Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Un caso que quedó impregnado por la interna en la ex SIDE

Política
 
 

El extraño robo protagonizado por un oficial de Inteligencia de la Prefectura en la casa de Sergio Massa profundizó la guerra de servicios de inteligencia que se libra en el Gobierno. Un sector de la Secretaría de Inteligencia (SI, ex SIDE) deslizó ayer por lo bajo que el jefe del Ejército, César Milani, tenía relación con el acusado. Pero el ala de espías que responde a Cristina Kirchner buscó instalar que el prefecto era "conocido" de Massa para involucrar al propio damnificado.

La Presidenta se resignó a que el escándalo se convertirá en el principal conflicto de la agenda hasta las primarias del domingo próximo y le ordenó a la ex SIDE medir el impacto en la intención de voto entre el principal candidato opositor, Massa, y su rival oficialista, Martín Insaurralde.

"Hay temor de que una operación que debía ser en favor de Insaurralde, como difundir el robo, termine perjudicándolo", confió a LA NACION una fuente de la Casa Rosada.

Video: Así fue el robo a la casa de Massa (TN)

En rigor, el oficial detenido, Alcides Díaz Gorgonio, trabajaba de enlace entre Prefectura y el Ministerio de Seguridad, cuyo hombre fuerte con las fuerzas es el secretario Sergio Berni.

"El ala profesional histórica de la SIDE sostiene que Gorgonio tenía vínculos con Defensa y con Milani", comentaron fuentes oficiales. En la estructura de Inteligencia que responde a Cristina Kirchner, Milani es el jefe: además de conducir el Ejército, dirige el área de Inteligencia, J-2. Sus aliados son Berni y el titular de la ex SIDE, Héctor Icazuriaga.

"Este sector sostiene la tesis de que Massa especuló por haber ocultado el robo para que no se dañara la imagen de seguridad de Tigre", decían ayer hombres de la Presidenta.

En contraposición, el segundo de la ex SIDE, Francisco "Paco" Larcher, está enfrentado con la jefa del Estado y con Milani, Berni e Icazuriaga. El aliado de Larcher es el jefe natural de los agentes profesionales de la Secretaría, el director general de Operaciones, Jaime Stiusso. "Ese sector dice que Gorgonio respondía a Berni y a Milani", acotó una fuente oficial.

Precisamente, la guerra de espías quedó al descubierto 40 días atrás, cuando la Presidenta le atribuyó a Larcher haberle informado erróneamente y de manera premeditada que Massa no se presentaría como candidato a diputado para los comicios del domingo y de octubre.

En rigor, las fisuras se habían producido cuando la Presidenta impulsó la firma del acuerdo con Irán por el caso AMIA: Larcher y Stiusso proponían la acusación a Teherán por el atentado de 1994 y consideraron ese pacto una manera de dejar la investigación en una vía muerta.

En suma, Cristina creyó que Larcher le mintió sobre Massa y ahora éste sufrió un robo con un oficial de Inteligencia subordinado de Berni y sus aliados.

El ala de Berni, Milani e Icazuriaga siempre mantuvo una línea directa con el presidente del CELS y periodista de Página 12, Horacio Verbitsky. Es por ello que algunos en el Gobierno se preguntaban ayer si Verbitsky, al publicar el robo el domingo último en Página 12, no habría querido beneficiar al Gobierno con resultado dudoso. "Por eso la SIDE medirá el impacto a tan pocos días de las elecciones", confiaron en el primer piso de Balcarce 50.

Temen que Massa instale que fue una operación de amedrentamiento que pudo ser descubierta y esclarecida gracias a las cámaras de seguridad que puso en Tigre. Sería una lectura negativa para Balcarce 50.

En el Gobierno lamentaban anoche que hasta el domingo había un contexto de crecimiento sostenido de Insaurralde en las encuestas. Los manuales aconsejan "no innovar" en esos casos. En cambio, se introdujo un escándalo en campaña que podría interrumpir ese proceso.

Para De Narváez se trató de un episodio "raro"

El candidato a diputado nacional por el Frente Unidos por la Libertad y el Trabajo, Francisco de Narváez, consideró que fue "raro" el robo a la casa de su competidor del Frente Renovador, Sergio Massa, fundamentalmente por el hecho de que "se haya mantenido en silencio" durante mucho tiempo.

"A mí me llama la atención el proceso, no que haya habido un robo, que lo lamento, sino que al día siguiente se detuvo a la persona y que se recuperaron todas las cosas sustraídas, que es algo muy inusual. Pero lo que más me llama la atención es que se haya mantenido en silencio durante tanto tiempo", dijo De Narváez en declaraciones a radio Vorterix..

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezElecciones 2015InseguridadLa tragedia del ferry Sewol