Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Escuchá a Jorge Luis Borges cantando tango

Las grabaciones con la voz del escritor, que forman parte de una conferencia, fueron halladas luego de 50 años; qué dijo el autor sobre Carlos Gardel

Miércoles 06 de noviembre de 2013 • 02:48
0

Acusa a Carlos Gardel de convertir el tango en un cantar "quejoso y llorón" y en "una breve escena dramática" e incluso teoriza sobre el origen etimológico del vocablo. "A mí me suena africana, como milonga". Con esas palabras, que refieren a cinco horas de grabaciones inéditas presentadas ayer en Madrid, el ilustre escritor José Luis Borges describe su pasión por la música durante una disertación en Palermo que data de 1965.

"El tango tiene esa raíz infame, en las casas malas, y luego los niños bien, los patoteros, lo llevaron a París. Y cuando el baile fue aprobado y adecentado en París, entonces el Barrio Norte lo impuso al resto de Buenos Aires", dice Borges , con una voz pausada y suave, que se mezcla con las risas de la sala y el ruido de motores y bocinas que acompañan su alocución sobre la historia de la música.

Pero Borges no sólo habla, sino que además canta. Y lo hace tras recordar un pasaje del Martín Fierro, de José Hernández. "Ustedes me van a perdonar que desafine porque también desafinaban los paisanos y los payadores", relata. Y prosigue: "Estoy obligado a esa fidelidad porque tengo un oído muy escaso". Luego tararea un verso y otro, celebrado por sus interlocutores con aplausos.

Poco después, tras hacer mención de sus tangos preferidos, entre los que se encuentra "El choclo", de Enrique Santos Discépolo, alude a la persona de Carlos Gardel y se pregunta: "¿Qué hizo esencialmente Gardel? Gardel tomó la letra del tango y la convirtió en una breve escena dramática en la cual un hombre abandonado por una mujer se queja (…) Gardel toma el tango y lo hace dramático".

Y por último, a tono con su reflexión, concluye: "El tango fue un símbolo, hay algo en el alma argentina, algo salvado por esos humildes y a veces anónimos compositores, algo que volverá, creo que estudiar el tango no es inútil, es estudiar las diversas vicisitudes del alma argentina".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas