Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El pago de la deuda pública será la prioridad del Gobierno en 2014

Política

Prevé destinar US$ 9855 millones, el 25 % de las reservas, al Fondo de Desendeudamiento; estima una inflación de 10,4%; para la oposición y los expertos, es irreal

Por   | LA NACION

En el proyecto de ley de presupuesto para 2014, que envió ayer al Congreso para un tratamiento inusualmente rápido que fue criticado por la oposición, el Gobierno confirmó que el año próximo su prioridad será el pago de la deuda pública. Se destinarán al Fondo de Desendeudamiento Argentino US$ 9855 millones, cifra que equivale al 25% de las reservas del Banco Central (ayer bajaron a US$ 35.231 millones).

El proyecto prevé que los servicios de la deuda pública aumentarán el año próximo 73,2% respecto de 2013, ya que de $ 44.700 millones pasarán a $ 77.353 millones. Buena parte de esa cifra servirá para afrontar el pago a los bonistas del llamado "cupón PBI", que se ejecuta cuando el crecimiento del PBI supera el 3,22%. Según el viceministro de Economía, Axel Kicillof, este año la economía crecerá 5,1%, y el año próximo, 6,2%.

Asimismo, el proyecto de presupuesto prevé que la inflación será de 10,4% el año próximo, muy lejos de las estimaciones privadas, y un dólar oficial a $ 6,33. Se estima que los recursos del sector público rondarán los $ 931.164 millones, y los gastos, $ 927.585 millones.

La oposición cuestionó por poco serias e irreales las proyecciones del Gobierno. Y varios economistas coincidieron con las críticas.

El oficialismo, no obstante, está decidido a acelerar el debate, no sólo del presupuesto, sino también de los proyectos de prórroga de la emergencia económica y de una serie de impuestos, entre ellos, el que grava los créditos y débitos bancarios. Fuentes parlamentarias anticiparon que antes de fin de mes todo este paquete económico debería contar, al menos, con la aprobación de la Cámara de Diputados, ya que difícilmente el oficialismo conserve la mayoría parlamentaria después de las elecciones de octubre.

Semejante apuro generó una situación insólita, ayer, en la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja: que los diputados tuvieran que comenzar a debatir el proyecto sin tener el texto impreso en sus manos, ya que la iniciativa había sido ingresada apenas tres horas antes en la Cámara de Diputados.

Sin conocer los artículos del proyecto, fue muy poco y pobre lo que los legisladores pudieron preguntarles a los funcionarios que habían concurrido ayer a inaugurar el debate, el viceministro Kicillof; el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, y su par de Finanzas, Adrián Cosentino.

Indignados por el tratamiento exprés que pretende imponerle el oficialismo a la ley de presupuesto, varios legisladores se retiraron de la comisión.

"Con esta rapidez no existe margen para que los ciudadanos se informen en qué se gastará la plata de nuestros impuestos", despotricó el jefe del bloque de diputados de PRO, Federico Pinedo.

Por su parte, su par de la UCR, Miguel Giubergia, insistió en citar a la comisión a distintos funcionarios del Poder Ejecutivo, como los ministros Julio De Vido (Planificación) y Alicia Kirchner (Desarrollo Social). Hasta anoche, no hubo respuesta del presidente del cuerpo, el oficialista Roberto Feletti.

Lorenzino evidenció su preocupación por el tema del pago de la deuda. "Esperamos poder convencer a las Cortes, y a los acreedores que no participaron del canje del 2005 y del 2010, que la única solución es pasar del 93 al 100 de la deuda reestructurada en términos equitativos", dijo el ministro, en relación con el fallo del máximo tribunal de los Estados Unidos, que debe decidir el 30 de septiembre si acepta la apelación presentada por la Argentina.

Números en detalle

El proyecto de presupuesto que presentó el Gobierno contiene varios puntos llamativos, a saber:

*Gasto público: se estima un aumento del gasto primario de un 15,6% anual, lo que anticiparía una desaceleración brutal del ritmo de erogación, ya que este año superará el 30% anual. Sin embargo, la oposición lo pone en duda.

"Si esto fuera así, estaríamos frente al ajuste más draconiano que cualquiera de los exigidos a la Argentina en la década del 90", advirtió Alfonso Prat-Gay (Coalición Cívica).

Después agregó en este sentido: "Sabemos que el gasto va a ser más alto y que terminarán financiándolo con emisión y el peor de los impuestos, la inflación, como durante los últimos años".

En el mismo sentido se expresó Nadin Argañaraz, de la consultora Iaraf.

"El proyecto de presupuesto mantiene la estrategia de subestimar el crecimiento del gasto, lo que proporcionaría a posteriori una mayor discrecionalidad en la asignación de los recursos", dijo.

*Combustibles: se destinarán 14.000 millones de pesos para la importación de combustibles líquidos y gaseosos, de energía eléctrica y la adquisición de aeronaves. Asimismo, a los combustibles se los exime del pago de distintos impuestos internos.

*Tipo de cambio y provincias: los legisladores opositores advirtieron que la suba del dólar oficial a 6,33 pesos por unidad es insuficiente para promover las exportaciones en las provincias.

"Se devaluará un 16% cuando la inflación es, cuanto menos, del 25% anual. Las economías regionales seguirán condenadas", dijo en tono de advertencia el diputado radical Enrique Vaquié.

*Sentencias judiciales: el pago por parte del Estado sólo se afrontará si se cuenta con la partida correspondiente en el presupuesto. Si dicha partida no resulta suficiente, entonces el pago se pospondrá para el ejercicio siguiente.

Esta situación ya se da en los hechos con las sentencias jubilatorias; ahora la ley de presupuesto pretende blanquearla.

*Fondo de Hidrocarburos y "Proyectos Estratégicos": el proyecto propone dotar de 2000 millones de dólares al llamado Fondo Argentino de Hidrocarburos, al tiempo que propone la creación de un "Fondo nacional de desarrollo de proyectos estratégicos", integrado por recursos, letras y avales del Tesoro, destinado a fomentar la exportación de servicios y equipamiento de origen nacional..

Del editor: qué significa.
El Gobierno pretende tener aprobadas las leyes económicas clave antes de las elecciones. Señal de que se prepara para una dura derrota.

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezDamián StefaniniLa salud de CristinaMarcelo TinelliChampions League