Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un Racing que se armó para pelear, no encuentra cómo salir del pozo

Está último, sumó apenas dos unidades, no ganó, es el más goleado y el que menos tantos convirtió; una crisis adentro y afuera de la cancha

Sábado 21 de septiembre de 2013 • 21:14
La resignación de Camoranesi, el más experimentado de la Academia
La resignación de Camoranesi, el más experimentado de la Academia. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri
0

Pasó de todo en la semana de Racing. La dura derrota ante Boca en la Bombonera terminó de romper una relación que ya venía atada con alambres entre el presidente Gastón Cogorno y Rodolfo Molina, una crisis que se extiende adentro y afuera de la cancha.

Desde el verde césped, la Academia ya le dio salida a Luis Zubeldía. Carlos Ischia, una de las opciones que manejaba el ex mánager Roberto Ayala, se hizo cargo del equipo. Lo cierto es que Racing sigue sin ganar. Ayer, si bien contó con algunas chances para marcar, terminó una vez más sin convertir. Está último, tiene apenas dos unidades, no ganó, es el equipo que menos convirtió (tres) y que más tantos recibió (14). Si Olimpo suma un punto, la Academia ni siquiera podría salir del último puesto la próxima semana. Cuando arrancó el torneo, la ilusión de los hinchas era pelear el campeonato. Un equipo sostenido por los jóvenes, más la experiencia de Saja, Ortiz, Camoranesi o el propio Regueiro, pero hoy la realidad es otra.

Desde afuera de la cancha, la crisis política se recrudece. Esta semana el vicepresidente Rodolfo Molina exigió la salida del mánager Roberto Ayala, que se sumó a una larga lista de dirigentes que ya no están. Cogorno pierde cada vez más terreno y una imagen a veces vale más que mil palabras: ayer el vice Molina se bajó del micro del plantel antes del duelo ante Newell´s, cuando era el presidente el que siempre lo hacía.

La salida de Ayala llevaría, supuestamente, a descomprimir esta crisis. Sin embargo a los hinchas poco les importa si el equipo no da respuestas, y ayer no fue la excepción. Los hinchas silbaron e insultaron al equipo tras el gol de Maxi Rodríguez, cuando ya las cosas parecían irrecuperables.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas