Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Opinión

Un retroceso generado por los errores del Gobierno

Política

Por   | Para LA NACION

Transcurrida una semana de las elecciones primarias, abiertas, simultaneas y obligatorias, empiezan a quedar en evidencia los cambios producidos en el país y los que sucederán en el futuro cercano.

Los votos confirmaron lo que los estudios de opinión pública venían señalando hacía tiempo. La sociedad les ha ido retirando apoyo a la Presidenta y al Gobierno. Desde que Cristina Kirchner obtuvo el 54% de los votos, hace poco más de 20 meses, muchos traspiés se sucedieron en materia económica, política y de gestión. La Presidenta se enfrentó con gobernadores peronistas, como José Manuel de la Sota, Daniel Peralta o el propio Daniel Scioli, y rompió su acuerdo estratégico con Hugo Moyano, por lo que un sector importante del sindicalismo pasó a ser opositor. Se produjeron gravísimas denuncias de corrupción contra el vicepresidente y otros allegados del círculo presidencial. Además, la Presidenta fue desperonizando su gobierno y La Cámpora tomó un rol relevante en la configuración del poder; se enfrentó públicamente con miembros de la Corte Suprema y gran parte de la Justicia (anulando, así, uno de los logros más destacados por la sociedad de su propia gestión); continuó su escalada contra los medios de comunicación; nombró jefe del Ejército a un general cuyo ascenso fue desaconsejado por el propio CELS y ninguneó las protestas sociales y los cacerolazos de fines de 2012.

Las tragedias ferroviarias y la inundación de La Plata dejaron en evidencia el déficit en materia de transporte e infraestructura. El acuerdo a las apuradas con Irán reconfiguró en un soplo la política exterior argentina y las promesas de lograr avances por Malvinas quedaron en la nada.

Adicionalmente, la economía se frenó y la inflación no dejó de crecer, se perdieron reservas, se prohibió la compra de dólares y se restringieron las importaciones. Fracasaron los congelamientos de precios y el blanqueo de capitales. Se estancó la creación de empleo y la agresiva estatización de YPF no parece haber contribuido a solucionar el creciente déficit energético que tiene el país.

Así, el kirchnerismo pasó del 54% al 31% de los votos, lo que lleva su apoyo electoral de regreso a 2009.

Otro elemento que dejaron en claro las PASO es que no sólo no hay ya posibilidades ciertas de una reforma constitucional, sino que su sola insinuación por parte de sectores del oficialismo carecerá de credibilidad. Sin reforma y sin su amenaza, los tiempos de la Presidenta se acortarán. La discusión por 2015 empezará rápidamente y el Gobierno tendrá que negociar algún acuerdo con Scioli o diseñar una estrategia para generar una propuesta de sucesión que tenga, al menos, algún viso de potencialidad.

La elección produjo, además, un mapa de figuras con vistas al futuro del país. Julio Cobos, Hermes Binner, Mauricio Macri y Lilita Carrió tendrán un rol relevante en los próximos años. Pero el principal ganador fue, sin duda, Sergio Massa. Hasta antes de las elecciones, era uno de los políticos de mejor imagen, pero mantenía un nivel alto de desconocimiento en el interior y existía un importante grado de superficialidad en relación con lo que se sabía de él. Eso quedó atrás.

Massa optó por el camino más difícil en términos electorales. En vez de armar un frente claramente opositor (que incluyera, entre otros, a Francisco de Narváez), prefirió ir por una vía intermedia, a riesgo de quedar desdibujado por la polarización K/anti-K.

A su vez, Massa generó un armado político que le da un gran nivel de sustentabilidad y proyección. En nueve de los 24 partidos del Gran Buenos Aires, el Frente Renovador contó con intendentes aliados. En ellos, el kirchnerismo perdió el 9% de los votos con respecto a 2009 (en los restantes 15 municipios el resultado cayó sólo 0,9% ). Las mayores mermas ocurrieron en Tigre (-23%), Malvinas Argentinas (-19%), Almirante Brown (-12%) y San Fernando (-10%). Además, la Presidenta retrocedió fuertemente en tres municipios gobernados por intendentes propios: José C. Paz (-13%), Ezeiza (-8%) y Moreno (-7%).

Los intendentes tienen un contacto con la realidad cotidiana y un nivel de cercanía con la gente mucho mayor que la Presidenta. ¿Será por eso que ellos sabían cómo venía la mano y la sorpresa e incredulidad quedaron sólo en la cumbre del poder?.

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico