Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Galería / Hoy Gabriela Michetti

De eso no se habla

Opinión
 
 

A cuántos les importa que Gabriela Michetti haya promovido el nombramiento, afortunadamente frustrado por una movilización de artistas e intelectuales, de un candidato sin méritos como primer secretario de Cultura del gobierno de Macri? ¿Alguien recuerda que había otro candidato, con méritos suficientes, que fue descartado por su orientación sexual? ¿No causó una esquirla en el blindaje de Michetti su desparpajada ocurrencia de que una pareja homosexual podría adoptar un niño si éste es muy pobre y ningún otro lo quiere? Por suerte, después dijo que se pasó toda la noche rezando y meditando cómo disculparse ante los gays y ante el niño.

Podría decirse que sólo una vieja concepción de la política coloca los temas ideológicos en primer plano. Más que de ideología, hoy se prefiere hablar de "los valores". Si esto hubiera mejorado la conversación pública, debería ser reconocido por los animales arcaicos que, como yo, se ocupan de la ideología de quienes ejercen o pueden llegar a ejercer un cargo en la República. Esta mutación no mejoró la discusión ni la hizo más interesante. Simplemente se ha vuelto más imprecisa, definida por los temas que los encuestadores presentan a sus encuestados a fin de que los ordenen según la importancia que tienen para cada uno de ellos. La suma de los lugares que ocupan en la planilla limita el campo de las preocupaciones de la "gente".

Salvo cuando se destapa, como en los casos citados arriba, Michetti enuncia con perfección un discurso de la buena voluntad: todos debemos entendernos, dialogar, llegar a acuerdos, no hostilizarnos ni enojarnos, respetar las instituciones y atender a la "gente". Esos verbos parecen insuficientes, ya que sólo ofrecen el piso sobre el cual se puede construir un programa. Escuchando a la gente, y dependiendo de a qué gente se escuche, la política pondrá el acento en la seguridad en el corto plazo policial y judicial o en un programa nacional de viviendas que la haga materialmente posible. Son dos asignaciones de recursos diferentes.

Hay algo profundamente hostil a la política en los discursos generalistas cuya validación es lo que la gente declara ante los encuestadores o lo que los candidatos escuchan cuando recorren un barrio. Por eso el discurso de políticos a la Michetti carece de toda vivacidad, de todo filo. Quizás han entendido más perfectamente que los teóricos la idea del fin de la política y viven alegremente su conversión en otra cosa. Michetti es exitosa con su estilo, pero no única. No monopoliza el cualquierismo: con eficacia, la acompaña el rabino Bergman en su propio partido.

Se dirá que éstos son los políticos del futuro. Pero entonces ¿cuál será el futuro de la política? En el vacío de ideologías, en un espacio donde sólo parece aceptable hablar de instituciones y "valores", Michetti pertenece a una nueva especie. Su perfil tiene más que ver con la "organizadora de buenas voluntades" que con los principios activos de la transformación o, incluso, de la conservación. Si uno se atiene a su discurso, resulta imposible aplicarle adjetivos clásicos. Elude los temas filosos, difiere para un porvenir aquellas cuestiones que parten a la "gente". Se mantiene en la escena política como carta del macrismo y mantiene su imagen de mujer abierta al diálogo. Un programa mínimo.

Pero hay algo más. En un clima donde a los políticos se les reclama "gestión" (nueva palabra gerencial que reemplaza la vieja palabra "gobierno"), Michetti ha hecho un milagro: no se la recuerda por su gestión institucional, como puede recordarse a algunos de sus compañeros de Pro, a Pinedo, para dar sólo un nombre. Se la aprueba por su estilo convivial. Buena compañera y por lo tanto efigie de un valor ascendente en un mundo donde valen los "amigos", tanto en Facebook como en las salidas de fin de semana. La imagen pública coincide con la época.

La política se ha vuelto cotidiana no porque los políticos convencieran a los ciudadanos de su importancia, sino porque ellos mismos se convencieron de que, cuanto más se parezcan a la "gente", serán más aprobados. Los asesores de imagen, empachados de encuestas, han hecho lo suyo en este proceso que, sin embargo, no los tiene como responsables porque sería adjudicarles una responsabilidad que los supera. No es posible creer que se hayan convertido en los nuevos filósofos del sentido común.

Michetti (pero podría decir también Scioli o Massa) no plantea problemas, sino métodos: hablemos de buena fe y las cosas se irán solucionando; no seamos autoritarios ni sectarios y todos juntos seremos más; aunque sea lindo cambiar opiniones, los problemas tienen siempre una salida que está más cerca del sentido común "único" que de las combinaciones complejas. Lo que se define a partir de intereses, y que por lo tanto es objeto de conflicto, erosiona la imagen de una política para todo el mundo. Impuestos, reasignación de recursos públicos, salarios, ingresos, lucro quedan en un limbo donde las soluciones técnicas proveerán la salida. De eso mejor no hablar: la visión tecnocrática de la política (como si hubiera sólo una solución técnica) se envuelve en el aura de un interés colectivo de todas y todos. No siempre el interés de todos y todas es objetivamente coincidente, pero ese capítulo, el de las diferencias materiales, no es fundamental en el discurso del "buentipismo" político.

Por eso comencé estas notas con el recuerdo del hombre sin calificaciones que Michetti promovió para secretario de Cultura de Macri en 2007 y con su muy reciente declaración sobre las adopciones. Por el lado menos pensado salta la liebre: en esas dos intervenciones se agazapa la ideología, esa cosa de la cual es mejor no hablar si se quiere sostener un discurso a la Michetti.

© LA NACION



TEMAS DE HOYYPF estatalInseguridadElecciones 2015Cristina Kirchner