Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Giro

Freno al ataque a Siria: analizan una propuesta rusa

El Mundo

Obama aceptó estudiar un plan para que el régimen entregue su arsenal químico

Por   | LA NACION

 
 

WASHINGTON.- En un sorpresivo giro, el presidente norteamericano, Barack Obama, aceptó ayer estudiar una propuesta de Rusia para que Siria someta a supervisión internacional su arsenal químico, con lo que le abrió la puerta a una potencial salida diplomática que deje sin efecto la anunciada intervención militar en ese país.

La propuesta rusa llegó casi por accidente, después de que el secretario de Estado, John Kerry, dijera a la pasada en una conferencia de prensa que estarían dispuestos a frenar el ataque si el régimen entregara en el plazo de una semana sus armas químicas.

El Kremlin, firme aliado del presidente sirio, Bashar al-Assad, no perdió el tiempo y de inmediato pidió la entrega de las armas, una propuesta que fue bien recibida por el régimen de Damasco. La sorpresa llegó cuando la Casa Blanca, con dificultades para que el Congreso apruebe su proyecto, dijo que iba a tomarse seriamente la propuesta. El Senado, en tanto, anunció que postergaría la votación prevista para mañana con el objetivo de analizar el plan ruso.

Obama, deseoso de obtener rédito político y disipar dudas sobre su gestión de la crisis, dijo que la puerta a la paz se abrió gracias a la existencia de una "creíble amenaza militar" de Estados Unidos. "Fue esa presión" la que hizo recapacitar a Al-Assad, se jactó. Pero fue evidente el cambio de tono hacia la aceptación de la salida diplomática.

También dio a entender que el paso de Moscú no era sorpresivo para él. "Fue algo que hemos venido considerando durante meses" con su par ruso, Vladimir Putin, dijo.

"Es posible que alguno de los aliados de Al-Assad haya comprendido que cometió un error al usar armas químicas y ahora se encuentre también bajo la presión de ellos", añadió, en una sugestiva interpretación del giro.

Lo que espera ahora la Casa Blanca es que la promesa se ponga en marcha inmediatamente, "sin dilaciones ni excusas", aunque no especificó cómo evaluaría esa condición. "Es algo que nos vamos a tomar en serio", prometió Obama.

Con matices, dudas y alguna reticencia inicial, la alternativa recibió inmediata acogida internacional.

París, Londres y Berlín consideraron "interesante" la propuesta, que, como contrapartida, fue tildada de "operación dilatoria" por parte de grupos opositores al régimen sirio.

En Washington hubo una notable sensación de alivio. El discurso oficial pasó, con las horas, a una cierta flexibilidad y, al caer la noche, la diplomacia rusa tuvo efecto concreto sobre la agenda del Senado, que postergó sin fecha el voto del pedido de autorización para atacar Siria que había cursado Obama.

"Es recomendable que los senadores trabajen sin presión y pueda avanzarse en la consideración de esta nueva idea", dijeron voceros de la mayoría demócrata en la cámara, que, pese a esa condición, no tiene certeza del resultado.

"La verdad, no sé cómo saldría una votación en el Congreso", reconoció el propio Obama en el raid de seis entrevistas televisivas que concedió ayer.

Los sondeos muestran que la aprobación era poco menos que imposible ante la resistencia no sólo de los republicanos, sino de su propio partido. El presidente aceptó que aún "no había decidido" la posibilidad de atacar sin su aprobación.

Obama ratificó su presencia hoy en el Senado para hablar sobre Siria. Pero aclaró que la sensación de urgencia había desaparecido.

"No sé cómo funcionará esto. Pero cualquier cosa que signifique sacar las armas químicas de las manos de Al-Assad es bien recibida", concedió uno de los voceros republicanos en la cámara, Marco Rubio.

"Estamos, definitivamente, ante una evolución positiva", terció Obama en una noche de entrevistas con seis cadenas de televisión en la que mantuvo una impensada batalla por la audiencia con su adversario en el conflicto, ante la larga conversación que, a su vez, tuvo Al-Assad en horario estelar por la cadena CBS.

Desafiante y seguro, el líder sirio dijo que "no hay pruebas" de que su gobierno haya usado armas químicas contra la población civil y amenazó con represalias contra los Estados Unidos si su país era atacado.

"Deben esperar cualquier cosa", advirtió. Obama optó por desafiarlo a su vez. "Al-Assad no está en condiciones de contraatacar a los Estados Unidos ni de amenazarnos", respondió.

La salida diplomática apareció cuando Obama se encontraba en lo peor de su encrucijada: aislado local e internacionalmente en una ofensiva que no contaba con apoyo activo de potencias extranjeras y que generaba un profundo rechazo en la clase política y en la población local.

En una jornada decisiva, contó con el inesperado respaldo de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, que se presentó en la Casa Blanca en el momento más caliente de la crisis y actuó como insólita vocera del cuadro de situación, tras un cara a cara con el presidente.

Muchos la llamaron, incluso, una "secretaria de Estado en las sombras", en momentos en que el papel de Kerry no parece del todo fortalecido. Pero eso es otra historia.

"Sería un paso muy importante" que Siria entregara su arsenal químico, dijo la ex funcionaria, que, al hablar por primera vez de la crisis, anticipó su respaldo a una operación en Siria.

Algo de oxígeno de una figura clave del partido, que seguramente alivió al presionado presidente.

Solución

Kerry, en cambio, apareció opacado, y muchos creyeron ver como una gaffe suya durante una conferencia de prensa en Gran Bretaña se convirtió en una impensada solución diplomática del conflicto.

"Por supuesto, [Al-Assad] podría entregar todas sus armas químicas a la comunidad internacional la próxima semana, entregarlo todo" y evitar así el ataque norteamericano, dijo Kerry. "Pero no lo va a hacer y no puede hacerse", continuó.

Horas después, el canciller ruso, Sergei Lavrov, pidió "a los dirigentes sirios no sólo aceptar poner su arsenal de armas químicas bajo control internacional y a continuación destruirlo, sino también a unirse plenamente a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas" de la ONU.

"Siria da la bienvenida a la iniciativa rusa, basada en las inquietudes de los dirigentes rusos sobre la vida de nuestros ciudadanos y la seguridad de nuestro país", respondió el canciller sirio, Walid Mualem.

La respuesta dejó a Kerry en una situación incómoda. "Fue sólo un recurso retórico", dijo el Departamento de Estado, al intentar explicar sus palabras.

Muchos aplaudieron la posibilidad de esa salida. Hasta Wall Street cerró en alza, ante la percepción de que se podrían estar aventando los fantasmas de una guerra muy resistida por los norteamericanos. La resistencia también se extiende a la familia presidencial. "Michelle y las chicas son muy cautas" frente a una salida militar, confesó Obama. Solo hasta en eso.

El arsenal químico sirio

Aunque se mantiene bajo secreto, según informes de inteligencia es uno de los más poderosos del mundo

  • 500 a 1000 Toneladas cúbicas
    Es la cantidad de "agresivos químicos" que se estima tiene disponible para usar el régimen de Al-Assad
  • El de Siria es el mayor arsenal químico de Medio Oriente y el cuarto a nivel mundial; fue producido en el más riguroso secreto
  • Su mayor desarrollo se dio entre los años 80 y comienzos de los 90, con el objetivo de compensar las fuerzas convencionales de otros países, principalmente de Israel, enemigo histórico
  • 50 a 100 Misiles balísticos
    Con cabezas con carga química, todos importados de distintos proveedores extranjeros
  • Siria posee misiles R-300 y OTR-21 Tochka, capaces de llevar ojivas químicas; el régimen depende casi por completo de la importación para conseguirlos
  • Se cree que las primeras importaciones sirias, tanto de misiles como de armas químicas, fueron con fines defensivos, en la guerra de Yom Kippur, en 1973
  • 4 sitios de producción
    Están en el interior de Siria: al norte de Damasco, cerca de Homs, en Hama y en los alrededores de Cerin
  • Están diseminados en pequeñas estructuras, dispuestas en áreas amplias, con el objetivo de reducir la vulnerabilidad en caso de ataques aéreos
  • Los sitios de almacenamiento, en cambio, se encuentran en Homs, Latakia (al norte, cerca del Líbano), Palmyra, Hama y Al-Safira, cerca de Aleppo
  • Barack Obama // Presidente de EE.UU
    "Difícilmente hubiéramos llegado a este punto sin una creíble amenaza militar de EE.UU."

Del editor: cómo sigue.
Obama encontró algo de oxígeno en la propuesta rusa, pero deberá cuidarse de no caer en una táctica para que Al-Assad gane tiempo.

TEMAS DE HOYSubsidios a colectivosLa designación de César MilaniNarcotráficoLa muerte de García Márquez