Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Las palabras

La táctica del yo no fui

Opinión
  • "Titulan que yo dije lo que no dije."
    (De Juan Cabandié, candidato a diputado K, sobre su "alegría tremenda" de que se realicen asados y actúen murgas en la ESMA.)

El acento había convencido al oficial de migraciones norteamericano de que no estaba frente a un argentino, pero, por las dudas, lo inquirió: "Diga pollo". "Poio", respondió el sospechoso. "Diga playa", le insistió el oficial. "Plaia", contestó el delincuente peruano que, en 2001, trataba de ingresar en los Estados Unidos con identidad falsa y un pasaporte argentino auténtico. Y fue preso.

Estaba tan claro que no era argentino que no se necesitaron más pruebas. Algo similar a lo que ocurre con el audio en el que se escucha al candidato a diputado por el FPV porteño, Juan Cabandié (el de los peces en el Riachuelo), diciendo que le da una alegría tremenda que en la ESMA se hagan asados musicalizados por murgas. Pero Cabandié insiste en que no dijo lo que dijo.

Con distintos matices y adecuaciones, en el país se dijeron frases que quedarán para el anecdotario, de no ser porque algunas merecerían no haberse expresado nunca, entre ellas, la de Francisco de Narváez, en 2011, cuando opinó que Néstor Kirchner "prefirió morirse antes que perder otra elección". De Narváez intentó aclarar después que, "como buen político, Kirchner olfateó lo que se venía y no lo soportó" y que lo respetaba por "haber muerto con las botas puestas".

Otro derrape fue el de la dirigente jujeña Milagro Sala, al mandar "a la mierda al kirchnerismo", lo que generó un enorme revuelo en la Casa Rosada. Rápida, pero poco convincente, explicó que se refería al kirchnerismo provincial.

Hilda "Chiche" Duhalde también achacó haber sido sacada de contexto en sus dudas sobre las mujeres en política. "Lo que dije fue que a la mujer le cuesta más insertarse y que a veces debe masculinizarse", dijo antes de recibir la inesperada "ayuda" de su esposo. "Cristina Kirchner está con un problema psicológico grave", opinó el ex presidente y reivindicó a los hombres en política "porque tienen menos sentimientos".

De exabruptos, se sabe, está jalonada la historia. El más fresco es el de la propia Cristina cuando, por Twitter, chicaneó a Sebastián Piñera al poner en duda la forma en que se deshizo de sus acciones en LAN. Más tarde, quiso compensarlo en la red social con elogios por haber denunciado la complicidad de la justicia de Chile con la dictadura. Leído de corrido puede interpretarse: "Es corrupto, pero defiende los derechos humanos". Aclarar, en estos casos, oscurece..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerInflación y preciosNarcotráfico