Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mónaco.:"La presión la tienen ellos, nosotros no tenemos miedo"

Sin Del Potro ni Nalbandian, el tandilense confiesa que siente la misma responsabilidad

SEGUIR
LA NACION
Lunes 09 de septiembre de 2013 • 22:41
0

PRAGA.- A pocos metros de la estación ?eskomoravská de la línea B del subte checo asoma el imponente O2 Arena, conocido como el Sazka Arena cuando se inauguró, en 2004; es, como suele suceder con este tipo de construcciones, un estadio multipropósito, que suele ser escenario de recitales, y partidos de hockey sobre hielo, básquetbol, y a veces, de tenis. Aquí, en noviembre del año pasado, la República Checa conquistó la Copa Davis al ganarle la final a España; aquí, el mismo equipo recibirá a la Argentina en la semifinal, en busca de prolongar un exitoso ciclo. Es un recinto imponente, comparable a un escenario de la NBA, con capacidad para unos 18.000 espectadores, aunque para los encuentros de tenis la capacidad es menor, cercana a los 13.000. De todos modos, la preocupación no está en la multitud que pueda acudir, sino en la superficie dispuesta por los checos. "Es bastante rápida", repiten las voces dentro del equipo argentino. Sin llegar a ser el "hielo" que alguna vez usó Belarús, se advierte la velocidad del terreno. Juan Mónaco lo admite, después de una puesta a punto intensa, de casi tres horas; por la noche siguió otra práctica de igual extensión.

"Sabíamos que era un poco rápida, tal vez un poco más de lo esperado, pero tenemos tiempo para adaptarnos. Cada hora que tengamos va a servir; el pique es un poco bajo respecto de los torneos indoor que jugamos normalmente, pero a medida que pasen los días iremos sintiéndonos bien", cuenta Mónaco, después de jugar un rato largo con Leonardo Mayer y disputar un set de dobles contra Carlos Berlocq y Horacio Zeballos, probablemente la pareja argentina para el sábado.

-En la Davis no es la primera vez que te toca jugar en este tipo de superficies?

Foto: Telam

-No, es así; cuando sos local, elegís las pelotas y la superficie, y cuando jugás de visitante, la decisión es de ellos, juegan donde mejor se sienten, y tenemos que aceptarlo y adaptarnos. No hay que quejarse y sí tratar de jugar lo mejor posible, y hacernos fuertes en cada entrenamiento. Yo siento que en lo personal mejoré; el año pasado gané un torneo indoor (en Kuala Lumpur, Malasia), llegué a la final en Valencia (en 2011), estuve en cuartos de final en París-Bercy? En los últimos años siento que mejoré, tuve mejores resultados, y eso me da más confianza. Pero es cierto que esta cancha es más rápida, así que habrá que seguir adaptándose.

-¿Les saca presión el hecho de no ser favoritos?

-Y sí, no sería inteligente meternos presión. La presión la tienen ellos, que son los campeones actuales, son los locales y los favoritos, pero no tenemos miedo. Sabemos que tuvimos un año muy bueno, en el que formamos un gran grupo; ganamos dos series muy complicadas, en las que quizá no éramos favoritos por la jerarquía de los rivales, y estamos en las semifinales, sin nada que perder. Estamos muy bien, contentos de formar este equipo; vinimos con tiempo para adaptarnos y no con la idea de hacer lo mejor posible, sino para seguir con esta racha.

-Y para seguir, ¿cuáles son los tres puntos que hay que ganar?

Es lo mismo que en las series anteriores. Hay que estar bien entre todos, ser un grupo. Es más importante que tener un gran jugador, o un gran single, o un gran doble. Cuando formás un equipo podés pelear cada punto; es la historia que sucede cada año en la Copa Davis. Nosotros vamos a pelearlos todos, no sé en cuál tenemos más o menos chances, y sabemos que va a ser complicado, pero cada uno va a dejar lo mejor para ganar.

-Ya llegó (Radek) Stepanek, que viene de ser campeón de dobles del US Open. ¿Pensás que puede ser tu rival para el viernes?

-Puede ser, pero yo ahora pienso en adaptarme a la cancha, a sacar y a devolver bien. Ellos tienen variantes, está Stepanek, puede entrar (Lukas) Rosol, o (Jiri) Vesely, así que yo prefiero focalizarme en mi juego.

-El hecho de que no estén Del Potro ni Nalbandian, ¿te da otra responsabilidad?

-No, es la misma que la que tenemos todos. Por ahí soy el que tiene más series jugadas y puedo apoyar a los chicos para que no se pongan nerviosos, pero yo también me pongo ansioso. Con la ayuda de Jaite tratamos de pasarla bien, de divertirnos. Esto no es una guerra; podemos perder o ganar. Si ganamos estaremos contentos, pero el circuito sigue, la vida sigue adelante? Tenemos que estar contentos porque estamos en una semifinal, y no todos los países tienen la posibilidad de llegar todos los años a esta etapa.

-Pensando en el rival, ¿qué es lo más difícil que tienen los checos?

-Es un conjunto de cosas, y hay que ser realistas. Ellos tienen un equipo muy bueno, un 5 del mundo como Berdych, son los últimos campeones, tienen un dobles formado hace muchísimo con un récord muy bueno? Sabemos las virtudes que tienen y también los pequeños defectos, esas ranuras que pueden llegar a tener, que son pequeñas, pero es ahí donde tendremos que tratar de buscar nuestras posibilidades.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas