Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Cristina piensa cómo recobrar terreno si pierde en octubre

Política

El Gobierno analiza el escenario posterior a las elecciones del 27 de octubre si le toca enfrentar una derrota más severa que la de las primarias. La presidenta Cristina Kirchner buscará recuperar entonces la iniciativa política , con una batería de medidas orientadas a obtener logros en seguridad, control de precios, inversiones y transportes, en especial el ferroviario.

Tras el fracaso de agosto, el plan de la segunda reelección de Cristina está descartado. El proyecto ahora es reconstruir capital político para intentar imponer al gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, como delfín y candidato presidencial para 2015 , según pudo saber LA NACION de fuentes oficiales.

Si no lo logra, el Plan B será un buen acuerdo con el mandatario bonaerense, Daniel Scioli, que lanzará su postulación nacional tras los comicios de octubre.

El modelo de recuperación política es el mismo de la derrota electoral de 2009. Aquel traspié se interpretó como producto de la crisis social y de la influencia de la prensa. Cristina Kirchner decidió entonces la Asignación Universal por Hijo y la ley de medios audiovisuales para combatir al Grupo Clarín.

"Ese esquema exitoso se intentaría replicar luego de octubre", confiaron a LA NACION en el primer piso de la Casa Rosada.

Si la derrota fuera peor a la esperada -más de 10 puntos de diferencia entre Sergio Massa y Martín Insaurralde-, Cristina Kirchner reflotaría la tesis conspirativa de "un intento destituyente" de las corporaciones, con las que identifica al candidato del Frente Renovador. Se victimizaría con la denuncia de que no la dejan gobernar.

"Quieren evitar una diferencia mayor de 15 puntos", confió un allegado a la mesa chica de Olivos.

En cambio, ante una derrota previsible, la Presidenta procurará hacer anuncios y mostrar logros visibles en 2014. En seguridad, pretende mucha presencia policial en las calles, instalación masiva de cámaras para vigilancia, policías municipales y compras de insumos para las fuerzas de seguridad.

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, y el ministro bonaerense del área, Alejandro Granados, impulsarán en conjunto los cambios. "Quieren mostrar logros visibles en 2014", aseguró una fuente oficial.

Si es posible, antes de octubre, para apuntalar a Insaurralde.

Lo mismo en el área ferroviaria. El ministro del Interior y Transportes, Florencio Randazzo, busca capitalizar la compra de vagones y formaciones a China para que el año próximo se vean los cambios. La semana última, Cristina Kirchner llenó de elogios la "buena gestión" de Randazzo. Podría ascender a jefe de Gabinete o a candidato a gobernador en 2015 para sostener la boleta de Urribarri o la de Scioli.

La economía es la otra pata del plan. Luego de octubre, Cristina haría un ajuste, sin llamarlo así, para moderar la inflación y promover inversiones y empleo. La idea es lograr que el modelo no se complique ni haga crisis antes de 2015.

Se estudian subas de tarifas en gas, luz y combustibles, para recortar el gasto en subsidios de $ 120.000 millones previstos para 2013 y para acotar las importaciones energéticas de US$ 13.000 millones este año y un déficit de US$ 7000 millones.

También ajustarían gastos en obras públicas, seguridad, y en envíos de fondos a las provincias, como se informa por separado. Todo ello buscaría moderar la emisión, controlar la inflación y cuidar las debilitadas cajas de la Anses y del Banco Central. Además, se reacomodaría algo el tipo de cambio para mejorar la competitividad, la inversión y el empleo.

Se evalúan, incluso, cambios de gabinete: designar un ministro de Economía en reemplazo del desgastado Hernán Lorenzino y algunos impulsan la salida del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Por ahora, Cristina lo sigue sosteniendo en el cargo.

Luego diseñará la estrategia de 2015. Cristina podría ser candidata a senadora para apuntalar a Urribarri o a Scioli. Trataría de impedir que Massa compita en las primarias del Frente para la Victoria y llegue al poder en dos años. Incluso, antes preferiría como sucesor a un opositor para, como jefa del PJ, culparlo de un eventual ajuste..

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdouts