Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Comentarios

Viernes 09 de agosto de 2013

Escenas de la historia reciente

Aquella Argentina pujante que durante generaciones garantizó a los hijos una mejor vida que la de sus padres se agotó en la década de 1960. En los años 70, entró en una grave crisis que aún continúa y se caracteriza -sostiene el historiador Luis Alberto Romero- por la incesante destrucción del Estado, la corrupción y la desigualdad social crecientes y la existencia de gobiernos cada vez más fuertes que llegan a conformar, como el actual, un "autoritarismo de legitimación democrática".Romero retoma un tema al que dedicó un libro hace diez años, lapso que le proporcionó nuevo y abundante material para explicar cómo "un país con futuro llegó a ser un país sin presente". Así queda planteado en una prometedora introducción que presenta el libro como "un ensayo de reflexión" más que una reconstrucción historiográfica. En realidad, es a la inversa. Aunque sin abandonar el eje de la crisis, prevalece el resumen histórico con todas las virtudes y las limitaciones de una buena síntesis que, por ejemplo, logra mostrar hasta dónde llegó el largo brazo destructor de la última dictadura y su legado de corrupción que heredamos en tantos ámbitos, como el político, el judicial y el policial. En cambio, es una lástima que la necesidad de resumir no permita citar la fuente cuando se afirma que las coimas en el kirchnerismo tienen un piso del 15 por ciento. Por más verosímil que resulte el dato, la mención de la fuente, algo básico para un periodista, también debería serlo para un historiador.Jorge Urien Berri

La larga crisis argentina

Luis Alberto RomeroSiglo XXI144 páginas$ 75

Otros paisajes narrativos

El primer libro de cuentos de Fernando Garriga (Buenos Aires, 1964) presenta un conjunto de tramas y personajes caracterizados por una voz popular, puntuado por episodios concernientes al arte de narrar. Estructurado en tres partes, el volumen adquiere lógica mientras avanza la lectura. Una primera parte con un único (gran) cuento, el que da título al volumen, da lugar a una sección -"Divino tesoro"- que agrupa relatos protagonizados por niñas y jóvenes. En "Costa del Este", la hija menor de un matrimonio a punto de separarse viaja con su madre y su hermana a la casa de veraneo de una tía casada con un diputado algo débil para resistir tentaciones. Allí Amelia escribirá un cuento para un concurso, empezará a tomar distancia de sus pares ("Al rato reían de reírse, nada más. No tenían motivo. Paraban y volvían a empezar. Estúpidos") e intuirá el agotamiento de cierta dinámica familiar. "La decoración Feng Shui", con una impronta cómica, cuenta la historia de un oficinista porteño enamorado de una chica lesbiana. Ese amor imposible, que crece dentro de Benjamín "como una enredadera" (el autor se gana la vida como jardinero y paisajista, así que abundan las referencias al mundo vegetal), moverá las piezas de una manera milagrosa.La tercera parte ("Un mundo hecho de dogos y de Lauras"), la más interesante de Escuela para ciegos, combina apuntes autobiográficos -el narrador trabaja como paisajista, administra un blog (el del autor es www.solocarneysangrefresca.blogspot.com), su esposa se llama Laura- con digresiones sobre el acto de escribir. Auspicioso debut tardío.Daniel Gigena

Escuela para ciegos

Fernando GarrigaMalas Palabras Buks150 páginas$ 80

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.