Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El Consejo de las Américas, entre el discurso k y los dardos de la oposición

Política

Daniel Scioli, Débora Giorgi y Miguel Galuccio defendieron la gestión kirchnerista; luego llegó el turno de Francisco De Narváez, Margarita Stolbizer y Sergio Massa, quienes remataron con duras críticas

Por   | LA NACION

 
 

Números, elogios y críticas. Más números, más elogios y más críticas. La décima conferencia organizada por el Consejo de las Américas y la Cámara Argentina de Comercio en la ciudad de Buenos Aires, que se desarrolló hoy en el Hotel Alvear Palace con el título "Argentina: perspectivas económicas y políticas", fue escenario de una catarata de elogios de funcionarios y gobernadores kirchneristas a las propias gestiones. En el mismo espacio, con minutos de diferencia, la oposición hizo su despliegue de críticas.

El encuentro concentró a muchos dirigentes de peso, que en otras oportunidades habían tenido diálogo y hasta negociaciones electorales. Sin embargo, en esta oportunidad, no hubo saludos, por ejemplo, entre Mauricio Macri y Daniel Scioli, entre Sergio Massa y Macri, o entre Scioli y Massa. Todos se retiraron del Alvear apenas terminaron de hablar.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, el CEO de YPF, Miguel Galuccio, y los gobernadores de Buenos Aires, Daniel Scioli, y de Chaco, Jorge Capitanich, dieron cuenta de un país y de dos provincias con infinitos logros para destacar.

De lo formal al discurso kirchnerista

La conferencia, dividida en tres sesiones, empezó a las 9, con las palabras de Susan Segal, presidenta y CEO del Consejo de las Américas, de Eduardo Eurnekian, vicepresidente de la Cámara Argentina de Comercio, y de Mauricio Macri, jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

La primera sesión incluyó un panel, "Nuevas tecnologías e innovaciones en educación en América latina". La oradora inaugural fue Kathleen Kennedy Townsend, asesora especial del Departamento de Estado de Estados Unidos. Participaron Alberto Bustamante, director de educación para América latina de Microsoft, y Silvina Gvirtz, directora ejecutiva de Conectar Igualdad. El moderador fue Rubén Ramírez, director del Banco de Desarrollo de América latina.

Hasta ese momento, la conferencia se desarrolló dentro de los plazos previstos. A continuación, la ministra de Industria, Débora Giorgi, subió al escenario, flanqueado a uno y otro lado por las banderas argentina y estadounidense. No se quedó frente al atril, sino que se acercó a una de las pantallas gigantes.

Giorgi dio números y más números. Apenas comenzó, dijo que hablaría del futuro, aunque durante su exposición se dedicó más a mostrar los logros de la gestión kirchnerista que a dar a conocer los planes a futuro.

"El crecimiento industrial de la Argentina desde 2007 supera ampliamente el de Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil y México", dijo. También ponderó los niveles de empleo de nuestro país y resaltó que Estados Unidos y España "están lejos" de los números pre-crisis.

La ministra de Industria mencionó un Estado presente, la solvencia fiscal y la articulación de lo público con lo privado como los factores que ayudaron al crecimiento de la Argentina. "Nuestras cuentas muestran una fortaleza mucho mayor que otros", aseguró.

Cada orador tenía quince minutos para hablar, pero Giorgi se extendió. Apenas terminó, subió al escenario el CEO de YPF, Miguel Galuccio, quien defendió con énfasis el acuerdo que la empresa estatizada firmó con la petrolera estadounidense Chevron, resistido por amplios sectores.

Los "Chevrones" de Galuccio

Galuccio explicó que la Argentina tiene los recursos para potenciar la producción de petróleo y gas, pero que necesita inversión. "El shale es lo que Dios nos dio para comer", lanzó. Dio números de la cantidad de personas y equipos destinados a la exploración y explotación de Vaca Muerta y justificó así el acuerdo con Chevron. "Necesitamos muchos Chevrones en la Argentina", agregó.

Hacia el final, el ingeniero que está a cargo de la YPF estatizada dijo que discutir o poner en duda la soberanía argentina por el acuerdo con Chevron es "un insulto a la inteligencia de los argentinos" o, por lo menos, a su inteligencia.

La agenda original de la conferencia preveía una pausa de café entre la exposición de Galuccio y la siguiente, la del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, pero el retraso trastocó el plan. La pausa de café quedó para después y Scioli subió al escenario apenas terminó el CEO de YPF.

Scioli, con la camiseta puesta

Fiel a su estilo, Scioli habló de logros y desafíos e hizo hincapié en la responsabilidad. Al principio de su discurso se proyectó un video sobre la provincia de Buenos Aires, "un mundo de oportunidades para invertir".

El gobernador bonaerense destacó dos veces que muchos de los presentes en la conferencia en el Alvear estuvieron ayer en Río Gallegos con la presidenta Cristina Kirchner, en el llamado a un "gran acuerdo social".

Apenas terminó Scioli, el mandatario de Chaco, Jorge Capitanich, se acomodó detrás del atril. Dio muchos datos de la provincia, elogió el crecimiento, el avance, y agradeció el apoyo de la Presidenta.

Luego fue el turno del gobernador de Santa Fe, el socialista Antonio Bonfatti. "A los conflictos no hay que negarlos", dijo. Pidió una justicia independiente, que "no deje impunes actos delictivos o violentos", y planteó que sólo así podrá llegarse a una convivencia social. También habló de trabajar para crear un sentido de pertenencia, "incluyendo a los pueblos originarios, a los que hablan otras lenguas, a las minorías".

La oposición tiró sus dardos

Las primeras palabras de la oposición llegaron de Francisco de Narváez. "Vengo a hablar del futuro", dijo. El diputado, quien busca renovar su banca en las elecciones de octubre, presentó un "acuerdo de compromisos básicos".

Margarita Stolbizer fue la más terminante. "Gobernabilidad no es mantenerse en el poder ni decir a cada uno lo que quiere escuchar. Gobernabilidad es gobernar bien", lanzó. También pidió una economía dinámica. "No es inteligente el Estado que genera una economía subsidiada en todos los sectores", criticó.

El último orador fue el intendente de Tigre y primer candidato a diputado del Frente Renovador, Sergio Massa. "Quiero abstraer el proceso electoral. Discutimos con mucha intensidad en los procesos electorales y después no transformamos esas discusiones en políticas de Estado", fue lo primero que dijo.

"El camino de la Argentina es la inversión, y para eso se necesita confianza", planteó. Massa pidió "un diálogo sincero con todos los sectores" y dijo que el desafío más grande del país es "dejar de mirar atrás".

Cuando el tigrense terminó, la conferencia llegó a su fin, y con eso, la tan esperada pausa de café. Después de horas y horas sentados, la sala de prensa se colmó de hombres y mujeres en busca de algo para tomar y comer..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerYPF estatalInseguridadElecciones 2015