Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La compu

Un consejo que te va a dejar sin computadora

Tecnología

Me había escrito una lectora consultándome si era cierto lo que le había dicho su técnico, esto es, que "no convenía instalar las actualizaciones de seguridad de Windows porque eran perniciosas para el equipo". Sic.

La respuesta simple es: no, es un disparate, y uno peligroso. Para el usuario no experto, mi mejor consejo es poner las actualizaciones del sistema (cualquiera que sea, no sólo Windows) en automático.

Ahora, ¿es posible que una actualización deje maltrecho un sistema? La respuesta es sí, es posible. Pero tan posible como sacarse la lotería. Es una en un millón. Hagamos dos millones. Es posible, pero muy improbable.

Estadísticamente, lo sé, algún lector habrá sufrido percances por culpa de una actualización. Pero no es la norma. Todo lo contrario.

Por lo tanto, las actualizaciones deben instalarse, sobre todo las críticas. ¿Por qué? Porque corrigen vulnerabilidades que permiten a los delincuentes informáticos atacar el sistema. No es asunto menor. Los piratas hoy no buscan dañar la máquina, sino robar datos sensibles (contraseñas bancarias, números de tarjeta de crédito) o, todavía más diabólico, vincular tu computadora con una red robot que se dedica a distribuir spam, virus o cosas aún más ilegales.

Por sí mismas, las actualizaciones críticas no evitan un ataque informático, pero contribuyen mucho a reducir su incidencia. Para completar el esquema de defensa hacen falta también una cuota no menor de prudencia, un antivirus y un firewall. Y adiviná qué. Los mismos que aconsejan no instalar las actualizaciones también recomiendan no usar un firewall "porque es innecesario". Claro, ésa debe ser la razón por la que Linux trae -prácticamente desde siempre- un firewall integrado al núcleo del sistema (el kernel , en la jerga). Es porque no hace falta, lógico.

Es 100% falso que las actualizaciones dañen sistemáticamente a las computadoras. Entonces, ¿por qué algunos técnicos (que deshonran el oficio, francamente) aconsejan no instalarlas? Simple: porque ese Windows que pusieron en tu computadora es pirateado.

¿Qué relación hay entre una cosa y otra? ¿Acaso no se pueden instalar las actualizaciones críticas en un Windows pirateado? Sí, pero es más complicado.

Igual, eso no es lo que le preocupa al sujeto. Lo que le preocupa es que cuando intentes instalar los upgrades Microsoft te va a informar de que tu copia de Windows no es legítima y ahí te vas a empezar a hacer preguntas. Preguntas para las que no existe una respuesta aceptable.

Windows siempre fue un producto caro. Por esto, muchos clones de escritorio vienen con un Windows que, mágicamente, no añade costo a la máquina. Lógico. Es pirateado. El argumento, nunca explicitado, es que ésta es la única forma de ser competitivos. Sí, todo bien, pero siempre alguien paga el precio. En este caso, los usuarios, en especial los menos conocedores y los de menor poder adquisitivo. El que puede pagarse una Mac o un equipo de marca, tiene su licencia en regla y no padece estos problemas.

La única forma competente de resolver este dilema es instalando un sistema operativo más accesible o comprando una licencia de Windows. Pero de eso no se habla, no se le da al usuario la opción de adquirir un Windows. Ni hablemos de colocar un Linux. Sale la copia pirateada, normalmente una versión preliminar, más el consejo de no usar las actualizaciones. Una vergüenza.

Es cierto que Linux fue durante mucho tiempo bastante hermético para las personas sin experiencia técnica. Pero eso ha cambiado de forma notable en los últimos años. Las distribuciones de Ubuntu ( www.ubuntu.com ) y Mint ( www.linuxmint.com ) son gratis, potables para la mayoría de los usuarios y traen todo lo que se necesita para trabajar y usar la Web. Podés emplear tu Windows actual para obtener un Ubuntu o un Mint y crear el CD o el pendrive para instalarlo. En la versión online de esta columna, las instrucciones.

De hecho, podés conservar tu Windows hasta sentirte seguro de que te llevás bien con Linux. A propósito, Linux (como cualquier otro software en este planeta y sus alrededores) también se actualiza y también es menester instalarle esos upgrades. Y por los mismos motivos: corregir vulnerabilidades, mejorar el rendimiento y la estabilidad y añadir funciones. La enorme diferencia es que no tenés que pagarlo y que no hay restricciones de ninguna clase para su uso. Por eso se llama software libre..

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015Narcotráfico