Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Francisco nombró al nuevo secretario de Estado del Vaticano: Pietro Parolin

El Mundo

El Papa aceptó la renuncia del cuestionado Tarcisio Bertone y designó en su lugar al nuncio en Venezuela, un italiano de 58 años

Por   | LA NACION

 
 

ROMA.- Tal como se esperaba, se conoció hoy la designación más esperada de Francisco. El Vaticano confirmó que el Papa aceptó la renuncia del cuestionado cardenal Tarcisio Bertone y nombró en su lugar, como nuevo secretario de Estado, el cargo más importante después del Pontífice, al arzobispo italiano Pietro Parolin, de 58 años, actualmente nuncio en Venezuela, quien asumirá el próximo 15 de octubre.

Antes de irse como embajador de la Santa Sede a la difícil Venezuela de Hugo Chávez, Parolin -nacido en Schiavon, cerca de Vicenza, en el noreste de Italia, en 1955-, trabajaba en la segunda sección de la Secretaría de Estado, que se ocupa de las relaciones con los Estados. Desde esa función, también se encargó del vínculo de la Santa Sede con la Argentina: de ahí la relación con el entonces ex cardenal primado de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.

No proveniente de la diplomacia vaticana, Bertone había sido elegido en 2006 como número dos de Benedicto XVI, papa emérito, en reemplazo del actual decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano. Bertone había trabajado durante años como segundo de Joseph Ratzinger en la Congregación para la Doctrina de la Fe y Benedicto XVI lo eligió porque era uno de sus hombres de confianza.

Pero con el correr de los años esa designación terminó siendo fatal: sin ninguna experiencia diplomática, Bertone no fue capaz de impedir las diversas crisis que sacudieron el pontificado de Benedicto XVI. Y en las reuniones que precedieron al cónclave que eligió al primer Papa argentino, fue criticado por haber encabezado una gestión desastrosa, marcada por corrupción y nepotismo en el gobierno central de la Iglesia católica.

En los últimos meses de especulaciones, entre los nombres de posibles sucesores de Bertone en el cargo más importante del Vaticano se barabajan el del actual jefe del Governatorato, el cardenal Giuseppe Bertello, o el del actual nuncio en París, Luigi Ventura, entre otros.

Pero, una vez más, el ex arzobispo de Buenos Aires, quien ha designado diversas comisiones para reformar a la Curia y a las finanzas del Vaticano, sorprendió a todos. La designación de Parolin como su brazo derecho no sólo indica su preferencia por alguien "joven" -será el más joven número dos del Vaticano desde los tiempos de Eugenio Pacelli (futuro Pío XII), secretario de Estado a los 54 años- y de gran experiencia diplomática, sino, sobre todo, por una persona ajena a los juegos de poder internos en el Vaticano. Y en línea con el viento de renovación que está haciendo soplar Francisco.

Es un secreto a voces, en efecto, que antes de ser designado nuncio en Venezuela, en 2009, monseñor Parolin, como "viceministro" de relaciones exteriores del Vaticano, había tenido choques con su superior, Tarcisio Bertone.

 
Pietro Parolin, sonriente, en una imagen tomada en Vietnam en febrero de 2009. Foto: Reuters 
 

Es una tradición no escrita del Vaticano que, cuando hay un papa "extranjero", es decir, no italiano, su segundo debe ser italiano.

Se esperaba de un momento a otro la salida o "jubilación" de Bertone, que en diciembre cumplirá 79 años y que, como es praxis, había presentado su renuncia al cargo después de cumplir 75. Bertone -a quien el Papa prefirió mantener unos meses en su rol para evitarle una salida traumática, llevándolo incluso a su primer viaje internacional a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud-, mantendrá el cargo de camerlengo, quien se ocupa de las cuestiones administrativas cuando hay "sede vacante" (cuando ya no hay Pontífice, debido a su muerte o renuncia).

Pero se espera que Bertone deje en breve también su otro cargo, como presidente del Consejo de vigilancia de cardenales sobre el Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Vaticano bajo sospecha de reciclaje de dinero que, también, Francisco está intentando limpiar y volver una entidad transparente.

La designación del nuevo secretario de Estado era muy esperada desde la elección de Francisco porque es considerada crucial para entender el rumbo de su pontificado. En julio pasado, el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, en una entrevista, había lamentado que el Papa aún no hubiera elegido a su segundo. "Espero que después de la pausa de verano se haga concreta alguna señal con respecto al cambio de gestión", dijo, sorprendiendo porque, en verdad, señales de cambio ya hubo muchas.

Ayer, de hecho, Francisco hizo otra designación importante: nombró como segundo del Governatorato del Vaticano, el ente que se ocupa de la administración del pequeño Estado, al padre Fernando Vérgez Alzaga, ex secretario del cardenal Eduardo Pironio, legionario de Cristo y actual director de las Telecomunicaciones del Vaticano..

TEMAS DE HOYYPF estatalInseguridadElecciones 2015Cristina Kirchner