Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El primer ministro de Noruega conduce un taxi para sondear opiniones

El Mundo

La iniciativa es parte de la campaña electoral del Partido Laborista, que enfrenta una dura elección con los conservadores; el video fue furor en las redes sociales

El primer ministro noruego, el laborista Jens Stoltenberg, ha agitado la recién iniciada campaña electoral con un vídeo en el que ejerce de taxista por un día y que se ha convertido en un éxito en las redes sociales.

Vestido con uniforme, gafas de sol y con un carné de chófer en la solapa, Stoltenberg recorrió de incógnito una tarde de junio las calles de Oslo haciéndose pasar por taxista para charlar con los pasajeros, que acabaron por reconocerlo, sobre asuntos cotidianos y de política.

El vídeo, grabado con cámara oculta, forma parte de un proyecto ideado por una firma publicitaria, que se ocupó de contactar a parte de los pasajeros sin revelarles quién sería el conductor, mientras que otros fueron escogidos de forma casual.

En menos de 24 horas, la grabación ha recibido más de 350.000 visitas en la página del Partido Laborista noruego en su canal YouTube y ha atraído la atención internacional por lo inusual.

"Es importante para mí oír qué opina la gente en realidad. Y si hay un lugar donde la gente realmente dice lo que piensa por encima de todo es en un taxi", dice Stoltenberg en el vídeo.

La idea es usar las grabaciones para un vídeo electoral, siempre que los pasajeros den su consentimiento sobre una experiencia que el líder laborista ha calificado de "fantástica" y que lamentó que durara sólo una tarde.

Los medios noruegos han alabado el ingenioso truco del partido en el poder para atraer la atención en la campaña para las elecciones legislativas del 9 de septiembre, aunque algunos no han dejado de criticar lo que consideran un intento desesperado por remontar unos sondeos muy adversos.

Una encuesta difundida hace unos días por la televisión pública NRK coloca a los cuatro grupos de la oposición de derecha con casi veinte puntos de ventaja frente al centroizquierda e, incluso, el Partido Conservador y el ultranacionalista Partido del Progreso podrían bastarse para lograr la mayoría absoluta juntos.

Situación política

El Partido Laborista, que gobierna desde 2005 con Stoltenberg al frente, podría perder su condición de fuerza mayoritaria, que los sondeos otorgan a los conservadores de Erna Solberg.

El desgaste en el poder pesa por encima de la buena situación económica de Noruega, que, amparada por los sólidos ingresos procedentes del gas y del petróleo, ha esquivado en buena medida los efectos de la crisis que afecta al resto de Europa.

Ni siquiera los elogios unánimes que Stoltenberg recibió por su actuación tras los atentados de hace dos años en Noruega, en los que murieron 77 personas, parece convencer a sus compatriotas, que también vieron cómo la tragedia dejó al descubierto importantes deficiencias en materia de seguridad.

El vídeo de Stoltenberg se enmarca en una campaña electoral en la que el Partido Laborista, tradicional dominador de la política noruega, ha apostado todo para lograr la remontada.

Nunca antes había movilizado a sus bases como ahora para realizar medio millón de visitas a casas particulares, doblar el número de rosas repartidas por las calles e involucrar a sus candidatos en más de mil actos electorales.

A la espera del resultado concreto de la apuesta laborista, Stoltenberg, de 54 años, ha logrado de momento acaparar la atención con un golpe de efecto..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdouts