Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

De a poco se enciende la campaña bonaerense

Política

Insaurralde criticó a los ambiguos, Massa se declaró "enemigo de la inflación" y De Narváez alentó un debate

En una campaña que se ha caracterizado por la tibieza, ayer empezaron a surgir los primeros cruces entre los principales candidatos bonaerenses.

El peloteo entre los candidatos peronistas fue iniciado por el intendente de Lomas de Zamora y primer candidato a diputado nacional del Frente para la Victoria, Martín Insaurralde, quien volvió a mostrarse con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, durante una visita a Tecnópolis.

Allí manifestó su confianza en que los votantes "sabrán diferenciar entre los hechos de este gobierno, y sus propuestas para profundizar la inclusión y el crecimiento, y la ambigüedad de quienes pretenden sugerir proximidad con esos logros para avanzar en otros proyectos políticos".

Sin nombrarlo, Insaurralde apuntó hacia el intendente de Tigre y primer candidato a diputado del Frente Renovador, Sergio Massa que, según las encuestas, cosecha las simpatías de un amplio sector, 36%, que se siente cercano al Gobierno.

Los sondeos también muestran que Massa partió con una ventaja y por eso no sorprende que Insaurralde haya dado el primer paso, al pedir que la campaña sirva para "debatir ideas" que ayuden a los votantes "a distinguir las propuestas".

Por su parte, Massa continuó con su estrategia de evitar la confrontación con el candidato oficialista, pero comenzó a realizar declaraciones que marcan un aumento de los decibeles en sus críticas al Gobierno durante su visita de ayer a Mar del Plata.

Pidió "un país donde el Estado no sea enemigo de nadie" y "sea un facilitador para la economía, no un obstáculo". También habló de un tema sensible para el oficialismo, el aumento de los precios.

"La inflación es el enemigo de quien, con un salario, debe pelearla todos los días. La inflación es enemiga del ama de casa, es enemiga del trabajador que quiere poder ahorrar alguna vez un peso, la inflación es enemiga de quien cobra una asignación universal, entonces todos los dirigentes tenemos que transformarnos en enemigos de la inflación y tenemos que combatirla y procurar desde el Legislativo las herramientas", indicó el candidato del Frente Renovador.

Sus dardos más pesados fueron dirigidos al intendente de Mar del Plata, Gustavo Pulti: "El intendente cometió un grave error: le quiso cobrar dos veces lo mismo a la gente. La gente paga ARBA e Ingresos Brutos, es decir, le paga a la provincia por seguridad. El municipio planteaba crear la policía y volver a cobrarle a la gente. Esto es como si vas a un bar, el mozo te cobra el café y cuando salís el dueño del bar te quiere volver a cobrar".

Es la primera vez que Massa criticó con tal dureza a otro intendente bonaerense, algo que contrasta con los elogios que le prodigó al propio Insaurralde, cuando el intendente de Lomas fue ungido como primer candidato a diputado nacional por la presidenta Cristina Kirchner.

El primer candidato del Frente por la Libertad y el Trabajo, Francisco De Narváez, intentó por su lado meter una cuña en la disputa de los favoritos, y se sumó al reclamo de un debate.

"Nosotros estamos absolutamente decididos a debatir y confrontar con el modelo de Cristina donde y cuando sea", declaró.

E insistió en recordar que él fue el primero en salir a pedir definiciones: "Hace tiempo que venimos reclamando un debate abierto, de cara a la sociedad, que confronte el «modelo» kirchnerista con la realidad que vivimos a diario los argentinos".

Para el diputado, "se enfrentan dos modelos: el de la señora Presidenta, basado en el ocultamiento de los problemas para no hacerse cargo, la incapacidad, el avasallamiento a las instituciones, el atropello a la Justicia, la inflación ascendente, el avance del narcotráfico y la falta de respuestas frente a la inseguridad".



REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdouts