Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Estadística

Cada día, dos personas de entre 15 y 29 años son asesinadas en la Argentina

Seguridad

Según el último estudio, de 2011, 794 jóvenes vidas tuvieron un fin violento; las muertes de este tipo sumaron casi 5000, la cifra más alta en 10 años

Por   | LA NACION

Los homicidios de Ángeles Rawson y Araceli Ramos conmovieron a la opinión pública. Dos adolescentes de 16 y 19 años, respectivamente, con vidas truncadas por un agresor. Sus casos tomaron difusión pública y sensibilizaron a la sociedad. Pero no se trata de sucesos aislados: cada día, en promedio, dos jóvenes de entre 15 y 29 años son asesinados en la Argentina.

No sólo eso: en el último relevamiento oficial, las muertes violentas suman casi 5000, el registro más alto en una década. Un tercio de esas vidas fueron segadas por disparos de armas de fuego. Y aunque los homicidios reconocidos oficialmente se mantienen en un número estable con el paso de los años, el ítem de casos que son encasillados como de "origen desconocido" aunque de etimología violenta y con indicios de criminalidad crece sin pausa.

La estadística anual del Ministerio de Salud de la Nación revela que 545 adolescentes en la franja de edad de Rawson y de Ramos fueron asesinados durante 2011, último año analizado por la estadística. Es el número más elevado desde 2003. Si se amplía la división a la franja de jóvenes de entre 15 y 29 años la cifra trepa a 794 vidas segadas por asesinos.

La cantidad de homicidios puede ser mayor, ya que muchos casos fueron anotados como "muerte por agresión externa de intencionalidad desconocida". Así se consignaron otras 1074 muertes de personas entre los 15 y los 29 años.

En la estadística oficial se informan casos de fallecimientos por agresión, accidentes de tráfico, ahogamientos, accidentes no especificados, traumatismos accidentales y suicidios. La muerte por agresión externa de intencionalidad desconocida parece no encajar en ninguna de esas variantes. Y en la mayoría de los casos esos decesos se producen por el uso de un arma de fuego.

La tasa de asesinatos en la franja etaria de 15 a 19 años se elevaría a 7,4 cada cien mil, mientras que entre los 20 y los 24 años quedaría establecida en 8,6 cada cien mil, y en el grupo de 25 a 29 años, en 7,9 cada cien mil.

Esas tasas de homicidios quedarían bastante atrás en comparación con las de otros países de la región, incluso en relación con la tasa de asesinatos de población en general. Por ejemplo, las muertes violentas en Venezuela elevan la tasa a 45 cada cien mil habitantes.

Sobre la base de esa relación, las autoridades sostienen que la Argentina está mejor que sus vecinos en cuestiones de seguridad. Sin embargo, el análisis de las cifras señala un progresivo deterioro, con un avance constante de los homicidios durante la última década.

Cifras en alza

En los datos generales, la estadística de muertes elaborada por el Ministerio de Salud informa que en 2011 se cometieron 1808 homicidios por agresión; no se cuentan suicidios ni accidentes, sino sólo asesinatos. Así, tomando el conjunto poblacional, se tiene que hay cinco crímenes por día.

Ese nivel de homicidios se mantiene casi constante desde 2007, sin alcanzar la cifra de 2792 casos notificada en 2003. Pero tomados otros parámetros se advierte un aumento de los homicidios. La clave está en el casillero estadístico referido a las "muertes por agresión externa de intencionalidad desconocida". En 2011 se registraron 3127 muertes bajo ese ambiguo esquema de certificación.

Ese rubro que no determina oficialmente una muerte como homicidio, pero que tampoco la encasilla como un accidente o un suicidio, crece considerablemente cada año. Ése es el informe médico con el que se certifica un fallecimiento y se abre un expediente judicial.

Mientras los asesinatos oficialmente reconocidos se mantienen en un nivel de poco más de 1800 al año, las muertes por agresión externa de intencionalidad desconocida suman cada vez más. En 2003, el año con mayor cantidad de homicidios oficializados, aquel rubro contaba 1842 casos. Ya superan los 3000.

Un tercio de esas muertes no calificadas como "homicidio" fue producto de disparos. Los suicidios y accidentes con armas son consignados en otros ítems y mantienen su promedio en los últimos años. Sólo aumentan esas muertes cuyas intencionalidad en teoría no se pudo establecer, a pesar de que las víctimas tenían al menos un impacto de bala en el cuerpo.

De las 3127 muertes registradas en 2011 bajo ese rótulo de agresión de origen externo de intencionalidad desconocida figuran 956 en las que se evidencia el uso de un arma de fuego. De los 1808 asesinatos consignados oficialmente ese año, 845 fueron producto de disparos. Esa sumatoria de 1801 muertes producidas por armas de fuego, al margen de la intencionalidad, da como resultado la mayor cantidad de víctimas de esa clase desde 2004.

Y las 4935 víctimas anotadas en 2011 como asesinatos y agresiones de intencionalidad desconocida también aparecen como el mayor volumen de muertes en esos dos rubros, superando incluso los 4634 casos registrados en 2003, el más violento de la década.

Relevamiento trágico

4935 muertes violentas
Es la cantidad de casos sobre la población en general notificados en 2011. Surgen de la sumatoria de los homicidios oficialmente reconocidos y las agresiones de intencionalidad desconocida

1801 muertes por disparos
Es el número de fallecimientos en los que intervino un arma de fuego, tomando en cuenta la suma de los asesinatos oficialmente reconocidos y las llamadas "muertes de origen externo de intencionalidad desconocida"

  • 794 homicidios de jóvenes
    Ésa es la cifra de decesos violentos con víctimas de entre 15 y 29 años registrados por las estadísticas del Ministerio de Salud en 2011
TEMAS DE HOYLey de abastecimientoIndependencia de EscociaArgentina en defaultConflicto en Medio Oriente