Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Sergio Massa y Malena Galmarini bailaron cumbia para festejar el triunfo

Política

El comando de campaña del flamante ganador de la elección en la provincia de Buenos Aires pasó de la calma a la euforia

Por   | LA NACION

"Con las manitos bien ahí, ahí", pidió a los presentes Pablo Lescano, líder de Damas Gratis , desde arriba del escenario montado en el salón del complejo Pipa, ubicado atrás del Puerto de Frutos, en Tigre. Quien lo abrazaba era el intendente del municipio, Sergio Massa, quien festejó al ritmo de la cumbia villera el rotundo triunfo de su espacio, el Frente Renovador, en la provincia de Buenos Aires.

Fue el punto cúlmine de una jornada ciclotímica que se vivió en el búnker massista, que pasó sin escalas de la calma de la tarde a la euforia de la noche por la contundente victoria en el principal distrito electoral del país. "Hasta la próxima, nos vemos en octubre", soltó un entusiasmado Lescano, que se enfundó en una remera de Tigre, el club local, del cual Massa es hincha.

Antes de la medianoche, Malena Galmarini, esposa del precandidato a diputado nacional , sacó a bailar al ganador al compás de Damas Gratis ante un salón repleto.

En el complejo Pipa, en Tigre -donde jugó el tenista suizo Roger Federer-, el massismo armó una fiesta con música para todos los gustos. Sonaron temas de rock nacional para armonizar la espera de los resultados y de reggaeton y cumbia para los festejos. También hubo lugar para los típicos cánticos de cancha. El polémico insulto que la mujer de Massa le propició al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, en un pasillo de un canal de televisión, la semana última, inspiró una canción que sonó en boca de militantes durante toda la noche.

Algunos globos rojos, amarillos y negros, los colores del Frente Renovador, resaltaban entre la gente. Banderas argentinas y una pantalla gigante en el escenario, televisores planos, sillones blancos, afiches con la fórmula "+ a" y escasos bombos y platillos completaban la escena. El catering para los asistentes fue clásico: pizzas, empanadas y gaseosas.

Durante la tarde, el lugar no parecía un comando de campaña. Sin clima de triunfo ni de derrota, pocos candidatos y dirigentes políticos se mostraban en el complejo Pipa. Los primeros en arribar fueron Miguel Peirano, Miguel Angel Toma y Eduardo Amadeo. Luego, comenzaron a llegar, en cuentagotas, las figuras del Frente Renovador. El ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), José de Mendiguren, el ex jefe de gabinete Alberto Fernández y Felipe Solá fueron asediados por la prensa apenas asomaron sus narices por el búnker. Nadie se animaba a arriesgar un resultado, con excepción de Claudio Ambrosini, histórico vocero de Massa, quien auguró un triunfo sin sobresaltos.

El intendente de Tigre, su esposa y sus hijos arribaron al lugar a la noche. Se dirigieron por un pasillo hasta el salón VIP, donde los precandidatos aguardaban los resultados oficiales de la elección.

El tigrense aguardó hasta último momento para que la presidenta Cristina Kirchner admitiera la derrota desde el Hotel Intercontinental. Pero el gesto no llegó. Pasadas las 22.30, con menos de un veinte por ciento de las mesas escrutadas, un sonriente Massa salió al escenario y se paró, firme, frente al atril. El público, una mezcla de seguidores del Frente Renovador, funcionarios de Tigre, hinchas del club local y dirigentes sociales y políticos, tarareó la versión de Los Piojos del himno nacional.

 
 

Eufórico, el intendente de Tigre pidió a los votantes de la provincia de Buenos Aires que lo acompañen en las legislativas de octubre para "construir un futuro".

Volaron papelitos rojos, amarillos y negros. Sonaron los acordes de un tema de Damas Gratis. Con Malena, sus hijos y el resto de los candidatos del Frente Renovador, Massa se mostró exultante. Era tiempo de festejos en el búnker ganador..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015NarcotráficoMundial de Básquet