Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El escenario

¿Sólo una sucesión de errores humanos?

Sociedad

Por   | LA NACION

 
 

Las catástrofes en la Argentina son una sucesión de negligencias personales. El conductor del tren que no acciona los frenos, el gasista que rompe el caño de gas de un edificio, el meteorólogo que no avisa cuando lloverá mucho..

Una lógica que acota el esfuerzo de avanzar ante un panorama de responsabilidades demasiado vasto, inabarcable para la mayoría de la sociedad interpelada solidariamente ante los hechos y muy áspero en sus implicancias. Con la presunta equivocación fatal de un tal Carlos García, el gasista, habría que indagarse también acerca de porqué no existe un segundo e inmediato mecanismo de prevención ante un error humano que, cabe añadir, podría ocurrir bastante seguido.

El juez que interviene en la causa, Juan Carlos Curto imputó a García y a su ayudante Pablo Miño -que sólo le alcanzaba las herramientas- por el grave delito de estrago culposo. En su defensa el gasista mencionó llamados al 911 y a la empresa Litoral Gas para alertar sobre lo que estaba ocurriendo. Como fuera, llegó tarde: todo explotó en pocos minutos.

Lo que sucedió después podría interpretarse como un detalle pequeño, pero decisivo: transcurrieron cuatro horas hasta que el personal de Litoral Gas pudiera cortar el suministro. Las llamas del soplete gigante no permitían el trabajo normal de los rescatistas. Cuatro horas críticas.

El marco regulatorio de toda la actividad gasífera corresponde a Enargas: Ente Regulador del Gas. Fue creado para "proteger adecuadamente los derechos de los consumidores y promover la competitividad y alentar inversiones para asegurar el suministro a largo plazo". Y también debe controlar a las empresas que le pagan a Enargas un canon millonario que todos los años aumenta. Que en mayo de 2007 el Gobierno tuviera que intervenir a regañadientes Enargas por el escándalo Skanska tal vez no venga al caso. O sí. De esa causa que investigaba el pago de coimas por parte de una empresa no quedó nada.

Con la privatización de Gas del Estado, en 1992, diseñada por el hoy asesor del Gobierno, Roberto Dromi, Litoral Gas obtuvo una concesión por 35 años para distribuir gas natural en la provincia de Santa Fe y el noreste de la provincia de Buenos Aires. El 91 por ciento del paquete accionario de la empresa pertenece a Tibsa Inversora SA, una sociedad integrada por Suez-Tractebel SA ( 70 por ciento), y el Grupo Techint (30%) a través de Tecpetrol Internacional. Litoral Gas tiene más de 600.000 clientes cautivos.

El 31 de julio pasado el Senado provincial sancionó la creación de Santa Fe Gas y Energías Renovables: Sapem. Luego de la votación el vicegobernador de la provincia, el radical Jorge Henn, hizo un balance: "Hoy hay más de 1.750.000 santafecinos que no cuentan con gas natural en 279 localidades".

A las responsabilidades individuales, judicialmente punibles, también hay que analizarlas en el marco y el contexto en el que se desarrollan.

Esto implica bajar al oscuro sótano de la consciencia colectiva para enfrentar los rostros de las cientos de personas que murieron en los últimos diez años en tragedias tan devastadoras como absurdas. Esta semana le tocó a Rosario..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezElecciones 2015Francisco en Semana SantaLa tragedia del ferry Sewol