Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El patrimonio de la Presidenta creció 20%

Tiene bienes por $ 48,2 millones; lo adjudican a la valorización de sus hoteles

Miércoles 20 de noviembre de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

Los bienes declarados de la presidenta Cristina Kirchner se incrementaron 20% entre fines de 2011 y fines de 2012 , y ascienden a 48,2 millones de pesos. Si a su patrimonio bruto se le restan las deudas declaradas, el neto es 16% más alto que el año anterior y asciende a 43,4 millones de pesos. La variación fue adjudicada a la valorización de sus hoteles del Sur.

Entre sus acreedores está la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez, por un monto menor: 12.640 pesos. La deuda con el empresario investigado por lavado de dinero se debe a un depósito en garantía de un contrato de locación de inmuebles.

La declaración de bienes de la Presidenta se conoció ayer con atraso, pues estaba previsto que fuera publicada en septiembre. La demora se explica por una reforma al régimen legal de declaraciones juradas, que obligó a hacer un nuevo sistema informático para que estén disponibles en Internet las declaraciones de bienes de los funcionarios de los tres poderes del Estado.

Ayer se accedía a declaraciones de funcionarios del Poder Ejecutivo y de algunos del Poder Legislativo, pero a ninguno del Poder Judicial.

La Corte Suprema dijo que realizará su propio sistema de publicidad de estas declaraciones.

Los nuevos formularios, similares a los de la AFIP, no permiten una comparación lineal con las declaraciones de bienes que se venían presentando en el formato anterior y dejan de lado los bienes de los cónyuges e hijos no emancipados, que ahora están en un formulario reservado y sólo se pueden ver si un juez lo solicita durante una investigación.

Los nuevos formularios registran bienes, depósitos y dinero al inicio del período fiscal y al final. Así Cristina Kirchner declaró tener en 2011 $ 40.120.571 y, a fines del ejercicio 2012, $ 48.213.289.

La variación en los bienes corresponde mayoritariamente a la variación del patrimonio neto de las sociedades. Es decir, sobre la misma cantidad de acciones que se poseen al inicio y al final del año, y que tienen un valor diferente, de acuerdo con el desarrollo operativo y económico de la empresa. Ésta es la explicación que da la propia Presidenta en la última página de su declaración de bienes, en el rubro observaciones.

En sus bienes de 2011 se contaba un plazo fijo por US$ 6.171.129. Es el 50% de un plazo fijo heredado de Néstor Kirchner. La otra mitad está en poder de sus hijos, Florencia y Máximo. Al final del período, este dinero quedó incorporado en pesos a los bienes presidenciales, luego del anuncio que la Presidenta realizó en julio de 2012 para informar que había pesificado sus depósitos en dólares. Dijo que el resto del Gabinete debía hacer lo propio, pero algunos ministros conservan cuentas en dólares, como el de Seguridad, Arturo Puricelli; el de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, y el canciller Héctor Timerman.

Entre sus bienes, Cristina Kirchner sigue tenido su camioneta Honda CRV modelo 2009, único vehículo declarado como propio, en una proporción del 50 por ciento.

La Presidenta incluyó 26 bienes inmuebles como suyos, entre ellos un departamento en la ciudad de Buenos Aires y una casa en Río Gallegos adquiridas tiempo atrás con sus ingresos. El resto son departamentos en la capital de Santa Cruz, todos de 50 m2 como máximo, terrenos y locales situados en El Calafate y su casa de recreo de esa localidad, recibidos por herencia de Néstor Kirchner. Por eso posee el 50% de ellos, excepto en un lote donde tiene el 25%. Algunos de esos terrenos son parte de inversiones inmobiliarias.

La Presidenta conserva 11 cuentas bancarias, todas en pesos, y sus bienes más cuantiosos, además de sus propiedades, son las acciones de las empresas Los Sauces, Hotesur y Co. Ma. dedicadas a la explotación de sus hoteles patagónicos.

Las acciones de las dos primeras en poder de la Presidenta (dueña del 50% de la empresa) están valuadas en $ 11.426.960, lo que equivale a más de 10 millones de dólares en el mercado paralelo.

La Presidenta tiene deudas por $ 4.789.265. En su mayor parte, con Hotesur, pero también con Austral Construcciones, la empresa de Lázaro Báez y Panatel SA, propietarios del Hotel Panamericano y otros hoteles en San Martín de los Andes y Bariloche, y administradores del hotel de la Presidenta en El Calafate. En su declaración jurada, aclaró que las deudas con Panatel y Austral "corresponden a depósitos en garantía de contratos de locación de inmuebles".

Sus gastos personales declarados son de $ 666.978 al año y sus ingresos por alquileres y su trabajo son de $ 3.358.396. Unos $ 3.204.352 son ingresos que no están alcanzados por el impuesto a las ganancias.

Ministros millonarios

La Presidenta tiene en su Gabinete ministros millonarios: el que declara tener el patrimonio más abultado es Puricelli, con bienes por $ 10.984.024. El año pasado dijo tener bienes por $ 7.347.295. Así, los incrementó en un 40 por ciento. Tiene miles de hectáreas en la Patagonia y un depósito de más de US$ 330.000.

Le sigue Luis Manzur, el ministro de Salud, que tiene inversiones inmobiliarias en Tucumán, San Juan y Buenos Aires, y bienes por $ 9.632.705 pesos. Crecieron un 5 por ciento.

Ricardo Echegaray tiene un patrimonio de $ 5.541.877. Creció un 15% con respecto a su última declaración jurada. Tiene un departamento en Punta del Este, propiedades en un barrio cerrado y tres embarcaciones por $ 250.000 en total. Sus ingresos suman casi $ 2,5 millones.

Los bienes del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, se incrementaron en un 21% y llegaron a los $ 2.767.386.

El canciller Héctor Timerman exhibe bienes por $ 2.125.075 (un incremento del 34%). Otro millonario es el ministro de Turismo, Enrique Meyer, que tiene bienes por $ 2.643.747. Si se restan las deudas que contrajo, su patrimonio es de $ 1.892.211, un 1% menos que el año anterior.

Guillermo Moreno, que dejó ayer el Gabinete, declaró bienes por $ 1.787.290 al inicio del período y $ 2.257.163 al concluirlo: su patrimonio creció más de un 20% en un año. Sus favoritos para invertir son los bonos del Estado en pesos y en dólares.

Héctor Icazuriaga, el jefe de Inteligencia, exhibe un salto patrimonial destacable: dijo tener bienes por $ 996.294 en 2011 y ahora declaró bienes por $ 1.252.553 (creció un 26%). Se endeudó en casi $ 380.000, la mayor parte con un particular: Carlos Daniel Pandolfi.

El nuevo ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo tener bienes por $ 968.075, un 18% más que el año anterior. Tiene una casa de 145 m2 y dos lotes y una casa de veraneo en una playa de las afueras de Colonia, en Uruguay. El titular de la Anses, Diego Bossio, declaró bienes por $ 1.340.192 en 2011 y ahora dijo tener $ 1.519.150. Restadas las deudas, pasó de tener $ 745.699 a 973.699. Así y todo su patrimonio creció un 31 por ciento.

Los funcionarios más ricos

$ 10.984.024Arturo PuricelliSuma campos y bienes por un 40% más.

$ 9.632.705Luis ManzurTiene inversiones inmobiliarias. Crecieron un 5%.

$ 5.541.855Ricardo EchegarayDeclaró un patrimonio un 15% mayor.

$ 2.767.386Florencio RandazzoIncrementó sus bienes en un 21 por ciento.

$ 2.125.075Héctor TimermanDeclaró tener bienes por un 34% más que antes.

$ 1.252.553Héctor IcazuriagaSus bienes se incrementaron un 26 por ciento.

$ 968.075Axel KicillofSus bienes se incrementaron un 18%, con propiedades en un balneario cerca de Colonia, Uruguay.

Cambios que esconden algunos datos

Las declaraciones juradas de bienes en este nuevo formato digital están ahora accesibles online para todos los ciudadanos con sólo entrar a la web de la Oficina Anticorrupción (www. anticorrupcion.gov.ar). Allí se pueden encontrar todos los bienes declarados por funcionarios del Poder Ejecutivo y algunos del Poder Legislativo. No los del Poder Judicial, que los difundirá de manera independiente. Pero el nuevo formulario incluye menos datos públicos que antes, pues no se conocen los bienes de los cónyuges que ahora están en un área secreta del formulario. Esto impide comparar las viejas declaraciones, realizadas en otro formato, con éstas.

Tampoco hay descripción de trabajos anteriores, de modo que la OA puede hacer un estudio para saber si hay conflicto de intereses entre el viejo y el nuevo empleo.

Las nuevas declaraciones se pueden buscar por apellido del funcionario, lo que transparenta la existencia de parientes que ocupan otros cargos públicos, también obligados a presentar declaración jurada.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas