Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

David Cameron llamó a Mariano Rajoy por Gibraltar: "Nuestra posición no va a cambiar"

El Mundo

El premier británico y el presidente español debatieron sobre el conflicto por el peñón; el mandatario del PP manifestó su "profundo malestar" con el territorio de ultramar

LONDRES / MADRID.- El primer ministro británico, David Cameron, llamó hoy al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para mantener una conversación "constructiva" sobre el conflicto reavivado alrededor de la soberanía del peñón de Gibraltar, según informó el premier conservador.

"Llamada constructiva con el primer ministro español Rajoy. Le dejé en claro mis preocupaciones sobre Gibraltar y que nuestra posición sobre la soberanía [británica] no cambiará", afirmó Cameron en su cuenta de Twitter, en medio de una fuerte tensión entre los dos países por los crecientes controles en la frontera del Peñón con España.

"El primer ministro dejó en claro que nuestra posición sobre la soberanía de Gibraltar y sus aguas aledañas no va a cambiar", informa un comunicado de la casa de gobierno británica.

Además, el texto señala que Cameron hizo hincapié en que "este tema no va a dañar las relaciones bilaterales" entre ambos países, aunque "hubo un peligro real de que esto ocurriera excepto que la situación en la frontera mejorara".

Según Downing Street, "Rajoy se comprometió a reducir las medidas en la frontera".

Rajoy, mientras tanto, le pidió "honestidad y transparencia" al gobierno británico y expresó que las últimas acciones unilaterales de Gibraltar son "inaceptables" y le generaron "un profundo malestar".

"El presidente Rajoy subrayó que las relaciones bilaterales entre España y el Reino Unido son las de países socios, amigos y aliados, lo que implica que los conflictos que surjan entre ambos se tendrían que gestionar con honestidad y transparencia, en un diálogo bilateral enmarcado dentro del respeto a la legalidad internacional, europea y nacional", comentó el gobierno español en un comunicado.

Además, agregó que Rajoy "reiteró su voluntad de buscar cuanto antes una solución a la actual situación generada por las autoridades de Gibraltar y que ha producido en España un profundo malestar y una gran preocupación al perjudicar el medio ambiente y la actividad pesquera", refiriéndose especialmente al "acto unilateral [por parte de Gibraltar] de la instalación de los bloques de cemento en la bahía de Algeciras", considerada "inaceptable".

Durante la conversación, que duró diez minutos, los líderes acordaron que sus cancilleres "entablarían inmediatamente conversaciones para abordar el diferendo".

"Por último, el presidente del Gobierno explicó a su homólogo británico el desarrollo de los controles en la Verja, que obedecen al cumplimiento de su obligación de control para evitar tráficos ilícitos. El presidente Rajoy recordó que las medidas adoptadas se adecuan perfectamente con el Código de Fronteras Schengen, guiándose exclusivamente por los principios de aleatoriedad, proporcionalidad y no discriminación", expresaron desde el gobierno español.

El Palacio de La Moncloa precisó además que la llamada fue solicitada ayer por el gobierno español, tras lo cual se acordó que se realizaría hoy a las 10.15.

El conflicto

La conversación tuvo lugar después de que el premier británico transmitiera su "seria preocupación" por las amenazas del gobierno español de aplicar "medidas duras" contra Gibraltar, como un peaje de 50 euros para entrar y salir del territorio, o restricciones al uso del espacio aéreo.

Estos planes fueron revelados el pasado fin de semana por el canciller español, José Manuel García-Margallo, lo cual despertó una fuerte reacción del gobierno de Gibraltar, que consideró que esas iniciativas eran más propias de Corea del Norte o el franquismo.

El nuevo episodio en el conflicto de 300 años por la soberanía del Peñón estalló la semana pasada, cuando barcos gibraltareños lanzaron al Mediterráneo 75 bloques de hormigón con ganchos para crear un arrecife artificial y, en la práctica, impedir la pesca de arrastre de los buques españoles.

Gibraltar, un espacio de siete kilómetros cuadrados ubicado en el extremo sur de la península ibérica, tiene un estatus similar al de las islas Malvinas: territorio de ultramar de Gran Bretaña, que le da autogobierno, pero se encarga de su defensa y abastecimiento.

Agencias EFE y AFP.

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteElecciones 2015Inseguridad