Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Los jóvenes de la tecnología se ven reflejados en el CEO de Microsoft

Tecnología

Tanto Steve Ballmer como Bill Gates han sido los responsables de relegar a históricas compañías del sector, pero tras el retiro del actual ejecutivo la firma es vista como una advertencia de los vertiginosos cambios en la industria

Por   | The New York Times

 
Steve Ballmer dejará de comandar Microsoft en un año. Foto: Archivo 
 

SAN FRANCISCO - Como joven ejecutivo en Microsoft, Steve Ballmer ayudó a derribar gigantes de la tecnología más viejos y de movimientos más lentos, como la Digital Equipment Corporation , Wang y Novell.

En estos tiempos le toca a Microsoft defenderse de los recién venidos, debatiéndose por competir en un mundo computacional que es cada vez más móvil y basado en una "nube" de computadoras conectadas por Internet, a las que muchos clientes acceden al mismo tiempo. Es todo parte del ciclo de vida inevitable para las compañías de alta tecnología. "Verse sacudido es la característica que define a esta industria", dijo Aaron Levie, CEO de Box, una compañía de almacenado de datos online. "Se puede incluso tener un casi monopolio como lo tenía Microsoft, y luego todo es redefinido".

Ballmer no tendrá que conducir a Microsoft al futuro; el viernes pasado anunció que se retira en un año . Pero jóvenes ejecutivos como Levie no se relamen por la salida de Ballmer. Saben bien que algún día -si es que tienen la suerte de ser tan exitosos como Ballmer- podrían enfrentarse al mismo problema.

Es rara la compañía de alta tecnología que logra prosperar de una generación tecnológica a otra. Solo unas pocas de las grandes -IBM, Intel y Apple- lo han hecho. Y aún no está claro si Microsoft tiene camino abierto

"Simplemente alimenta mi ya saludable sentido de paranoia" dijo Levie. Es rara la compañía de alta tecnología que logra prosperar de una generación tecnológica a otra. Solo unas pocas de las grandes -IBM, Intel y Apple- lo han hecho. Y aún no está claro si Microsoft tiene camino abierto para sumarse a esa lista de reyes multigeneracionales.

Ballmer estuvo estrechamente identificado con la revolución de la computadora personal, y luego con el software corporativo en servidores. Esas innovaciones le atrajeron a Microsoft el dinero y el talento necesarios para adaptarse a los inicios de Internet, con el navegador Explorer, y le permitieron diversificarse a los juegos online.

Lo que no pudo comprar para Ballmer, dice la joven generación en tecnología, fue una clara visión del futuro. Apple y Google han encabezado el desarrollo de los teléfonos inteligentes y una larga lista de compañías como Amazon.com han encabezado el desarrollo de la computación en la nube. Microsoft, mientras tanto, a menudo ha tenido que alcanzar a los líderes.

"Toda tecnología aspira a ser un legado" dijo Scott Dietzen, CEO de Pure Storage, una nueva empresa dedicada al almacenamiento de datos. "Es eso o la obsolescencia".

"El factor más poderoso -agregó- es que el mejor talento es atraído por la idea de hacer algo que cuestione ese legado, algo nuevo y fresco. Y en este negocio los mejores son tanto más productivos que todos los demás".

Durante el período de Ballmer como CEO de Microsoft, la compañía tuvo un crecimiento considerable. Ballmer encabezó la creación del sistema operativo Windows Phone , que tuvo buenas críticas pero ha tenido problemas para traccionar en el mercado, y los esfuerzos de Microsoft en computación en la nube. También bajo su liderazgo, la compañía adquirió Skype , un servicio de comunicaciones por Internet, por 8500 millones de dólares y pagó otros 1200 millones por Yammer, una red social para negocios. Pero los grandes saltos, se trate de las búsquedas en Internet, los teléfonos inteligentes o el software con base en la Red, se han dado por lo general en otro lugar distinto a Microsoft.

 
Aaron Levie, fundador de Box.com. Foto: Flickr/Robert Scoble (bajo licencia CC)
 

Levie, de 28 años, creció cerca de la sede de Microsoft en Redmond, Washington. Varios de los padres de sus compañeros de estudios trabajaron para Microsoft. Son pocos los de su generación que siguieron a esos padres. Y de los que lo hicieron, dijo, son pocos los que se quedaron en la empresa.

"Pienso en tener 40 o 50 años y verme desestabilizado" dijo Levie, cuya compañía se fundó en 2005. "Se puede ser un visionario y tener un gran modelo de negocios, pero ninguna compañía de tecnología puede evitarlo. No hay manera rápida de hacer la transición a la siguiente cosa importante".

Lo más cerca de una garantía que se tiene, dijo, es ser "como Amazon: bajar los precios al piso antes que la competencia, mantener reducidos los márgenes de ganancias y dificultar las cosas a los demás".

"Tomó una compañía con ingresos por US$ 20.000 millones y la convirtió en una compañía de US$ 78.000 millones", dijo Levie. "Pero no se puede contar con estar más de una década en la cima".-

Ballmer ingresó a Microsoft en 1980 y el software de la empresa que dio el salto, Windows 3.0, se comenzó a vender en 1990. Sus acciones llegaron al pico en diciembre de 1999; poco antes Ballmer había reemplazado a Bill Gates, el cofundador de Microsoft y su amigo íntimo, como CEO. Desde entonces, las acciones de Microsoft han caído alrededor del 33 por ciento. Microsoft tiene 38 años, tres años menos que la edad en la que Digital Equipment y Wang desaparecieron. Novell, que fue fundada en 1979, fue adquirida por la Attachmate Corporation, un grupo de inversión, en 2011.

"Tomó una compañía con ingresos por US$ 20.000 millones y la convirtió en una compañía de US$ 78.000 millones", dijo Levie. "Pero no se puede contar con estar más de una década en la cima".

Esa sensación, que el éxito real dura una década más o menos, persigue incluso a los más exitosos de la nueva cría de ejecutivos tecnológicos.

Aneel Bhusri, co-CEO de Workday, una compañía de software de administración de empresas con base en la nube, con una capitalización de mercado de US$ 13.000 millones, recordó compartir una cerveza unos pocos años atrás con Marc Benioff, fundador y CEO de Salesforce, una compañía de US$ 25.000 millones que ofrecía software de ventas y marketing vía la nube.

"Eran los primeros tiempos pero teníamos confianza en la computación en la nube" dijo Bhusri. "Marc dijo que teníamos alrededor de doce años, y luego vendría otra cosa".

Bhusri no sugirió que sería otra cosa. Ese es el problema. Cuando uno está ocupado conduciendo su negocio, es difícil prever los cambios que podrían hacerlo caer, dijo Bhusri.

En un correo electrónico Benioff recordó la conversación y agregó este pensamiento: "La tecnología es un continuo, está constantemente bajando costos y haciéndose más fácil de usar. El rol del CEO es cabalgar ese continuo". El truco es siempre responder a la cosa mejor y más barata que viene.

Algunos dicen que aunque Ballmer trató de alterar el curso de Microsoft e ir más allá de la computación personal, no logró comprender plenamente lo amplios y profundos que serían los cambios con la nube y el móvil.

 
De izquierda a derecha, Eric Rudder, Kevin Turner, Jeff Raikes y (abajo) Terry Myerson, Tony Bates y Julie Larson-Green, ejecutivos senior de Microsoft que podrían ser el futuro CEO. Foto: Reuters 
 

"Microsoft tenía teléfonos, Microsoft tenía tabletas, pero trataron de poner Windows en ellos" dijo Zach Nelson, CEO de NetSuite, productor de software con base en la red para negocios. "No podían dejar atrás el mundo de la PC, aunque vieron venir el cambio".

Algunos ejecutivos de Microsoft si vieron el cambio. Ray Ozzie, el sucesor de Gates como principal arquitecto de software en Microsoft de 2005 a 2010, dijo en su memo de despedida a los empleados de Microsoft, que tenían que imaginarse un mundo post-PC. ¿Cómo sería, escribió, un mundo así?

"¿Cómo lograrían los clientes hacer el tipo de cosas que hacen hoy?", escribió. "En nuestra industria, si se puede imaginar algo, se puede crear". Ozzie, que se dice que se sentía frustrado por el lento ritmo con que sus innovaciones se convertían en productos en Microsoft, también urgió a los trabajadores a actuar rápidamente.

A fines del año pasado Ozzie consiguió US$ 4 millones para Talko, una nueva empresa que se dice que está desarrollando aplicaciones móviles con base en la nube para interacción social.

Entre la generación de Ballmer de ejecutivos de tecnología, el desempeño de sus acciones no es precisamente la peor. Las acciones de Cisco Systems, el mayor fabricante de equipo de redes para computación, han caído 54 por ciento. Las acciones de Oracle, una de las mayores compañías creadoras de software para negocios del mundo, han caído 30 por ciento.

Dell, que ahora está tratando de dejar de cotizar en bolsa como parte de su recuperación, vio caer sus acciones 70 por ciento. Sun Microsystems, una de las compañías tecnológica más influyentes, fue comprada por Oracle en 2010 por US$ 5600 millones, un 88 por ciento por debajo de su valor en 2000.

Esas cifras parecen convencer a la nueva generación que realmente están derrotando a los viejos dominadores. Pero la pregunta que subsiste es: ¿y ahora qué? "Se puede imaginar un mundo sin Windows, pero no sin redes, por lo que la nube parece que no puede desaparecer" dijo Nelson de NetSuite. "Estamos en el centro del lugar hacia donde está yendo el mundo".

"No puedo decir que sea la última arquitectura computacional", dijo. "Es mi última arquitectura. La PC fue la última de Ballmer".

Traducción de Gabriel Zadunaisky.

TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División