Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El ranking ATP, ese invento que marcó el mundo del tenis, cumple 40 años

Hace cuatro décadas se publicaba por primera vez la clasificación oficial del circuito profesional, el sistema que, con aciertos y polémicas, determina los movimientos de los jugadores

Viernes 23 de agosto de 2013 • 07:13
SEGUIR
LA NACION
0
Histórico: el primer ranking oficial de la ATP; el rumano Nastase, el primer número 1
Histórico: el primer ranking oficial de la ATP; el rumano Nastase, el primer número 1. Foto: ATPworldtour.com

Desde hace 40 años es una referencia ineludible para determinar quiénes son los mejores del mundo de las raquetas. El ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) cumple ya 40 años. Controvertido a veces, reflejo de la actualidad en otras, la clasificación semanal ya es una marca establecida; sus números marcan una posición, pero también pueden ser un objetivo, un sueño o un límite por superar. Hoy, el número 1 del mundo es Novak Djokovic; cuatro décadas atrás, el que estaba al tope era Ilie Nastase. Y, en todo este lapso, enormes jugadores pasaron por sus listas semanales.

Pero para llegar hasta este sistema de clasificación pasó bastante tiempo. A pesar de que el profesionalismo desembarcó en el universo del tenis en 1968, no fue hasta cinco años después que se sentaron las bases definitivas. Como sucede en cualquier deporte, siempre estuvo presente la necesidad de establecer, de un modo concreto, un escalafón que estableciera los mejores de la disciplina, aun dentro del contexto amateur que por décadas acompañó al tenis. El ranking semanal, hecho por computadores, aportaría una cuota de modernidad acorde con el crecimiento cada vez más sostenido de este deporte.

En los primeros años del siglo XX, las clasificaciones las realizaban los diarios y publicaciones especializadas. Se considera que un periodista inglés, Arthur Wallis Myers, del Daily Telegraph, fue el primero en hacer un ranking anual masculino durante los años 20, en la revista The Field. Desde luego, había muchos menos torneos, pero Wimbledon ya era reconocido como el principal certamen, y de manera tácita, se entendía que los que llegaban a las instancias decisivas en el Grand Slam británico eran al mismo tiempo los mejores de la temporada. John Olliff y Lance Tingay, también del Daily Telegraph, siguieron los pasos de Myers, y de hecho, años después, la Federación Internacional de Tenis (ITF) tomó como válidas esas clasificaciones. Entre esas listas anuales aparecen representantes argentinos: Enrique Morea, considerado número 10 del mundo en 1953 y 1954. María Terán de Weiss (10» en 1950) y Norma Baylon (7» en 1966). Pero también vale destacar que, en muchas ocasiones, los jugadores top se convertían en profesionales, se embarcaban en giras por todo el mundo, y ya no podían competir en los grandes torneos, con lo cual también dejaban de ser incluidos en los rankings no oficiales; el ejemplo más concreto es el australiano Rod Laver, que ganó dos veces el Grand Slam (1962 y 1969), pero no pudo jugar los cuatro grandes entre 1963 y 1967.

Aquel primer ranking tenía al tope a Nastase, con un average de 17, con 136 puntos reunidos en ocho torneos; es decir, se tomaba el promedio de lo acumulado sobre lo disputado; en los noventa, el sistema pasó a tomar solamente los mejores resultados de cada jugador. Guillermo Vilas, el primer argentino en esa nómina, ocupaba el puesto 27°; bastante más atrás, aparecía Tito Vázquez (102°). Con el tiempo, Vilas sería eje de una controversia, ya que, para muchos, el zurdo fue el mejor del mundo en 1977, y de hecho la revista World Tennis lo eligió como tal, con el Gran Willy vistiendo la camiseta con el 1, pero la ATP nunca lo reconoció como líder, a pesar de los 16 títulos ganados (incluidos dos Grand Slams) y el récord de 46 triunfos seguidos en esa temporada.

Apenas 25 jugadores llegaron al número 1, acaso como un ícono de que sólo uno entre millones puede aspirar a semejante logro. Roger Federer, con 302 semanas, es el que más tiempo reinó en el circuito, seguido por Pete Sampras (286); como contrapartida, Carlos Moya sólo ocupó el primero puesto dos semanas, y Patrick Rafter, apenas una. Eso, en cuanto a los jugadores top. Pero lograr el primer punto de ATP ya tiene un enorme valor. Desde afuera puede parecer sencillo, pero hay que recorrer un larguísimo sendero para llegar hasta allí, para ingresar en esa lista, por la que desfilan desde los obreros de la raqueta hasta los que escriben la historia en cada impacto.

El serbio Novak Djokovic, el 25º número uno de la historia
El serbio Novak Djokovic, el 25º número uno de la historia. Foto: AFP

Cómo funciona la clasificación

El ranking de un jugador se establece por semana, de acuerdo con los 18 mejores resultados logrados en las últimas 52 semanas; y su primera utilidad es la de determinar el corte de ingreso en los torneos. En el caso de los top 30, se cuenta obligatoriamente lo que sumen en los cuatro Grand Slams y ocho de los nueve Masters 1000, y al menos 4 torneos de serie 500; si no los disputan, no suman. En los extremos: el campeón de un Grand Slam suma 2000 puntos; para lograr 1, hay que ganar la primera rueda de un Future (la menor de las categorías del tour).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas