplificar su forma de trabajo y mejorar su manejo de las finanzas. Sus finalidades y atribuciones son descriptas detalladamente en el "Quirógrafo", que no deja lugar a dudas: la búsqueda de control, eficiencia y ahorros.

Para hacerla más expeditiva y que no se entierre en la misma burocracia que pretende mejorar, Francisco ordenó a todos los departamentos del Vaticano colaborar con la comisión y evitar las reglas usuales que obligan a los funcionarios a respetar el secreto de sus cargos.

El nuevo grupo colaborará con la comisión consultora formada por ocho cardenales de los cinco continentes, nombrada en abril pasado, cuya tarea es reformar la constitución y definir nuevas reglas para la curia romana, el gobierno central.

"Hemos decidido establecer una comisión pontificia que recoja informaciones puntuales sobre temas económicos que interesen a las administraciones vaticanas y cooperar con el Consejo de Cardenales para su apreciada tarea proporcionando el apoyo técnico de consulta especializada", figura en el "Quirógrafo".

Carta blanca

A fines de junio, el Papa volvió a sorprender al crear otra comisión de investigación con carta blanca para estudiar, sin trabas, burócratas o mediadores de buena o de mala fe, las cuentas y movimientos del Instituto para las Obras de la Religión (IOR), el cuestionado banco del Vaticano, sinónimo de corrupción en el imaginario colectivo por la cantidad de denuncias, sospechas e investigaciones de las que ha sido objeto.

El IOR fue reformado en 1989 por Juan Pablo II y Benedicto XVI aprobó una ley en 2010 para luchar contra el blanqueo de dinero en las instituciones financieras del Vaticano.

Con las tres comisiones que conformó hasta el momento -destinadas a descentralizar el gobierno, supervisar las cuentas del IOR y racionalizar los gastos del Vaticano-, el Papa parece avanzar en la confrontación directa de los problemas heredados en la Iglesia, algunos revelados por el escándalo del VatiLeaks, a mediados de 2012.

Al renunciar, Benedicto XVI le dejó a su sucesor un voluminoso dossier con las conclusiones de una investigación, encomendada a un grupo de cardenales, sobre los temas más delicados del Vaticano.

Revelan un "escandaloso amor"

  • El llamado "lobby gay" volvió a sacudir ayer al Vaticano después de que la revista italiana L'Espresso revelara el "escandaloso amor" que mantuvo monseñor Battista Ricca, nombrado por el papa Francisco recientemente en un cargo estratégico en el banco del Vaticano, con un capitán de la guardia suiza, durante 1999 y 2000.
  • Según el vaticanista de la revista, Sandro Magister, Ricca forma parte del llamado "lobby gay", una red de influyentes prelados homosexuales, "un poder paralelo que trama contra el Pontífice", sostiene la publicación.
  • Según la información, al Papa le ocultaron toda esa información sobre Ricca, por lo que no tuvo objeciones para nombrarlo "prelado" del banco vaticano.

Agencias EFE, AFP, ANSA y Reuters

Del editor: qué significa.
A pesar de que no es un problema tan visible como las sospechas de lavado o las internas en la curia, la crisis económica sacude desde hace años al Vaticano.

 
 

TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts