Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Los cambios en la cúpula militar / El papel del jefe del Ejército

Ratifican las denuncias contra Milani ante la justicia de La Rioja

Política

Las acusaciones contra el jefe del Ejército, general de división César Milani , por la detención ilegal del ex preso político Ramón Olivera durante la dictadura militar ingresaron formalmente en la justicia de La Rioja, al ratificar ayer el damnificado la denuncia que en 1984 había formulado ante la Comisión de Derechos Humanos de la provincia, incluida en el informe conocido como el Nunca Más riojano.

Olivera, que hoy tiene 58 años y es empleado público en la Subsecretaría de Desarrollo Humano del gobierno de la provincia, se presentó espontáneamente en el juzgado federal, a cargo del doctor Daniel Herrera Piedrabuena, dos días después de que lo hiciera el general Milani , y comprometió al jefe del Ejército en su detención y en la de su padre, ocurridas en marzo de 1977.

Le tomó declaración el fiscal federal subrogante Horacio Salman. Olivera remitió al informe de la Comisión de Derechos Humanos, que ya había sido presentado como prueba en la megacausa Menéndez, en la que se investigan delitos de lesa humanidad. Por separado, activó la denuncia contra Milani por la detención ilegal de su padre, Alfredo Olivera, apresado durante un allanamiento y dejado días después en la vía pública, afectado de una severa afección cardiovascular.

"Yo trabajaba en la Municipalidad de La Rioja, como dibujante técnico, y me fueron a buscar para llevarme detenido, dos días de después de que Milani encabezara el allanamiento en el que apresó a mi padre. A mi familia no le dieron ninguna información, pero el intendente municipal, Jorge Peliza, le dijo a mi madre que había visto que personal del Ejército me había detenido. Como vieron que había un testigo, reconocieron el operativo y me pusieron a disposición de un juez federal", relató Olivera, ayer, en diálogo con LA NACION.

El ex preso político confirmó que Milani fue quien lo condujo ante el juez y que en la misma sala de audiencias lo sometió a amenazas y tormentos.

"Yo no militaba en política. Participaba en actividades sociales en la parroquia del Espíritu Santo y asistía a las marchas de los trabajadores de cooperativas rurales y a las convocatorias del obispo Enrique Angelelli. Pero nunca fui guerrillero", contó Olivera, quien recordó el nombre del jefe del Ejército hace pocas semanas, cuando la madre de Alberto Ledo, el conscripto desaparecido en Tucumán cuando era subordinado de Milani, lo fue a ver para preguntarle si se trataba del mismo militar que él había denunciado ante la Comisión de Derechos Humanos.

El ex preso político permaneció detenido cuatro años y siete meses. "Milani me decía en la sala del juzgado que habían cortado la carrera de guerrillero. Pero yo nunca fui subversivo", insistió. Y recordó que en el período en que permaneció encarcelado sufrió varios simulacros de fusilamiento.

En ese momento, Milani llevaba un año y tres meses como subteniente del Ejército y ya había sucedido la desaparición de Ledo, que era riojano, en Tucumán, durante el Operativo Independencia.

"Yo a Ledo casi no lo traté. Sí conocía de toda la vida a su madre, Marcela, que colaboraba en la parroquia. Cuando su caso se hizo público, recordé que una vez compartí con él una celebración en la parroquia, pero prácticamente nunca tuve contacto", contó Olivera a LA NACION.

Consultado sobre el testimonio del general Milani, que el miércoles último negó en el mismo juzgado federal riojano cualquier vinculación con la represión, Olivera resumió: "Es intrascendente. No se podía esperar otra cosa, porque si admitiera algo, debería renunciar inmediatamente a la jefatura del Ejército".

El fiscal subrogante Salman escuchó la declaración del damnificado, pero no le formuló preguntas. El trámite pasará pasado mañana al fiscal federal titular, Darío Illánez, cuando retome la actividad tras la feria judicial en la provincia de La Rioja.

Las organizaciones de derechos humanos de la provincia anticiparon que reunirán pruebas y testimonios para aportar a la causa, al igual que harán en Tucumán, en el juicio por la desaparición de Ledo .

En tanto, luego de la marcha que anteanoche realizaron familiares de desaparecidos y organizaciones de derechos humanos, el gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, se despegó de la ofensiva kirchnerista por defender al general Milani y pidió a la justicia federal tucumana que reactive las pesquisas sobre la participación del jefe del Ejército en la desaparición del soldado Ledo.

 
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaAxel KicillofConflicto en Medio Oriente