Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La oposición tomó distancia de Carrió y no apoya un juicio político al titular de la Corte

No consideran grave que hable con funcionarios, siempre que ello no influya en las sentencias

Martes 05 de noviembre de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

La confesión del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, de que se reunió "muchísimas veces" con el secretario legal y técnico Carlos Zannini desató una fuerte discusión dentro de la oposición. Elisa Carrió, que encarna la posición más dura, reclamó el juicio político contra el titular del máximo tribunal, pero su postura quedó en soledad frente al resto de los opositores, que, más moderados, se mostraron contemplativos hacia Lorenzetti.

"Lorenzetti se reúne no sólo con funcionarios del Gobierno: también ha mantenido y mantiene encuentros con nosotros y con referentes de otros partidos políticos sobre los temas más diversos -deslizó a LA NACION un importante legislador de la UCR que prefirió el anonimato-. Él es el presidente de la Corte y puede reunirse con quien quiera, y eso no es grave, mientras no se intente, desde el poder político, amedrentar o amenazar a la Justicia por alguna sentencia."

"Pedir el juicio político a Lorenzetti por esta razón es una ridiculez", insistió, en la misma sintonía, otro diputado opositor.

Sin embargo, Carrió insistió ayer en condenar la actitud del presidente de la Corte Suprema. La diputada de la Coalición Cívica está convencida de que Lorenzetti "pactó" con el Gobierno el fallo a favor de la constitucionalidad de la ley de medios a cambio de mantener el manejo del presupuesto de la Justicia en manos del máximo tribunal.

Carrió abonó su embestida contra Lorenzetti al advertir que "violó dos acordadas de la Corte al mantener en secreto sus reuniones con funcionarios del Poder Ejecutivo".

En este sentido, la diputada precisó que el jefe del máximo tribunal violó el artículo 72 del reglamento para la justicia nacional reformado por la acordada siete de 2004, que establece que "cuando los litigantes y profesionales soliciten audiencia con alguno de los jueces del Tribunal, ella tendrá lugar siempre que dichas personas obtengan la presencia de la contraparte o de su letrado en la causa contenciosa de que se trate".

"El desconocimiento de esta acordada, además de confirmar la violación al principio republicano de división de poderes, supone una violación a los deberes de funcionario público prevista en el artículo 248 del Código Penal", afirmó Carrió.

En el mismo sentido, Fores, una ONG experta en temas de justicia, señaló que la confirmación de reuniones entre miembros de la Corte Suprema con representantes del Poder Ejecutivo evidencia una violación de expresas disposiciones de la misma Corte Suprema. "Las conversaciones violaron la acordada número siete del año 2004 emanada de la propia Corte", expresó Marcelo de Jesús, presidente de Fores.

También críticos de la actitud de Lorenzetti, los diputados Patricia Bullrich (Unión por Todos) y Gerardo Millman (GEN) solicitaron su presencia en la Comisión de Justicia de la Cámara baja.

"Debe explicar las reuniones que mantuvo con la Presidenta y miembros del gabinete porque ello constituye una falta a los deberes de imparcialidad y prudencia que deben regir el comportamiento de un juez de la Corte Suprema", dijo Bullrich.

Más moderado, el diputado Pablo Tonelli (Pro) sostuvo que "no le parece mal" que funcionarios del Poder Ejecutivo mantengan trato con representantes del Poder Judicial, aunque aclaró que sí resultaría incorrecto que esas reuniones tengan por fin buscar una solución a un caso en particular que esté en manos del alto tribunal. "Se puede mantener diálogo con los jueces de la Corte sobre distintos temas, por ejemplo el funcionamiento del Poder Judicial, o su presupuesto, pero no para resolver casos puntuales", indicó el legislador.

"Pedir un juicio político por este tema me parece exagerado; para ello habría que tener la certeza de que esa reunión entre Lorenzetti y Zannini influyó para que el fallo (sobre la ley de medios) se resolviera como se hizo. Y esa certeza no está", sostuvo Tonelli.

La Asociación de Magistrados, con el tribunal

La Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional instó "a respetar las decisiones" de la Corte Suprema de Justicia.

"Los fallos judiciales, como cualquier acto de gobierno, pueden ser objeto de crítica favorable o disenso, pero ello no autoriza al agravio y descrédito personal hacia los magistrados", sostuvo.

La Asociación recordó "los fallos que esta misma Corte dictó declarando inconstitucionales normas que afectaban el funcionamiento equilibrado de los poderes del Estado". Y que "la independencia del Poder Judicial no admite recortes".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas