Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Show

Iron Maiden reunió en River a dos generaciones de "metaleros"

Buenos Aires

En el estadio de Núñez, la legendaria banda de heavy metal deslumbró a más de 60.000 personas, entre los que se contaron jóvenes, adultos y familias enteras

Por   | LA NACION

En un show único y masivo en River Plate, y frente a un estadio lleno, la legendaria banda de heavy metal Iron Maiden hizo vibrar anoche a más de 60.000 personas.

Desde un escenario con un telón negro de fondo en el que se destacaba, en blanco, el logo de la banda, el grupo liderado por el vocalista Bruce Dickinson y el bajista Steve Harris arrancó su show a la medianoche.

Mientras los juegos de luces rojas y verdes y las pantallas replicaban a los músicos en el escenario o proyectaban videos de la banda, la multitud no dejó de acompañar con los coros y agitar las banderas, al ritmo de canciones como "Moonchild" o "The Prisoner".

Horas antes de la "Doncella de Hierro", y en el marco de una jornada metalera, habían pasado por el mismo escenario la banda sueca Ghost y la norteamericana de trash metal de los años ochenta Slayer.

También desde temprano, a partir de las 16.30, comenzaron a acercarse los primeros espectadores, que alrededor de las 18 ya se amontonaban en largas hileras sobre la avenida del Libertador y la calle Udaondo.

A pesar de que Iron Maiden, una de las bandas de heavy metal más importantes de la historia del rock, se fundó en los años setenta, la convocatoria no se limitó a los tradicionales seguidores ni a los jóvenes, sino que incluyó a familias enteras.

"A los chicos los traigo desde que están en la panza", explicó Adriana Segura, de 40 años, madre de Luis, de 20, Alexis, de 16 y Lucas, de 13, mientras hacían la cola para entrar al recital.

Según contó a LA NACION, su marido y ella empezaron a ir a los conciertos de la banda hace más de 20 años. Su esposo falleció, pero desde entonces, ella y sus hijos siguen con la tradición y van a ver al grupo cada vez que se presenta en Buenos Aires.

"Escuchamos la música y hablamos de él, y es como si estuviera presente. A todos nos gusta el heavy", dijo Adriana. Esta vez el recital coincidió con su cumpleaños número 40, y las entradas fueron uno de sus regalos.

"Para mí Maiden es todo", dijo Alexis, quien además de una remera negra con el nombre de la banda, llevaba los ojos pintados de negro, al buen estilo "metalero", y contó que también toca la guitarra.

"A los cumpleaños de mis hijos vienen todos sus amigos, que también son «metaleros», y hacemos de Dickinson (por Bruce Dickinson, el vocalista de la banda), e incluso nos juntamos y hacemos pogo con Iron Maiden, Megadeth y otras bandas", agregó Adriana.

Mientras tanto, Lucas, el más chico de sus tres hijos, no veía la hora de que empezara el show, ya que era el primer recital del grupo británico que iba a ver en vivo.

Diego Giglioli, de Villa Marteli, fue otro de los padres que también llevó a sus tres hijos: Lucas, de 21; Gabriel, de 15; y Damián, de 11. "Yo les transmití la música de Iron Maiden y ellos me presentan bandas nuevas todos los días", explicó Diego.

Mientras tanto, Jorge Calabria, de Wilde, acompañaba a su hijo Leonel, de 12, a su primer recital de Iron Maiden. "Es tan fanático que anoche ni pudo dormir", dijo Jorge.

La de Martín Baiardi y Natalia Sosa junto a Noelia, de 7 años, fue otra de las familias que se sumaron al show del metal.

A Martín, la pasión por Iron Maiden se la transmitió su hermano mayor. Hoy busca contagiarle el mismo sentimiento a su hija Noelia, quien contó a LA NACION que hoy faltó a la escuela para ver a la legendaria banda por primera vez y que su canción preferida es "Revelation"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini