Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Pensamientos Incorrectos

El señor González estrena celular

Opinión

El señor González, que ya tiene casi 70 años, sigue trabajando porque no conoce otra manera de vivir. Se encuentra en su respetable despacho de subgerente de Cuentas del Banco Ladri.

Inesperadamente, entra en la oficina su hijo menor, Rodrigo, de 26 años. Lo llaman, naturalmente, Gonzalito.

- ¡Hola papi! Te vine a visitar. ¿Qué hacés? ¿Laburando, para no perder la costumbre?

- Hola Rodrigo. Sentate. Esperame que dentro de una hora salgo. Te llevo a tu departamento, cuando me voy. ¿Querés?

- Bueno, viejo. No pasa nada.

- Esperá un minutito que llama el celular.

González levanta su telefonito y habla dos minutos con un antiguo condiscípulo del Pellegrini. Están organizando la fiesta de egresados. ¡Cincuenta años, desde aquel día emocionante!

González se despide y corta.

- Perdoname, papi. ¿Me dejás ver ese celular?

Me sirve para hablar por teléfono cuando no estoy en casa o en la oficina. Está perfecto

- Sí, claro, Rodrigo. Tomá.

El muchacho observa detenidamente el teléfono, como si fuera el premolar de un diplodocus. Lo gira en el aire, revisa su teclado, lo sopesa en la palma de la mano.

- Es increíble- musita Rodrigo.

- ¿Qué pasa?- responde el padre.

- ¡Este aparato es antediluviano! ¡Parece un zapato! Papi, vos no podés andar por la vida con este zocotroco. Sos un tipo conocido, papi.

- Sí, bueno...¿Qué tiene? Para mí está bien, me sirve para hablar por teléfono cuando no estoy en casa o en la oficina. Está perfecto.

- ¡Pero cómo va a estar perfecto, pa! ¿Vos sabés todas las aplicaciones y funciones que se han desarrollado desde que se inventó el teléfono celular?

- No, Rodrigo, no sé. Tampoco sé lo que es eso que llaman "app".¡Ni idea! Para mí un teléfono móvil es un aparato para hablar, mientras uno está en movimiento. O sea: teléfono móvil.

- ¡Pero no, papi! Te estás perdiendo un montón de funciones. Por ejemplo, el what's app.

- ¿Y eso qué es?

- Un sistema de chat instantáneo. Los mensajes salen por internet. Es gratuito.

- ¿Y yo para qué lo quiero?

- ¡Para hablar con tu hija, o sea mi hermana, que vive en Barcelona! Le mandás un mensajito al instante.

¿Vos sabés todas las aplicaciones y funciones que se han desarrollado desde que se inventó el teléfono celular?

- Yo no tengo mensajitos al instante. Ya estoy acostumbrado a charlar con tu hermana los sábados a la mañana. Nos vemos en skype, puedo ver a mis nietos, hablarles.

- ¡Pero si tenés un Smartmatic 2000 podés almacenar en tu propio ipod hasta 5000 temas musicales!

- Rodrigo: yo no escuché esa cantidad de temas en toda mi vida, y ya estoy cumpliendo 70 años. Si quiero escuchar algo, pongo el disco, me sirvo un whisky y listo.

- ¡No, papi, no! ¡Los discos no existen más, ni el combinado, ni el estéreo.! Son cosas de la historia.

- Error, Rodrigo. Ahora están de moda los discos de vinilo, porque tienen una fidelidad superior a los CD´s y todo eso. Yo, por suerte, nunca cambié. Sigo escuchando los discos de Los Chalchaleros, Los Beatles y Los Panchos.

- ¡Qué horror, viejo, qué antigüedad! Con un celu moderno, por ejemplo el PanSound XL, podés enviar fotos al instante.

- Hijo, yo tengo una cámara fotográfica. Si quiero sacar fotos, las saco.

- ¡Pero con el PanSound las podés mandar al minuto! Por ejemplo, vas por la calle, ves un perro o un colectivo o unos turistas que te llaman la atención, les sacás una foto y en el acto se la mandás a tu hija, mi hermana. ¿No te das cuenta?

- Pero Rodrigo...¿Qué va a ver tu pobre hermana en esa pantallita de tres centímetros? No hay tiempo para esperar que se descargue la imagen. Es muy lento. Todo es muy lento.

- ¡Papi, dame tu celular! Yo en 20 minutos te lo cambio por un PanService 2013. Dame tu nombre de usuario y tu contraseña. No hay nada privado acá, adentro de este catafalco. ¿No, papi? ¿No va a saltar nada?

- No, Rodrigo, no. Usuario: gonzalez. Contraseña: 12345gonza. Ya está.

- ¡Bueno, papi, ahora vengo!

El optimista Gonzalito salió corriendo del banco, rumbo a un cybercentro. No tardó más de 40 minutos. Volvió sin aliento a la oficina de González, que ya se estaba poniendo el sobretodo.

- ¡Tomá, papi! Atención de la casa. Ahora estás equipado como un verdadero ejecutivo, lo que sos.

- ¡Gracias, querido! No sabés cuánto te agradezco. Veo que está todo adentro de una caja, hay que sacar el equipo, el cargador, la batería, el transformador, esas cosas...Vos sabés que yo no me llevo bien con la cosa ciber. Te digo más: no sé prender la tele. En casa, si no está mami o alguno de los chicos, yo me tiro en la cama y pienso...

- ¡Pero papi! ¿Cómo puede ser?

¡Tomá, papi! Atención de la casa. Ahora estás equipado como un verdadero ejecutivo, lo que sos.

- Es que hay seis controles remotos. Para el sonido, para el deco, para el volumen, para los canales, para el menú...¡Qué sé yo! A mí me gustaba cuando todo el problema era apretar un botón: on u off. Chau.

- ¡Tranquilo, papi, vos empezá a usar este celular y vas a ver cómo te cambia la mentalidad!

González salió del banco, llevó a su hijo hasta el departamento donde el muchacho vive, y luego desembarcó en su casa. Estuvo horas intentando cargar la batería, conectar el "dispositivo", saludar a sus hijos y hermanos dispersos por el mundo: en Madrid, en Tel-Aviv, en Los Ángeles, en San Pablo, en París.

Finalmente, sobre la medianoche, llamó a su hijo Rodrigo y le preguntó:

- Decime, querido.¿Qué hiciste con el celular viejo, el mío?

- No sé, papi...¡Lo tiré a la miércoles! ¿Por?

- No, por nada. Quería chequear algunas cosas. Dejá, olvidate. Yo me arreglo.

Y así quedaron las cosas.

El hijo, profundamente dormido.

El padre, apretando furioso las teclas de un aparatito rebelde, que de pronto hizo "plac" y se murió, sin aviso previo.

Batería terminada, González desconectado, mañana veremos..

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLey de abastecimientoActividad económicaConflicto en Medio Oriente