Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El papa Francisco paseó con un casco de bombero por la plaza San Pedro

Se lo había regalado un fiel antes de la audiencia general, en la que advirtió que "una Iglesia que se cierra en sí misma y en el pasado traiciona su propia identidad"

Otro gesto típico del papa Francisco
Otro gesto típico del papa Francisco. Foto: Reuters
Miércoles 16 de octubre de 2013 • 07:29
0

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco no lo dudó. Fiel a su estilo descontracturado y cercano a la gente, cuando recibió un casco de bomberos de parte de uno de los miles de fieles que se acercan a la Plaza San Pedro para escuchar su catequesis, se lo puso en la cabeza y paseó con él en el papamóvil antes de su audiencia general de los miércoles.

Las decenas de miles de fieles que se encontraban en el Vaticano para presenciar la catequesis semanal del pontífice argentino se sorprendieron, le sacaron fotos y se preguntaban por qué el Papa usaba un casco en su ya clásico baño de multitudes, hasta que descubrieron que había sido el regalo de uno de los asistentes a la audiencia, quien aprovechó la cercanía con Francisco para entregarle un objeto personal.

No es la primera vez que se lo ve al Papa haciendo gala de elementos que, a priori, nada tienen que ver con el Santo Padre. En septiembre último, cuando visitó una mina en la isla de Cerdeña, también se puso un casco, en ese caso amarillo y con una linterna al frente, que le había regalado un trabajador.

Su catequesis

"Una Iglesia que se cierra en sí misma y en el pasado traiciona la propia identidad", advirtió el papa Francisco en su catequesis de esta mañana, cuyo tema fue "La Iglesia es apostólica".

"La Iglesia, que continúa en la historia la tarea de llevar el Evangelio a todo el mundo, tiene sus raíces en la enseñanza de los Apóstoles, pero mira hacia el futuro, tiene la firme conciencia de ser enviada, de ser misionera", dijo.

Contra el hambre

Además, el papa Francisco calificó hoy de "escándalo" que exista el hambre y la malnutrición en el mundo y criticó "el consumismo, el desperdicio y el despilfarro de alimento" en un mensaje enviado al director de la FAO, José Graziano da Silva, en ocasión de la Jornada Mundial de la Alimentación.

En su mensaje, que fue leído hoy durante la celebración de esta jornada en la sede, en Roma, de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), el pontífice consideró que uno "de los desafíos más serios para la humanidad es el de la trágica condición en la que viven todavía millones de personas hambrientas y malnutridas, entre ellas muchos niños".

El ex arzobispo Jorge Bergoglio hizo notar la paradoja de cómo la globalización permite conocer las situaciones de necesidad de las personas en todo el mundo, pero sin embargo "crece la tendencia al individualismo" y a "la indiferencia tanto a nivel personal como de las instituciones y de los estados, respecto a quien muere de hambre o padece malnutrición".

Para el Papa, es necesario, "hoy más que nunca, educar a la solidaridad, redescubrir el valor y el significado de esta palabra tan incómoda, y muy frecuentemente dejada de lado, y hacer que se convierta en actitud de fondo en las decisiones en el plano político, económico y financiero, en las relaciones entre las personas, entre los pueblos y entre las naciones".

"Sólo superando visiones egoístas e intereses de parte, también se podrá lograr finalmente el objetivo de eliminar las formas de indigencia determinadas por la carencia de alimentos", agregó.

Agencia EFE

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas