Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Libros eróticos en escuelas: dura respuesta de la editorial

Sociedad

Aurelio Narvaja, responsable de Colihue, tildó de "prejuicios, incultos y cursis" a quienes criticaron la iniciativa del Ministerio de Educación

Ante la polémica generada por el envío de libros con escenas de sexo y violencia a escuelas de Mendoza, el responsable de una de las editoriales involucradas emitió una dura respuesta, en la que calificó los cuestionamientos de "prejuiciosos, incultos y cursis".

Se trata de Aurelio Narvaja, responsable de la editorial Colihue y uno de los miembros más destacados de la agrupación intelectual kirchnerista Carta Abierta, quien en un comunicado aseguró que los comentarios de los docentes y funcionarios provinciales son "censores" y se solidarizó con los autores, ilustradores y editores de las obras cuestionadas.

Según Narvaja, quienes criticaron la inciativa "han caído bajo la lupa prejuiciosa, inculta y cursi de quienes se arrogan la potestad de determinar qué cosas son buenas para la lectura de adolescentes en edad de elegir Presidente de la República, andar por la vida sin trabajo cuando lo necesitan (o ser explotados a veces cuando lo consiguen), morir bajo las balas de policías 'bravas' (y cobardes), ser víctimas de los traficantes de paco o mirar diariamente en televisión a quienes pontifican moral desde los medios y son ellos mismos la evidencia misma de la inmoralidad".



"Entendemos que si el Ministerio de Educación retrocede en este campo, en el de la libertad creativa, en el de poner a disposición de los alumnos las lecturas más variadas que se conecten con los temas de su edad, sin ñoñerías, gran parte del terreno ganado lo estaríamos regalando", agregó.

El titular de Colihue, además, defendió el trabajo de la narrativa dibujada y llamó a no caer en la pacatería. "Si una situación de violencia, narrada de la forma que sea, puede ser considerada promoción de la violencia (homicidio, abuso o lo que sea), habría que sacar de circulación la mayor parte de la literatura policial. Con el mismo criterio habría que considerar a Bram Stocker, autor de Drácula, promotor del vampirismo", señaló.



REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015Narcotráfico