Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Pagaron US$ 100.000 de rescate para liberar a un joven secuestrado

Seguridad

Ocurrió en Mar del Plata y la víctima es el hijo de un reconocido empresario de esa ciudad; entre tres malvivientes lo subieron a los empujones a un auto a plena luz del día cuando salía de la facultad

Por   | LA NACION

MAR DEL PLATA. - Lo esperaron en inmediaciones de la universidad privada de la que es alumno y a la que concurre a diario. A media mañana y a los empujones, según contaron algunos testigos, lo ingresaron por la fuerza en un automóvil y lo mantuvieron cautivo durante varias horas. Al joven estudiante, de 23 años y miembro de una familia con larga tradición empresarial en la ciudad, recién lo liberaron cuando se pagó un rescate que sería inédito para esta ciudad por su magnitud: casi 100.000 dólares, según dejaron trascender fuentes de la investigación.

La víctima -cuya identidad se mantiene en reserva- no sufrió lesiones y fue abandonada unas horas después del pago del rescate en un predio descampado que está en las cercanías del estadio Mundialista, en el Parque Municipal de los Deportes.

Hasta anoche la policía sólo había logrado dar con el vehículo utilizado por los secuestradores, un Volkswagen Golf que dejaron abandonado una vez que completaron la operación.

La unidad era sometida anoche a todo tipo de peritajes en busca de huellas o de pistas que sumen indicios que puedan permitir la identificación de los delincuentes.

El caso quedó en manos del fiscal federal Pablo Larriera y en la investigación participa personal de Policía Científica y de la Delegación Departamental de Investigaciones, que ayer desplegaba sus medios para dar con los autores del secuestro, un delito muy poco frecuente en esta ciudad.

Fuentes con acceso a la pesquisa informaron que al joven lo capturaron en la zona de la esquina de las calles Olavarría y Gascón, a pocos metros del edificio de la Universidad Caece, donde cursa estudios en la carrera de Negocios.

El operativo que montaron los secuestradores a plena luz del día permitió que hubiera algunos testigos en condiciones de aportar datos para la investigación.

Todos coincidieron en un detalle: a punta de pistola y entre forcejeos, los delincuentes obligaron a su víctima a subir al VW Golf.

Según los dichos de los ocasionales testigos del secuestro, habrían sido tres los participantes directos del hecho. No había trascendido si actuaron encapuchados o a cara descubierta. Los investigadores no descartan que haya habido uno o más cómplices de apoyo en otro vehículo.

El fiscal mantiene reserva sobre el mecanismo de pago del rescate. Se pudo conocer que la cantidad de dinero exigida -mucho mayor que la finalmente pagada- se comunicó con llamadas telefónicas, medio utilizado también para negociar y acordar la entrega del dinero. Las fuentes aseguran que la suma entregada a los captores se aproximó a los 100.000 dólares, monto que combinaba billetes estadounidenses y pesos.

En Mar del Plata son pocos los antecedentes de secuestros extorsivos que se concretaron e intentaron en épocas cercanas. El más relevante tuvo como víctima a un empresario del rubro farmacéutico. El 7 de mayo último lo interceptaron cuando ingresaba su auto en un garaje en la zona de Juan B. Justo y Córdoba. Lo liberaron tras el pago de 30.000 pesos.

Más reciente, con cifras menores y logística más precaria, una banda cometió por lo menos cinco secuestros exprés entre mayo y julio último. Los cuatro integrantes, entre ellos una mujer y un menor de edad, cayeron tras cobrar e l rescate exigido a la familia de una joven embarazada.

Aunque la historia de esta modalidad delictiva tiene en Mar del Plata un triste y trágico antecedente. La víctima fue Guillermo Ibáñez, hijo del entonces dirigente gremial petrolero Diego Ibáñez.

Una banda lo secuestró el 6 de julio de 1990 y, sin llegar a cobrar el rescate, lo liquidó de un mazazo en la cabeza. Lo enterraron cuando aún estaba vivo.

Otros casos resonantes

Uno de los casos más cruentos y resonantes que ocurrieron en Mar del Plata tuvo como víctima a Guillermo Ibáñez, hijo del entonces dirigente gremial petrolero Diego Ibáñez. Una banda lo secuestró el 6 de julio de 1990 y tras una larga negociación y sin llegar a cobrar el rescate, lo asesinó de un mazazo en la cabeza. No murió en ese momento, pero falleció más tarde al ser enterrado cuando aún estaba con vida, según reveló la autopsia.

Fue desbaratada una banda que cometió al menos cinco secuestros entre mayo y julio pasados en Mar del Plata. Sus cuatro integrantes, entre ellos dos menores de edad, fueron atrapados al cobrar el recate por el secuestro de una mujer embarazada..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerTensión racial en Estados UnidosImpuesto a las GananciasSuperclásico