Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Hábitos

El conócete a ti mismo, en versión tecno

Tecnología

Los self-trackers usan sensores especiales, casi siempre en la forma de pulseras, pero a veces también integrados en el calzado, para registrar sus actividades deportivas; además hay aplicaciones para medir el sueño y el peso

Por   | Para LA NACION

Elio Campiteli, de 25 años, registra distintos aspectos de su vida a medida que le suceden. "Uso la aplicación gratuita Expense Manager ( https://play.google.com/store/apps/details?id=com.expensemanager ) para gastos y entradas. Lo bueno es que no sólo sirve para seguir el balance, sino para saber cuándo fue la última vez que compré zapatillas o cuántas veces me corto el pelo al año, por mencionar sólo dos ejemplos. Entre otros tantos programas también utilizo Libra ( https://play.google.com/store/apps/details?id=net.cachapa.libra ), para tener un registro de cómo varía mi peso con el paso del tiempo", explica este estudiante de Ciencias de la Atmósfera de la UBA.

En pocas palabras, Campiteli  es un self-tracker , es decir, una de las tantas personas que miden, calculan y comparan lo que hacen y cómo lo hacen con la consigna de incrementar el autoconocimiento.

Se trata de una movida tecno que consiste en medir actividades, consumos y desempeños para obtener una radiografía de lo que hacemos en la forma de datos. Puesto que un teléfono inteligente cuenta con un número de sensores, lo llevamos prácticamente siempre encima (incluso, como se verá enseguida, al dormir) y es casi tan flexible, en términos de programación, como una computadora personal, las apps para llevar registros de nuestras actividades, hábitos y calidad de vida, gastos, consumos, descanso y, desde luego, con Nike en su momento haciendo punta junto a Apple, del ejercicio físico.

El fenómeno de la autocuantificación, que apareció en 2007, cuando se creó en Estados Unidos el movimiento Quantified Self (en inglés, El yo cuantificado), está creciendo en el mundo, incluyendo la Argentina, al ritmo que proliferan aplicaciones gratis y pagas para instalar en los smartphones. También se lanzan dispositivos para colocar en el bolsillo o con forma de pulsera, que vienen con sensores especiales que registran nuestros movimientos las 24 horas, en caso de necesitarlos.

La salud, primero

El cordobés Martín Frascaroli, de 31 años, es fundador y CEO de Aivo, una firma tecnológica que se dedica al desarrollo de agentes virtuales. Tras observar que tenía problemas de sueño desembolsó 129 dólares para comprar la pulsera Up, fabricada por Jawbone ( www.jawbone.com/up ). "Al usarla me di cuenta de que no dormía tan poco como creía, pero observé que daba pocos pasos al día, por eso ahora estoy caminando más."

Este tipo de pulsera, que es resistente al agua, viene en varias medidas, colores y marcas; se sincroniza con una aplicación que se instala en el smartphone, tablet o PC del usuario. De esta manera se obtienen gráficos sobre lo que queremos medir. Para funcionar, estos equipos cuentan con sensores de movimiento y algoritmos para llevar un registro y cuantificar pasivamente pasos, distancia, calorías consumidas, tiempo de actividad, de inactividad y también los niveles de sueño. Además calculan las calorías quemadas, según edad, sexo, altura y peso, así como la intensidad y duración de la actividad.

El emprendedor Norberto Tito Loizeau, de 43 años, usa las pulseras como Nike Fuel ( www.nike.com/us/en_us/c/nikeplus-fuelband ) y Up desde hace 3 años. "Soy muy deportista y siempre me interesó saber cuánto corría en un partido de tenis o fútbol, por eso empecé a usar estos dispositivos en cuanto salieron al mercado. Al principio las personas me miraban como si fuese un extraterrestre porque la pulsera es extraña, pero ahora paso más inadvertido, aunque cada vez que alguien me ve la pulsera surge el tema de la cuantificación", relata.

Mucho más que simples datos

Más allá de lo atractivo de usar estos desarrollos tecnológicos, Loizeau indica que su objetivo está totalmente vinculado con el cuidado de su salud. "Cuando estas herramientas indican que estoy subiendo de peso, empiezo a cuidarme más con las comidas", ejemplifica.

En este sentido, Valentín Muro, de 24 años, dice que desde que carga en su bolsillo con el dispositivo FitBit mejoró notablemente la calidad de su sueño: "Con este sistema descubrí que dormía solamente 6 horas al día. Entonces, lo complementé con la app Sleep as Android ( https://play.google.com/store/apps/details?id=com.urbandroid.sleep ) para determinar cuáles eran mis ciclos de sueño. Con esta información, ahora decido a qué hora me acuesto en función del horario en el cual me tengo que despertar al día siguiente", comenta.

"Para conocer algo hay que cuantificarlo, y eso no significa que haya que tomar una medida en consecuencia. Yo pude detectar que viajo el 10% del día, pero no hice nada para modificar esta proporción, más que llevar libros para leer, y así aprovechar mejor el tiempo en el colectivo", argumenta Campiteli.

A propósito, un estudio reciente de la consultora estadounidense Pew Internet Research determinó que sólo el 46% de las personas que cuantifican algún aspecto de salud toma alguna iniciativa al respecto. Con saber lo que ocurre, aparentemente, ya es, por ahora, suficiente para la mayoría.

Muro, sin embargo, enfatiza: "La analítica personal no alcanza con registrar datos, hay que hacer algo al respecto. Por eso, cuando FitBit me recuerda que estoy dando pocos pasos en comparación con la semana anterior, empiezo a caminar más, e incluso compara mis datos con los de mis amigos para saber exactamente cómo estoy posicionado. En este sentido, mi objetivo es tomar conciencia sobre mi cuerpo, y desde que llevo un registro de mis actividades me siento más sano", dice.

Consejos profesionales

Aunque muchos self-trackers buscan prevenir enfermedades y mejorar su calidad de vida, siempre hay que tener en cuenta la opinión de un especialista.

El Dr. Ricardo Mediavilla, médico de familia y gastroenterólogo, es contundente respecto de la intervención de un profesional en la evaluación de las mediciones que arrojan estas aplicaciones. "Aunque las herramientas que permiten cuantificar aspectos de nuestra salud son muy interesantes, deberían ser utilizadas bajo el control y la supervisión de un médico clínico, ya que antes de tomar decisiones sobre cuánto caminar o comer es preciso conocer el estado de salud general de la personas, incluyendo sus antecedentes, dieta y medicación, entre otros aspectos. Por eso, lejos de ser utilizadas como recursos aislados deben ser parte de un control integral que se complemente, por ejemplo, con un dieta e hidratación equilibrada."

En rigor, Mediavilla toca un punto fundamental de los avances que han traído al ciudadano de a pie a las nuevas tecnologías.

Por una parte iluminan aspectos hasta entonces completamente desconocidos de nuestras vidas (cuánto caminamos por día, qué tan profundamente dormimos), pero, por otro, ese conocimiento puede conducirnos a decisiones equivocadas. Un cambio de dieta muy radical o el aumentar la actividad física de forma abrupta a partir de ciertas edades pueden tener consecuencias peligrosas para la salud. Si se va a incursionar en la movida self-tracker , lo primero es consultar con el médico.

Apps que hablan de nosotros

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerInflación y preciosNarcotráfico