Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El acusado del triple crimen de Benavídez ratificó que "estaba poseído" durante la masacre

"Yo no hice nada", insistió a la prensa Juan Carlos Cardozo, antes de entrar a los tribunales; hoy empieza el juicio por los asesinatos de la hija, la hermana y la abuela de su ex mujer

Jueves 15 de agosto de 2013 • 14:19
0

El acusado del triple crimen cometido hace casi un año en la localidad bonaerense de Benavídez afirmó esta mañana que no hizo "nada" y ratificó que estaba "poseído" cuando cometió la masacre, al entrar a los tribunales de San Isidro donde comenzará el juicio en su contra.

"Yo no hice nada", contestó a los periodistas Juan Carlos Cardozo, de 25 años, al bajar del vehículo penitenciario en el que se lo trasladó, y cuando se le preguntó si le había dicho a su pareja que estaba "poseído" al momento del hecho, contestó: "Sí señor".

Sobre las declaraciones de Cardozo y la conducta de su ex pareja, Romina Martínez, que lo perdonó y hoy se encuentra embarazada, se manifestaron algunos familiares, minutos antes de que comenzara la primera audiencia.

"Quiero que le den perpetua", señaló Anabela, prima de Romina. "Le mataron a la hija, la hermana y la abuela. No encontramos qué es lo que le pasa. Está manejada por él y su familia. Lo primero que dijo fue que no lo iba a perdonar y, sin embargo, hoy está embarazada de él", cuestionó en diálogo con C5N. Enseguida, añadió: "No sé qué quiere defender porque todas las pruebas están en contra de él".

Más tarde, Paola Martínez, hermana de Romina, arremetió contra la mujer y la tildó de "cómplice" de esta situación. "Lo planearon juntos", dijo. "Ella no quería a su hija. No está bien", enfatizó.

Romina, otra víctima

Cuando Romina dio a conocer que estaba embarazada de Cardozo, Alberto Linares, coordinador de Victimología del Ministerio de Justicia de la Nación, explicó que "la chica también es una víctima a la que el imputado desequilibró cuando mató a su hija, su hermana y su abuela".

"Hace unos meses, se fue a vivir a la casa de su suegra. Yo creo que la están manipulando, que están tratando de desviar el eje, no creo que lo haya perdonado porque ella se salvó de que no la matara porque no estaba en la casa de la abuela", aseguró Linares.

Agregó que en varias entrevistas que tuvieron, Romina lamentaba la pérdida de su hija, lloraba por ella y sus otros familiares, y sobre el imputado consideró que "la fue a matar y terminó matando a toda la familia".

El caso

El triple crimen ocurrió el 27 de agosto de 2012 en una casa de la calle Uruguay 633, de Benavídez, partido de Tigre, cuando Cardozo, de 25 años, fue a buscar a su pareja, Romina Martínez, de 27, quien lo había abandonado una semana antes, y mató a puñaladas a la abuela de la chica, Nilda Ludovica Ham, de 76, a otra hija de Romina, Marisol, de 6, y finalmente a la hermana, María Florencia Martínez, de 15.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas