0

Mucha innovación, pero una actitud obsoleta

Nicholas D. Kristof
0
27 de octubre de 2013  

NUEVA YORK.- Está previsto que Twitter se convierta el mes que viene en una empresa que cotiza en bolsa, como un chispeante símbolo de innovación, tecnología? y de un pensamiento obsoleto y anticuado que se refleja en un directorio compuesto por siete hombres blancos.

Se sabe que los usuarios de Twitter son mayormente mujeres, así que hasta parece ridículo que no haya mujeres en su directorio. Pero la principal razón para incluir mujeres -no sólo en el directorio de Twitter, sino en la política, los negocios y los medios de comunicación- no es sólo la equidad. Eso no debería ser visto como un favor que se hace a las mujeres, sino como un paso hacia el bien común.

En los negocios, abunda la evidencia de que la inclusión de mujeres en puestos jerárquicos mejora los resultados. La organización de investigaciones Catalyst descubrió que las empresas que más mujeres tenían en su directorio ganaban un 26% promedio más sobre el capital invertido que las empresas con menos mujeres.

En igual sentido, McKinsey & Co. reveló que las empresas internacionales con más mujeres en su directorio superaban en desempeño a las otras empresas: la ganancia operativa general era del 56% más alta.

Y no sólo se trata de directorios. Durante el reciente shutdown , algunos de los primeros intentos de llegar a un acuerdo para terminar con la crisis surgieron de un grupo de senadoras. El titular de la revista Time online rezaba: "Los únicos adultos que quedan en Washington son mujeres". Eso sí que es un progreso, si pensamos que el Senado recién construyó un baño de damas fuera del recinto en 1993.

Sin embargo, el camino por recorrer todavía es largo. El Foro Económico Mundial divulgó su Informe de Brecha de Géneros, en el que Estados Unidos ocupa un vergonzante 23° lugar en una lista de 136 países según el estatus de sus mujeres.

Para los empresarios más inflexibles, el tema excede la cuestión de justicia social. Una encuesta de la firma de investigaciones gerenciales Spencer Stuart, y de la compañía de investigación de directorios corporativos Corporate Board Member, reveló que cuatro de cada cinco directivos creen que la diversidad en el directorio "suele generar valor agregado para los accionistas". Y, sin embargo, en la lista Fortune 500, apenas el 18% de los miembros de directorios son mujeres.

¿Cuál es el aporte de las mujeres a la mesa directiva? La investigación académica sugiere que la mejor solución a un problema no surge de un grupo compuesto por los mejores en solucionar problemas individualmente, sino en un equipo variado cuyos miembros se complementen entre sí. Ése es un argumento a favor del liderazgo variado en todas sus formas: género, raza, origen social e ideológico.

Lo cierto es que el desequilibrio de género no es sólo un problema de Twitter, sino un desafío global en muchos sectores. En medio del cataclismo económico de 2008, hubo un momento de reflexión sobre si el abrumador liderazgo masculino en las instituciones financieras no fue el que condujo a una cultura de machos capaces de correr cualquier riesgo. Un estudio británico descubrió que el comportamiento de los operadores financieros se reflejaba en los niveles de testosterona de su saliva: a más testosterona, más riesgo corrían en sus operaciones.

¿Así que todo habría sido distinto de tratarse de Lehman Sisters? Tal vez no. La apuesta más inteligente, probablemente, habría sido un diverso e inclusivo Lehman Brothers & Sisters, y ésa es una lección que Twitter, nuestro gobierno y todos nosotros podemos aprender.

Traducción de Jaime Arrambide

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.