Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El reclamo de Cristina Kirchner a Irán: ¿desesperación o fracaso?

LA NACION
Miércoles 25 de septiembre de 2013 • 02:09
0

Fue casi una mueca de desesperación o la admisión abierta de un fracaso de la diplomacia argentina. El pedido de Cristina Kirchner a Irán para que se pronuncie sobre el polémico acuerdo por la causa AMIA dejó al desnudo que el supuesto diálogo con Teherán para esclarecer el atentado terrorista no sólo está cortado por completo sino que la Argentina tiene ahora como único plan estratégico el pronunciamiento de un encendido discurso de la Presidenta en la ONU.

"Esperamos que nos digan si se ha aprobado el acuerdo, cuándo se va a aprobar y que pudiésemos tener una fecha de conformación de la comisión para que el juez argentino pueda ir a Teherán", expresó Cristina Kirchner ayer en la Asamblea General de Naciones Unidas, al referirse a su par iraní, Hassan Rohani.

"Fue casi una mueca de desesperación o la admisión abierta de un fracaso de la diplomacia argentina"
Compartilo

El reclamo de la Presidenta para obtener una certidumbre de Irán parece mostrar una diplomacia argentina casi nula en Teherán o la figura de un canciller ajeno a los tiempos de cambio reales que se están dando con la llegada de Rohani al poder.

Es cierto que Cristina Kirchner selló un acuerdo con Ahmadinejad que ya no está en el poder. Se trataba de un presidente más duro y cerrado al diálogo de que lo que en teoría muestra Rohani. Pero desde que el nuevo presidente iraní llegó al poder hace pocos meses la diplomacia argentina no hizo nada para tantear los próximos pasos de Rohani respecto del memorándum. O directamente el encargado de negocios argentino en Teherán Guillermo Nicolas no informa nada de lo que allí ocurre. En caso contrario la Presidenta no hubiera exigido ayer con vehemencia una señal certera de Irán.

¿Si un año después del anuncio del acuerdo con Irán Cristina Kirchner no logró aún poner en marcha el memorándum qué garantía tendrá ahora la Argentina de que el presidente iraní terminará aprobando una letra que compromete a ciudadanos de su país incluidos dos ex funcionarios? Después de todo, Rohani heredó un pacto diplomático con la Argentina cuyo alcance desconocía al llegar al poder y nadie sabe si lo avalaba. De hecho, la Presidenta aún no lo sabe y ayer lo admitió en la ONU.

Cristina Kirchner dijo ayer que espera recibir una "respuesta positiva" de parte de Irán, pero advirtió: "Que no se confunda nuestra profunda convicción con las normas del derecho internacional, con nuestra paciencia, con ingenuidad y estupidez".

"Rohani heredó un pacto diplomático con la Argentina cuyo alcance desconocía al llegar al poder y nadie sabe si lo avalaba"
Compartilo

¿Acaso ya no pecó de ingenuo el canciller Timerman al avanzar en un acuerdo con un presidente como Ahmadinejad que no tenía el visto bueno del consejo religioso que gobierna aquel país con el líder supremo, el atayola Khamanei? ¿No pensó siquiera un segundo la diplomacia argentina en las consecuencias que habría al firmar un memorándum con un presidente que tenía nulas chances de retener en el poder una mínima cuota de gravitación?

En febrero pasado, apenas un mes después de sellado el acuerdo en Etiopía entre Irán y la Argentina, Cristina Kirchner instruyó a toda su tropa legislativa para aprobar el memorándum. Esto ocurrió con celeridad un mes después. Pero en Teherán no mostraron el mismo entusiasmo. Cinco meses después el ex encargado de negocios de la embajada de Irán en Buenos Aires Ali Pakdaman anunció tibiamente que Ahamadinejad había ratificado el acuerdo. Es decir, que el memorándum no pasó por el Congreso iraní sino por las manos de un presidente que estaba a punto de irse. Timerman, porque en esta etapa del cerrado acuerdo ya no entró en juego siquiera el cuerpo legal de la Cancillería, confió en que Ahmadinejad convencería a Rohani de que el memorándum era conveniente para Irán. Nada de ello ocurrió. ¿Se subestimó demasiado al ajedrecismo de la diplomacia iraní o simplemente el canciller pecó de iluso?

La Presidenta ayer dijo que confiaba en las señales de diálogo y apertura al mundo que mostró Rohani desde que llegó al poder. ¿Acaso no sabe que el nuevo jefe del Poder Ejecutivo iraní es un diplomático que conoce a la perfección el uso del lenguaje para adaptarse a los tiempos de cambio? ¿Nadie le informó que los origenes políticos de Rohani tienen incluso mayor apego al consejo relogioso del que tenía Ahmadinejad?

"¿Se subestimó demasiado al ajedrecismo de la diplomacia iraní o simplemente el canciller pecó de iluso?"
Compartilo

La comunidad judía en la Argentina dejó sola a Cristina Kirchner hace mucho tiempo. La Presidenta ayer estaba acompañada nada más que por un pequeño grupo de familiares de víctimas de la AMIA que están alineados con el Gobierno. El resto de la comunidad judía y las autoridades de la AMIA y la DAIA se quedaron en Buenos Aires. El puente entre ellos y la Casa Rosada está roto desde hace mucho tiempo y sólo se espera que un fallo de la Corte declarando la inconstitucionalidad o no del memorándum termine por fracturar ese puente. ¿Cómo reestablecerá el diálogo con la poderosa comunidad judía la Presidenta si no recibe señal alguna de Irán?

Las palabras de la Presidenta en la ONU reflejan una alta cuota de desesperación o la velada admisión del fracaso diplomático. Pero lejos están del clima de seguridad que mostraban en su discurso hace exactamente un año en el mismo lugar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas