Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Elecciones 2013 / La nueva escena política luego de las primarias

En una semana clave para la ley de medios, el oficialismo agita la idea de un plan desestabilizador

Política

En las conversaciones de la intimidad de Olivos, Cristina Kirchner y sus principales funcionarios se muestran convencidos de que está en marcha un "golpe institucional" de los medios, la Justicia y la oposición, que buscarían ampliar la derrota de las primarias en las elecciones legislativas del 27 de octubre próximo y que en ese escenario la Presidenta no podría gobernar en los dos años hasta 2015.

"Ésta es una premisa ideológica del Gobierno. Cristina por ahora no lo dice en público, porque mostrará una imagen más conciliadora por la campaña, pero sí sus funcionarios. Nos quitan instrumentos para gobernar", confiaron a LA NACION altas fuentes gubernamentales.

La hipótesis de Cristina se fundamenta en tres pilares: a) los medios de prensa, en especial el Grupo Clarín, tienen un manejo que falsea la realidad, confunde a la gente y la induce a votar en contra de sus propios intereses y de un gobierno beneficioso; b) la embestida de la oposición: algunos candidatos advirtieron que si ganan en octubre y obtienen la mayoría, buscarán arrebatarle al kirchnerismo la presidencia de la Cámara de Diputados. Eso le quitaría el control del Parlamento; C) el cuadro conspirativo se completó con varios fallos judiciales adversos al Gobierno. "El Poder Judicial se toma revancha de la democratización de la Justicia y quiere quitar gobernabilidad", dicen en Balcarce 50.

Por ello, pasado mañana se comenzará a librar una batalla clave para Cristina: la Corte Suprema reunirá en audiencia pública al Gobierno y al Grupo Clarín para resolver la validez de la ley de medios. Esa ley ordena dividir al multimedio, que planteó la inconstitucionalidad de la norma.

La sospecha en la Casa Rosada es que la Corte Suprema podría dictar antes de las elecciones de octubre un fallo salomónico, pero que termine beneficiando al grupo, que no debería desprenderse de la mayoría de sus licencias en los tiempos que pretende Cristina Kirchner, según confiaron en la Casa Rosada.

La preocupación de Olivos por una supuesta desestabilización de Clarín la expresó el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. "El grupo Magnetto-Clarín pretende gobernar el país", dijo anteayer. Y agregó que "es el verdadero condicionante de la política argentina". También aventuró que habrá "nuevos ataques" de ese multimedio al Gobierno. En Río Gallegos, la Presidenta sobrevoló esa lógica. "Sueño con una Agentina bien informada en la que no metan el perro diciendo que es gato", aseguró.

"Clarín, la Justicia y la oposición buscan ampliar la diferencia electoral en octubre y eso dejaría debilitada a Cristina. En la Argentina los gobiernos que perdieron las elecciones de medio término se tuvieron que ir antes de terminar su mandato", razonó un funcionario muy cercano a la Presidenta. Es la convicción de varios funcionarios del ala radicalizada del cristinismo: Carlos Zannini, Oscar Parrilli, Juan Manuel Abal Medina y los jóvenes de La Cámpora, entre otros. El riesgo de ese discurso: construir una profecía autocumplida.

¿No hay margen para negociar con la oposición ejes de consenso hasta 2015? "No. Ambas partes defienden modelos incompatibles", respondió. Pero, en caso de que la gente vote por la oposición, ¿no es acaso el resultado del voto democrático? Hay tres explicaciones para negar esta tesis: 1) el Gobierno no fue claro en llegar con el mensaje. Cometió errores de comunicación. En buen romance, es la prensa la que engaña a la gente; 2) el modelo no hay que cambiarlo porque fue votado en 2011 por el 54% de los votos. Instalará que una derrota del kirchnerismo equivaldría a un riesgo para la democracia; 3)hubo problemas en la economía, desaceleración del crecimiento y problemas sociales, y se perdieron alianzas políticas clave en el peronismo y en el sindicalismo.

La Presidenta reafirma hacia afuera la tesis del complot de la prensa. Pero hacia adentro buscará cambios económicos, con suba del mínimo no imponible de Ganancias y gravando la renta financiera. Y en política buscará crear listas colectoras locales para ayudar a los candidatos nacionales.

Más allá de las denuncias de corrupción en los medios y en la Justicia, varios fallos judiciales inquietaron en Olivos. La Corte Suprema, por caso, frenó el 7 de diciembre la ley de medios con una medida cautelar. La Corte también tumbó la reestatización del predio de La Rural e invalidó la "democratización de la Justicia", Además, la Cámara de Apelaciones de Nueva York obligó a la Argentina a pagar deuda en default y la Justicia Federal revocó multas que Guillermo Moreno puso a consultoras privadas. "La Justicia le quita herramientas para gobernar", aseguraron en Balcarce 50..

TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini