Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El impacto del cambio en Ganancias depende del nivel de ingresos

Política

El nuevo esquema define tres grupos de asalariados y deja sin beneficio a autónomos

Por   | LA NACION

El nuevo esquema del impuesto a las ganancias para asalariados y jubilados que ayer anunció el Gobierno tiene un impacto diferente, según se perciba un ingreso mensual bruto de hasta $ 15.000; de entre ese monto y $ 25.000, o de una cifra superior. Quienes están en este último grupo, junto con los trabajadores autónomos, son quienes no tendrán ningún beneficio: seguirán pagando el impuesto igual que hasta ahora.

Para definir quiénes están ubicados en cada escalón, se considerarán los salarios o haberes brutos cobrados entre enero y este mes, sin el medio aguinaldo ni cualquier compensación que no sea habitual, y se calculará el monto promedio, según explicaron anoche técnicos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en una reunión con periodistas. Según las normas vigentes, además de lo que un empleado puede ver en su recibo de sueldo, se toman en cuenta beneficios que otorga la empresa y que se reciben en términos no monetarios.

Los cambios regirán, según se especificó, a partir de los salarios de este mes que se cobren en septiembre. Se harán por decreto, en virtud de las facultades que el Congreso le otorgó al Poder Ejecutivo y que en la AFIP consideran suficientes.

Para quienes el ingreso mensual les resulte no superior a $ 15.000, no habrá descuento de Ganancias. Desde el punto de vista técnico, esto ocurrirá porque la deducción especial que se usa para definir si hay imposición o no se ajustará para que el tributo quede en cero. Esta medida lleva a que queden al margen del impuesto los solteros con un salario de entre $ 8360 (el más bajo alcanzado hasta ahora por la carga) y $ 15.000. En el caso de empleados con cónyuge y dos hijos a cargo, el beneficio será para quienes cobren entre $ 11.563 y la nueva base. Los cálculos de la AFIP indican que dejarán de tributar 1.298.383 asalariados y 98.985 jubilados, en total, 1.497.368 personas.

En un segundo grupo, el nuevo esquema ubica a las personas que tienen una remuneración mensual bruta promedio de $ 15.001 a $ 25.000. En este caso, los valores de las deducciones para el cálculo del impuesto se elevan un 20% y eso provoca que, en relación con lo que se pagaba hasta ahora, el monto del impuesto disminuya. Las deducciones son montos que se restan del ingreso personal neto de aportes a la seguridad social y, según la cifra resultante, se aplica una u otra alícuota dentro de una tabla con un esquema progresivo.

Las deducciones que en este caso se incrementan son la llamada ganancia no imponible, la deducción especial y las que contemplan cónyuge, hijos u otros familiares a cargo, según lo que permite la ley. Por caso, para un casado con dos hijos, cada mes se descuentan del ingreso neto, por estos conceptos y a los fines de calcular el impuesto, $ 10.396,80. Ahora se descontarán $ 12.476,16 y sobre el excedente se calculará el tributo.

¿Cuál será, en números absolutos, el efecto? Según algunos ejemplos que anoche se distribuyeron en la AFIP, un soltero con una remuneración bruta mensual de $ 16.000 pagaba, hasta ahora, $ 1486 por mes. Con las modificaciones pasará a tener una carga de $ 1092, es decir, $ 395 menos. Para el mismo nivel salarial, pero en el caso de un empleado casado y con dos hijos, se pasará de $ 759 a $ 304, es decir, $ 455 menos. Otro caso: con una remuneración de $ 22.000, el esquema vigente hasta ahora define un impuesto de $ 3241 para un soltero y de $ 2274 para quien declara cargas de familia. Con las modificaciones, esas cifras serán de $ 2729 y de $ 1647, respectivamente. En el primer ejemplo se pagarán $ 512 menos y en el segundo la diferencia es de $ 627.

Los ejemplos están hechos con la suposición de un mismo salario antes y después del cambio. La aplicación de subas determinadas por convenio o por decisión empresaria para compensar la inflación hacen que se modifique la ecuación. En los últimos años, la falta de una adecuación suficiente del esquema impositivo provocó, justamente, que hoy tributen salarios de similar poder adquisitivo a los que antes estaban exentos y que, además, se descuenten sumas proporcionalmente superiores tras la aplicación de una recomposición, es decir, de una suba nominal que no transmite mayor poder de compra.

En el grupo de quienes perciben salarios de entre $ 15.001 y $ 25.000, los funcionarios de la AFIP ubicaron a 699.016 trabajadores bajo relación de dependencia y a 33.033 jubilados.

En el caso de quienes trabajan en las provincias de La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Patagones, la suba de las deducciones para calcular el impuesto será de 30% en lugar de 20. En este caso dejarán de pagar 115.947 personas.

El efecto fiscal de todas las medidas fue calculado en $ 4495 millones sólo para 2013, si se suma también la suba del salario tope para el ingreso por hijo. Se cobrará ahora una asignación si el ingreso de ambos padres no supera los $ 30.000 y siempre que el de ninguno de los dos sea superior a $ 15.000. A partir del ingreso familiar de $ 7801 y hasta esos límites, se percibirán $ 110 mensuales por hijo menor a cargo.

En la proyección oficial, $ 2056 millones del efecto fiscal serían compensados por impuestos que se prevé crear por ley. El proyecto es que haya una alícuota de 15% a la compraventa de acciones y títulos que no coticen en bolsa. Además, se eliminará una exención que rige para personas físicas o jurídicas del exterior que compren acciones de empresas argentinas. Y se busca aplicar una tasa de 10% sobre los dividendos que las compañías argentinas paguen a sus accionistas..

TEMAS DE HOYAumento de la naftaDeclaraciones juradasCristina KirchnerPartido por la pazElecciones 2015