Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una revista de antología

Silvia Hopenhayn

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 07 de agosto de 2013
0

Es realmente bello constatar un recorrido, alcanzado cierto punto, sin antes haberse preocupado en llegar a ninguna parte. A veces la vida no sólo ocurre, sino también se vuelve una ocurrencia. Cobra sentido.

La revista Plebella, sin proponérselo, incluso "apostando a la apertura y el desvío", cuenta ahora con un libro, publicado por Eudeba, que reúne una selección de sus notas editoriales, ensayos-poemas, intervenciones, ilustraciones, flipbooks , artes poéticas, diseños de las tapas, etcétera. Plebella, antología 2004-2012 es la prueba de un camino vertiginoso y creativo. Su fundadora, Romina Freschi, formó a lo largo de estos años, a través de una convocatoria de autores diversos y afines, una constelación de textos que dialogan entre sí provocando una realidad distinta a la que se postula como única: una realidad simbólica hecha de "poesía, crítica, ensayo, artes plásticas y visuales, incluyendo la actuación y la música".

El libro de la revista, de tapas rojas y flexibles, hace fluir las distintas poéticas. La forma de fluir que implica un intercambio. Como en todo (gobiernos, matrimonios, mudanzas), la puerta de entrada es fundamental. En el caso de una revista, las primeras palabras marcan su espíritu. El ensayo inaugural de Plebella... se titula "La ola que lee", y su autor es César Aira. La ola se propaga en lecturas ricas e incisivas, donde el pop no se priva de compromiso y la convicción puede ser alegre.

En el prólogo, Nancy Fernández vislumbra las distintas líneas, olas. La de Anahí Mallol, que indaga en "las formas actuales de lo sensible" a partir de la poesía de los 90; la de Roberto Echevarren y las diversas posibilidades del neobarroco o su texto "Resistencia", una declaración de principios para pensar las condiciones actuales de la subjetividad. La columna "Sembradores de fósforos", de Emiliano Bustos, con autores invitados a contar la génesis de sus textos; los relatos de viajes de Alejandra Correa, entre otros textos; Romina Freschi, siempre en la rompiente, apunta al accionar de la palabra, hasta llegar a "Motín de las ballenas: teoría del haiku actual".

La presentación culmina con el anuncio de un contenido agitado, pero no revuelto: distintos ensayos publicados en los 25 números de la revista.

La llegada al libro de una revista literaria, cultural, artística, es una forma de atisbar la actualidad, de comprender (en su doble intención) un período a partir de sus oleadas críticas y creativas. Al hojear el libro rojo de Plebella... -desde su cubierta, una mariposa nos mira y nos escucha, con su boca abierta que declama- uno se encuentra con los destellos de los últimos años: los más tormentosos, como en "Cromañon"; la impronta de otra revista de acción artística, Ramona , además de poemas, festivales de poesía, dibujos y una cronología de acciones. Siempre me llamó la atención su nombre. El cambio de una letra en una palabra puede responder a la búsqueda de nuevas significaciones. Es la ilusión que provocó Plebellaal erradicar la "y", volviendo bella la plebe.

© LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas