Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Educar, a pesar de todo

Las escuelas ganadoras del Premio Comunidad a la Educación están en contextos de vulnerabilidad social, pero se destacan por el trabajo de docentes y alumnos

Domingo 06 de octubre de 2013
0

Los números hablan por sí mismos: las pruebas del Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) señalan que el 52 por ciento de los alumnos argentinos de 15 años no entiende lo que está leyendo y un 54% no puede resolver problemas básicos de matemática. A su vez, datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) revelan que uno de cada cuatro jóvenes de 17 años dejó de estudiar.

Sin duda, esta realidad pide a gritos que asumamos el compromiso de buscar mejoras en la educación. Hay mucho por hacer y cada uno desde su lugar puede marcar la diferencia: padres, directores, docentes, autoridades, alumnos y la sociedad en su conjunto. Las más de 50.000 escuelas públicas y privadas, rurales y urbanas de todo el país esperan que levantemos nuestra mano bien alto y digamos presente.

Nadie dice que sea una tarea fácil; educar implica confiar y creer, empecinadamente, que somos responsables de moldear la vida de otra persona. Porque lo que somos de grandes también depende, en cierta medida, de la huella que hayan impreso en nosotros los educadores en nuestro paso por las aulas.

En este sentido, se vuelve imprescindible revalorizar y alentar el esfuerzo de tantos docentes que con vocación de servicio y optimismo, construyen día tras día nuestra patria, aun en medio de numerosas dificultades y con escasos recursos.

Precisamente éste es el objetivo del Premio Comunidad a la Educación, que, con el lema "Docentes que enseñan, alumnos que aprenden y comunidad que acompaña", busca reconocer el esfuerzo de todos aquellos que se dedican a impulsar la calidad educativa en el país. La séptima edición del concurso –organizado por Fundación La Nación, Banco Galicia y Fundación OSDE, y con el apoyo de LAN Argentina, Cimientos, Fundación Arte Vivo y Proyecto Educar 2050– contó con la participación de 210 escuelas de 21 provincias que presentaron proyectos didácticos tendientes a lograr una mejora en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Las tres iniciativas premiadas están inmersas en contextos de vulnerabilidad social en los que sus docentes hacen malabarismos para sacar a sus alumnos adelante. Asimismo se destacan por una notable creatividad, compromiso de sus docentes, integración con la comunidad local y el foco puesto en la calidad educativa.

Los proyectos ganadores fueron tres: "Reciclar, un paso importante para cuidar nuestro planeta", del Jardín nº 30 Ruca Pichiche, de Junín de los Andes, provincia de Neuquén; "Agregando valor se satisfacen necesidades", de la Escuela Mario C. Videla, de San Justo, provincia de Santa Fe, y "Educación Integral de Adolescentes y Jóvenes", un proyecto del Taller Protegido Anexo Escuela de Educación Especial y Formación Laboral Alfredo Fortabat, de Concepción, provincia de San Juan.

El aplauso no es solamente para las escuelas premiadas, sino para las 210 participantes que con su labor dejan al descubierto un esfuerzo y entrega admirables. Ellas son ejemplo tangible de que otra realidad es posible si ponemos en ello todo nuestro corazón para lograrlo porque, como afirma Antoine de Saint-Exupéry, "somos responsables para siempre de lo que hemos domesticado".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas