Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

A buena hora: los controles para padres llegan (lentamente) a los dispositivos móviles

Tecnología

La posibilidad de tener perfiles restringidos en Android 4.3 es la última de una serie de medidas que viene tomando la mayoría de los fabricantes para mejorar la convivencia entre los padres, los chicos, los smartphones y las tabletas

Por   | LA NACION

El miércoles Google presentó una nueva tableta Nexus 7 , y la esperada nueva versión de su sistema operativo.

Lo que más me interesó del anuncio es la implementación de los perfiles restringidos en Android. En las tabletas Nexus ya era posible tener más de un usuario, algo clave en un dispositivo que en muchas familias sigue siendo compartido, pero ahora suman una función clave.

Todo esto, por supuesto, pensando más allá de la discusión sobre el tiempo que deberían estar los chicos frente a una tableta o un smartphone en relación a actividades más tradicionales (como ir a la plaza, leer, andar en bici, etcétera), como ilustra una excelente nota que publicamos al respecto en el suplemento Comunidad.

Y sin discutir cómo influyen los celulares y las tabletas en la manera en que los chicos estudian hoy (y el rol que tienen los maestros en el acercamiento a la tecnología).

Pero hablábamos de Android 4.3 que, a propósito, está ya disponible para los equipos Nexus (al menos, como imagen de instalación; en teoría deberían verlo ya quienes tengan un Nexus 4, 7, 10 o Galaxy Nexus. Sony, además, ya confirmó que el Xperia ZL y la tablet Z ( ambos dispositivos se venden en el país ) también tendrán en breve esta actualización. El resto de los fabricantes irá dando su confirmación en los próximos días, supongo.

No todos en el mismo nivel

Lo de los usuarios restringidos en Android 4.3 está muy bien pensado: como en Windows (y OS X/Linux, claro) hay usuarios administradores y usuarios con menores derechos. En el caso de Android ( por cómo lo ilustra el sitio de Google ; no pude probarlo todavía) el sistema plantea dos caminos.

Por un lado está lo clásico: un usuario restringido tiene o no acceso a ciertas funciones del hardware -como la cámara- y a determinadas aplicaciones autorizadas. Pero Android 4.3 suma la posibilidad de que sea el desarrollador de la aplicación el que ofrezca varios puntos de control. El ejemplo ideal: en uno de los tantos juegos freemium (el juego es gratis, pero para avanzar en los niveles no te va quedando otra que comprar herramientas y funciones dentro del juego) la compra de esos elementos no está autorizada, y depende de que se haga desde la cuenta de un usuario administrador, lo que evita las historias del tipo "sin saberlo, los chicos me liquidaron la tarjeta comprando ropa para su perrito virtual" ( o para un juego de zombies ).

El panel de control de usuario en Android 4.3. 
 

Claro, falta que los desarrolladores se tomen la molestia de hacer incluir algo así en la aplicación, pero es una muy buena noticia, como el hecho simple de que en la tableta se puedan tener varios usuarios, con sus aplicaciones, contactos, fondo de escritorio, puntos en un juego, etcétera (y que no requiere cambios en las aplicaciones).

Android se pone así por encima de Windows en ese aspecto (los Kindle de Amazon y los Nook de Barnes & Noble también tiene este tipo de controles). Y el que queda en falta -por ahora- es Apple, que no permite usuarios múltiples en un mismo dispositivo, pero sí tiene controles convencionales.

Controles parentales tradicionales

Windows Phone 8 tiene el Rincón infantil , que está muy bien implementado (aunque es sólo para teléfonos) y se aplica en la clásica situación en la que un padre o madre le comparten su chiche digital a un hijo pequeño. El equipo se mantiene bloqueado, pero el chiquitín accede a una pantalla de inicio paralela, donde puede usar una serie de aplicaciones que definió el dueño del equipo; y no puede salir de allí, sólo apagar la pantalla cuando termina de usarlo. Por supuesto, si la pantalla de bloqueo no tiene clave nada impide que entre al teléfono en general (como cualquier persona que tenga ese teléfono en la mano) pero es un avance.



Paradójicamente, lo que no tiene Windows Phone 8 es control parental clásico, aunque sí es posible hacer un seguimiento remoto de un usuario configurado como niño (algo que viene del control parental general de Hotmail/Outlook).

Apple sí incluye algo del estilo en sus equipos con iOS: en Ajustes>General>Restricciones (cuya activación requerirá una contraseña) es posible activar el control parental y bloquear el acceso a la cámara, al navegador, a la tienda, y al uso, instalación o eliminación de aplicaciones, música, películas, compras integradas, el acceso a los contactos, a Twitter o Facebook, o a sumar amigos o unirse a juegos multiusuario.

Algo similar estuve viendo en un HTC One, con una aplicación que viene preinstalada y que crea un entorno seguro para el niño y para sus padres, claro, porque genera una suerte de compartimento estanco dentro del equipo. En la tienda Play hay más opciones para implementar una herramienta de control parental en un equipo con Android, como Kids Place (gratis) . Hay varias más, como Kidbox, hecha por un argentino y un uruguayo (también gratis).



El otro sistema operativo que incorporó algo así es BlackBerry, tanto en BB10 como en BB7. En BB10 está en Configuración>Seguridad y Privacidad>Control parental , y es posible desde restringir las llamadas y SMS sólo a los contactos precargados (para no interactuar con desconocidos), activar la cámara, usar Twitter, Facebook o el browser, cambiar la cuenta de correo electrónico, instalar aplicaciones (o acceder a la tienda), comprar contenido, etcétera.

Windows y OS X también incorporan controles parentales (en Panel de Control>Cuentas de usuario y Preferencias de sistema >Control parental , respectivamente); para PC hemos hecho ya otras notas .

En estos últimos casos (Android antes de 4.3, iOS, BlackBerry) la herramienta no está orientada tanto a proteger los datos de papá o mamá de los dedos inocentes de los niños, sino a permitir que los chicos usen uno de esos dispositivos sin supervisión adulta permanente: para un adolescente que tiene su primer smartphone, por ejemplo, o para una tableta que está destinada a ser compartida entre los pequeños de una familia..

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015Narcotráfico