Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Buenos Aires, capital del teatro

Como Nueva York, Londres o París, la cartelera porteña crece en salas y propuestas artísticas

Domingo 17 de noviembre de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

No caben dudas: quienes habitamos el suelo porteño vivimos en una verdadera meca teatral, un centro de creación cuya producción bien puede compararse con la de otras capitales culturales del mundo, como Nueva York, París o Londres. Así lo comprueban los datos del Ministerio de Cultura de la Ciudad, que arrojan que Buenos Aires suma ya 199 teatros y 235 salas, entre los circuitos comercial, independiente y oficial. Además, como era de esperar, la proliferación de los espacios trajo consigo un aumento en las propuestas artísticas, que llegan a alcanzar, en los inicios de temporada, más de treinta estrenos semanales.

Pese a que Buenos Aires aún no ranquea primera en la lista de las ciudades con más teatros del mundo (según datos del World Cities Culture Report 2012, la superan Nueva York, con 420; París, con 353 y Tokyo, con 230), prácticamente iguala a Londres, donde hoy funcionan 214 teatros, y logra superar a los centros culturales más importantes del continente, como San Pablo, que cuenta con 116. Tal es el crecimiento de la propuesta teatral de la Ciudad, que la semana última, la asociación civil La Trama y El Cultural San Martín llevaron a cabo el Primer Encuentro Internacional de Creación de Nuevos Públicos, una iniciativa en la que artistas, gestores culturales e investigadores locales y del exterior compartieron sus experiencias.

Sin dudas, en este escenario en el que se multiplican las propuestas, los artistas y los espacios de formación y producción, vale la pena plantear al menos algunas preguntas: ¿qué características tiene hoy la escena porteña?, ¿cuánto público convocan los distintos circuitos?, ¿crece el volumen de espectadores en proporción a la prolífica producción? En caso de no ser así, ¿qué estrategias podrían servir para acercar a nuevas audiencias?

Un diagnóstico de la escena

El circuito comercial porteño está comprendido por 28 teatros y 35 salas y convoca al mayor volumen de público. Según los datos de Aadet, la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales y Musicales, en 2012, se llevaron a cabo 7923 funciones en los teatros asociados de la ciudad de Buenos Aires y el total de espectadores alcanzó los 3.051.026. "Las propuestas se multiplican porque, aunque no se quiera creer (y menos en palabras de un empresario), aquí las cuentas están detrás de los proyectos -explica el productor Carlos Rottemberg, presidente de Aadet-. Se antepone la pasión, el talento, la vocación y otras cosas antes que las conjeturas sobre resultados económicos. Por eso siempre sostengo que se hace más necesario ser teatrista que empresario y que, mientras esa fórmula funcione, la buena salud del teatro está asegurada".

A la hora de comparar Buenos Aires con otros centros teatrales del mundo, Rottemberg se muestra optimista y sostiene que aquí casi el ciento por ciento del mercado es de público local, a diferencia de lo que ocurre en ciudades como Londres o Nueva York. "Eso se comprueba entre otras cosas por la marca que significan los nombres propios: la gente concurre a ver el espectáculo de fulano. En cambio, en las ciudades donde el espectador primordial es el turista, se hace necesaria la comedia musical por un tema de idioma y nadie sabe quién está detrás del personaje de El fantasma de la ópera , por dar un ejemplo concreto", explica el productor.

Además del crecimiento del circuito comercial (en propuestas y espectadores), el circuito independiente también sigue ganando terreno en la cartelera. Hoy cuenta con 163 teatros y 175 salas y convoca a cerca de 600.000 espectadores anualmente, según datos de un relevamiento realizado en 98 salas, por Artei, la Asociación Argentina de Teatro Independiente. "El crecimiento anual de salas en Buenos Aires no puede entenderse como respuesta a una demanda del público, ni debido a un crecimiento del mismo, sino a la necesidad de los distintos grupos teatrales de contar con espacio propio, tanto para la creación como para el dictado de clases", explica César Mathus, gestor cultural, miembro de la comisión directiva de Artei y ex integrante del directorio de Proteatro. "Existen salas que realizan cuatro funciones semanales y hay otras que realizan entre siete y ocho. Lo que se ha consolidado en el transcurso de estos diez últimos años es que los espectáculos hacen una sola función por semana y, en casos contados, dos." Por otro lado, con respecto a la relevancia del circuito en la vida teatral de la ciudad, Mathus añade: "El sector teatral independiente es el que genera la mayor cobertura de expresiones artísticas en los barrios de la ciudad".

Dentro de la escena independiente, otra de las tendencias marcadas de los últimos años ha sido la apertura de pequeños espacios, con capacidad para menos de ochenta espectadores, muchos de ellos agrupados hoy por el colectivo Escena (Espacios Escénicos Autónomos). Catalina Lescano, una de las dueñas de Espacio Zafra e integrante de Escena asegura que, en su teatro (que tiene apenas un año y medio de vida), tanto los espectáculos de danza como los de teatro trabajan "a sala llena", aunque asegura que, si bien creció el número de espectadores, también aumentaron notablemente las propuestas.

Por su parte, Emilio Gutiérrez, uno de los dueños de El Camarín de las Musas (que se ubica entre los teatros más convocantes del circuito independiente), coincide en observar que el último año ha sido muy favorable en cuanto a la presencia de público, aunque también cuenta que, desde su teatro, se han impulsado iniciativas para acercar a nuevos espectadores. "Éste es uno de los mejores años que hemos tenido. Estamos con una ocupación de casi el 90 por ciento. Nosotros tenemos precios especiales para estudiantes, jubilados y pusimos una promoción «sub-25» para saber si es que la gente joven no se acercaba tanto por un tema económico o por falta de interés. Y realmente han venido muchos jóvenes, ha funcionado muy bien."

Los números que se manejan dejan la puerta abierta a preguntarse qué estrategias podrían servir para acercar nuevas audiencias
Los números que se manejan dejan la puerta abierta a preguntarse qué estrategias podrían servir para acercar nuevas audiencias. Foto: Archivo

Las nuevas audiencias

Pese a que quienes disfrutan de la ceremonia teatral no pueden sino estar contentos ante el vasto abanico de alternativas que ofrece Buenos Aires y considerando que, sin dudas, hay espacios muy convocantes en los distintos circuitos, quizá sea éste un momento oportuno para preguntarse por el futuro, sobre todo, en materia de potenciales espectadores.

En ello trabajan Ana Durán y Sonia Jaroslavksy, autoras del libro Cómo formar jóvenes espectadores en la era digital y coordinadoras generales del programa Formación de Espectadores del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, una iniciativa que propone tender un puente entre propuestas de teatro independiente y grupos de adolescentes de escuelas municipales.

"Creo que crecimiento de público hay, pero no es acorde a la cantidad de propuestas artísticas que hay en Buenos Aires", sostiene Jaroslavsky y, como indicadores de su observación, asegura que buena parte de los espectáculos, en el circuito independiente, no logran durar más de tres meses en cartel y que gran parte del público que consume estas propuestas está compuesto por "prosumidores", es decir, por personas que son a la vez consumidores y generadores contenidos del propio circuito. "Nuestras encuestas dicen que el 40 por ciento de los jóvenes de las escuelas medias de gestión estatal no asistieron jamás al teatro y que el 90 por ciento no asistió jamás a ver un espectáculo de danza", agrega Jaroslavsky.

Por su parte, Durán observa que la problemática del público en la escena independiente responde a una tendencia creciente de producir teatro sin pensar en quién asistirá a verlo. "Nosotros no creemos que la sala o que las obras se hagan contemplando que hay un otro que lo vaya a ver -dice-. Me parece que lo que tiene el teatro hoy es la contradicción entre el amateurismo y una falta de reflexión, que lleva a un elitismo de hecho, que significa que hay a una sala para veinte butacas y que no tengo pensado quiénes son esos veinte que van a venir."

A la hora de pensar en acercar a nuevos públicos, Jaroslavsky sostiene que los artistas y los espacios teatrales pueden tender sus propios puentes si se plantean nuevas formas de producción y difusión. "Podrían ayudar, en primer lugar, estrategias de salas y elencos en comunión: redes de salas, artistas, grupos o cooperativas que aborden estrategias de vínculo con colectividades, grupos, ONG, sindicatos, escuelas primarias, secundarias, terciarios, universidades, para pensar cómo se los lleva y cómo se los vuelve a traer, con acciones continuas y a largo plazo. Eso conlleva pensar más allá de mi espectáculo, pensar en un todo, en un mecanismo, en un sistema que hay que poner a rodar", dice. Además, señala que es importante preguntarse: "¿Para quién creo que es mi espectáculo?" y trabajar en el encuentro con los otros, llevando adelante charlas y encuentros y dándole voz al espectador.

Quizá convenga que los creadores de nuestra vital escena tomen nota de algunas de estas sugerencias para que el teatro siga siendo un lazo a los otros y para que, en cada escenario porteño, siempre haya una historia viva y alguien a quien contársela.

Otras capitales teatrales

Nueva York420 teatros / 28.187.344 espectadores anualmente

París353 teatros / 5.700.000 espectadores anualmente

Tokio230 teatros / 12.011.000 espectadores anualmente

Londres214 teatros / 14.152.230 espectadores anualmente (sólo en los teatros que integran la SOLT, la sociedad de teatros de Londres).

Fuente: World Cities Culture Report 2012

La escena porteña en números

Cifras que ayudan a entender un fenómeno

199 teatros en la ciudad de Buenos Aires

235 salas en la ciudad de Buenos Aires

163 teatros en el circuito independiente (Proteatro considera "propuesta cultural-teatro independiente" a aquellos espacios cuya capacidad no excede los 300 espectadores).

175 salas en el circuito independiente

28 teatros comerciales

35 salas comerciales

8 teatros oficiales

25 salas oficiales

3.051.026 espectadores acumuló el circuito comercial en 2012

600.000 espectadores suma por año, en promedio, el circuito independiente

Fuentes: Proteatro, Aadet y Artei

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas