Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otra vez serán identificadas las víctimas

Se descubrieron errores en la entrega de los cuerpos, por lo que se ordenaron estudios de ADN; indignación de los deudos

Jueves 11 de noviembre de 1999

CORDOBA.- Los familiares de las víctimas del accidente de LAPA temen ahora una exhumación masiva de los 65 cuerpos sepultados. Es que, a dos meses de la tragedia y cuando la mayoría ya enterró a sus seres queridos, la Justicia ordenó que al menos 59 integrantes de 38 familias deben someterse a una extracción de sangre para realizar análisis de ADN.

Así lo dispuso el juez federal Juan José Galeano, que reemplaza temporariamente a Gustavo Literas en la investigación del accidente. Las extracciones comenzaron a realizarse esta semana en Córdoba, bajo la supervisión del juez federal Ricardo Bustos Fierro, que recibió el exhorto de su par porteño.

El problema es que después de los fatales errores registrados en la identificación de los cuerpos, los familiares ya no están seguros de nada: dudan de todo lo realizado hasta el momento por el Cuerpo Médico Forense y también de la información que pueda derivarse de los próximos análisis.

Por esa razón, hoy, a las 11, asistirán a los tribunales federales para presentar una queja formal por lo que consideran "un procedimiento de identificación tortuoso, burocrático, ineficiente y fallido", y para solicitar el inicio de una investigación sumaria "a los efectos de precisar si ha existido negligencia o dolo" en el trabajo de los peritos.

Obviamente, los familiares manifestaron su voluntad de cooperar con los nuevos análisis, ya que todavía permanecen en la morgue los restos de dos personas, cuyos patrones genéticos no coinciden con los de Stephane Fey y de Marta Morán, las dos víctimas todavía no identificadas fehacientemente. En otras palabras, faltan dos cuerpos y sobran otros dos.

Pero, simultáneamente, los familiares exigen "un mínimo de respeto ante el dolor". Concretamente, piden "garantías" de eficiencia por parte de la Justicia y sus organismos auxiliares. "Manifestamos nuestra indignación, asombro y repudio por lo extemporáneas de las medidas solicitadas (...), lo que demuestra la negligencia de quienes han intervenido en la identificación de nuestros familiares", expresa el documento que presentarán hoy ante la Justicia, al cual tuvo acceso La Nación .

La idea de Galeano, según dijeron fuentes judiciales, es confirmar que la entrega de los cuerpos esté bien realizada y corregir los errores.

Se descubrieron problemas con los cuerpos identificados visualmente por los familiares, que creyeron reconocer alguna prenda, alhaja u objeto personal de un pariente, que no resultó ser tal.

También hubo errores con las fichas odontológicas, pues muchas piezas dentarias pudieron haberse perdido en el accidente o, incluso, pudo haber ocurrido que en una ficha odontológica se haya asentado un determinado arreglo que en la práctica no se hizo.

"El tribunal sabe que habrá algunos casos en que los cuerpos fueron mal entregados, pero la verdad no debe esconderse y aunque duela es necesario confirmar con los estudios de ADN la entrega de los cuerpos", indicó una fuente tribunalicia.

Problemas recurrentes

Hace veinte días los familiares de Miguel Angel Correa y de Enrique Alabi se enteraron de que los cuerpos que habían enterrado poco después del accidente eran, en realidad, los de Daniel Antonetti y Nicolás Bosch, respectivamente. Los cuerpos de Correa y Alabi llegaron el 19 de octubre y en ese momento se realizó el "intercambio" de los restos. Sin embargo, el que presuntamente corresponde a Correa todavía permanece en la morgue de esta ciudad porque sus familiares están realizando pericias identificatorias propias.

Pese a sentirse víctimas de estas irregularidades, los familiares no pierden de vista que su objetivo central es lograr el esclarecimiento de las causas del accidente.

Así es que en el documento reclaman "la preservación de las pruebas que posibiliten la sanción de los responsables de la tragedia" y reiteran la necesidad de "adoptar todas las medidas necesarias para evitar nuevos accidentes aéreos" .

También solicitan que se investigue la situación económica de LAPA y su posible enajenación o traspaso accionario y si ha tenido y actualmente conserva las garantías económicas necesarias para operar como empresa de aeronavegación, conforme a lo que establece la legislación vigente.

Los familiares temen que "las negligencias demostradas en el procedimiento de identificación de las víctimas se trasladen al proceso judicial iniciado para descubrir la verdad".

Pero, antes de ocuparse de las causas del accidente, los familiares quieren mitigar el dolor y enterrar a sus seres queridos, sin márgenes de error.

Jimena Massa

Te puede interesar